Mostrando entradas con la etiqueta Abuelos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Abuelos. Mostrar todas las entradas

ABUELOS ¿CRIAN O MALCRIAN?













Es común escuchar que algunos matrimonios se quejan de los cuidados que los abuelos dan a los nietos, pues el consentirlos o tolerarles algunas acciones es una forma de malcriarlos. La clave está en dilucidar si la percepción negativa de los padres sobre los abuelos se debe a celos o si realmente, la permisividad de los abuelos es algo negativo para los chicos.


Ayuda a los padres

Si bien es cierto que algunos abuelos no respetan a sus hijos en el rol de padres, también hay hijos que piensan que los abuelos deben abandonar todo para cuidar a sus niños y otros que no respetan el rol del abuelo.

Las quejas que más se escuchan son: "mi mamá malcría a mi hijo", "le hace comida especial y le deja hacer lo que quiere", "mi papá lo entretiene con juegos cuando tiene que estudiar".


Una consulta frecuente es qué hacer con estos abuelos y si le hace bien a los niños que ellos permitan cosas que los padres prohíben. En mi opinión... sí, les hace bien. Porque en la vida necesitarán una imagen segura que los sostenga y esa será la de sus padres como modelo, pero también tendrán otro aporte: el de esos abuelos con sus mimos, el juego y las historias de la familia.

Los abuelos de hoy son en muchos casos más jóvenes, actualmente trabajan o tiene vida propia con amigos y actividades y también se ocupan de sus nietos y les dan un modelo de vida, ya que la ancianidad no es un espacio de dolor e inactividad encerrado en casa.

Lo que enoja a los padres es que a ellos les toca ser "los malos de la película", porque ponen límites. Mientras que los abuelos permiten el juego y la complicidad de hacer TODO. Pero se olvidan lo tranquilos que están cuando los niños quedan con el cuidado y el amor de los abuelos. También se olvidan que ellos equilibran la cuota de afecto -que a veces los padres con varios hijos y trabajando todo el día no llegan a cubrir- y para eso está la familia.

Los niños reconocen la autoridad de los padres si éstos son firmes y afectuosos y cumplirán las normas de los padres, aunque los abuelos los consientan. En algunos momentos se podrán rebelar o estar más caprichosos. Pero esto es normal, quieren transgredir, salirse con la suya y eso no es malo, forma su personalidad y hay que ver hasta donde se los deja.

Fuente: http://www.univision.com/content/content.jhtml?chid=10&schid=1948&secid=0&cid=2228297

La información fue obtenida del enlace citado cualquier reclamo sobre derechos de autor, por favor remitirse a la página mencionada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...