Mostrando entradas con la etiqueta hijos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta hijos. Mostrar todas las entradas

Padrastros: Cómo llevarse mejor con los hijastros

Aunque con frecuencia el rol del papá está claro, los padrastros tienen que equilibrarse en la delgada línea entre ser padre y ser amigo de los hijos de su esposa.

Ahora, una nueva investigación, que llegó justo a tiempo para el Día del Padre este domingo, sugiere que la comunicación abierta es la brújula que la familia necesita para sobrevivir al viaje.

"Hay mucha evidencia de que las mamás esperan que los papás asuman el rol de padre, pero los papás creen que su rol es ser un amigo de los hijastros", señaló el autor del estudio, Kevin Shafer, profesor asistente de trabajo social de la Universidad de Brigham Young en Provo, Utah.

Una vez se ha formado una familia reconstituida, hay que renegociar el rol de cada miembro, señalaron los investigadores, y las mamás pueden desempeñar un papel clave al ayudar a los hijos a ajustarse a la nueva dinámica familiar.

Una experta dijo que simplemente conlleva tiempo y hablar mucho.

"No se convertirán en 'La tribu de los Brady' de inmediato. Crear una familia reconstituida es una transición importante", aseguró Markie Blumer, profesora asistente de la Universidad de Nevada, en Las Vegas. "Es importante sentarse y decir que todos tendrán que ajustarse, y que para que la cosa funcione tienen que trabajar todos, no solo el padrastro o madrastra".

Blumer también recomienda que los padres sean lo más flexibles posible y que intenten ver las cosas desde el punto de vista de los hijos. "Pregúntele a los niños si desean que le acompañe al partido de béisbol, y dígales que no pasa nada si cambian de opinión", planteó. "Dejar la puerta abierta es realmente importante [dado que con el tiempo las cosas cambiarán]".

Shafer dijo que las parejas deben conversar de antemano sobre cómo criarán a los hijos juntos, y los niños también deben participar en la conversación sobre la forma de funcionar de la familia.

Aunque quizás estos hallazgos parezcan ser sentido común, apuntó Shafer, muchos adultos no hablan sobre sus expectativas con antelación.

Las parejas tienden a evitar no solo los temas de la crianza, dijo. El 60 por ciento de los hombres que no han pagado la manutención de los hijos y la pensión a sus ex cónyuges nunca se lo dicen a sus nuevas parejas. "Si no hablan sobre sus obligaciones financieras, ¿sobre qué más tampoco hablan?", planteó.

Blumer añadió que aunque hay mucha investigación sobre los efectos del divorcio en los niños, no hay muchos estudios que observen a los problemas asociados con un segundo matrimonio. Pero el impacto para los niños puede resultar significativo.

Todd Jensen era un adolescente cuando su padre se casó de nuevo, y recuerda que ajustarse resultó difícil. "Sentía que mis opiniones no se tomaban en cuenta, y mis padres estaban tan concentrados en su nuevo matrimonio que los niños resultábamos secundarios", comentó.

A partir de esa experiencia, Jensen, quien es ahora asociado de investigación de la Universidad de Brigham Young, se interesó en estudiar la forma en que los niños perciben las relaciones en las familias reconstituidas. Fue coautor de la nueva investigación, que aparece en una edición reciente de la revista Social Work.

Casi el 10 por ciento de los niños de EE. UU. viven con un padrastro o madrastra en un momento dado, y un tercio de ellos vivirá en una familia reconstituida antes de los 18 años de edad, apuntaron los investigadores.

El estudio utilizó datos de la Encuesta nacional longitudinal de los jóvenes, una encuesta de personas de 14 a 22 años de edad en 1979, y de sus hijos, que tenían entre 10 y 16 años de edad cuando fueron encuestados. A los participantes se les ha hecho un seguimiento anual, y se les planteó preguntas sobre el matrimonio, los hijos y las situaciones familiares con el tiempo.

El estudio incluyó a unos mil participantes: niños cuyas madres se habían divorciado y se habían vuelto a casar o vivían con otra persona que no era el padre biológico del niño. Entre los encuestados, la madre había estado casada de nuevo o había vivido con el padrastro durante un promedio de cinco años.

Blumer no está seguro de si los datos siguen siendo relevantes, al anotar que los encuestados eran sobre todo protestantes blancos, con padres que habían nacido a finales de los años 50. "Los resultados no se pueden generalizar respecto a los años recientes", comentó.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

Desde:
imagen:
bebes.net

Criar de acuerdo a la personalidad de los hijos es mucho mejor

Adaptar el estilo de crianza a la personalidad del niño puede reducir mucho el riesgo de depresión y ansiedad, aseguran investigadores.

El estudio de tres años de 214 niños y sus madres reveló que una buena concordancia entre los estilos de crianza y la personalidad del niño reducía el riesgo de éste de síntomas de depresión y ansiedad

Pero los niños en una relación mal emparejada tenían el doble de riesgo de síntomas de depresión y ansiedad.

Los niños tenían una edad promedio de nueve años al inicio del estudio de la Universidad de Washington, que aparece en la edición en línea del 1 de agosto de la revista Journal of Abnormal Child Psychology.

"Este estudio se aleja del abordaje de que un estilo de crianza vale para todos, y da consejo específico a los padres sobre cómo mitigar la ansiedad y depresión de sus hijos", aseguró en un comunicado de prensa de la Universidad de Washington la autora líder Cara Kiff, residente en psicología de la Facultad de medicina de la universidad. "Tomamos en cuenta características que hacen a los niños vulnerables a la ansiedad y la depresión, e incluimos cómo eso conforma la manera en que los niños reaccionan a distintos métodos de crianza".

"Escuchamos hablar mucho de padres que se involucran en exceso, como las 'madres tigre' y los 'padres helicóptero'", señaló en el comunicado de prensa la coautora y profesora de psicología Liliana Lengua. "El instinto de los padres es ayudar y respaldar a sus hijos de alguna manera, pero no siempre está claro cómo hacerlo de la mejor forma. Esta investigación muestra que la crianza es un equilibrio entre intervenir o no con guía, respaldo y estructura según las pistas que proveen los niños".

Los niños que eran más capaces de controlar sus emociones y conducta eran más propensos a estar ansiosos o deprimidos si tenían un padre muy controlador. A esos niños les iba mejor emocionalmente cuando sus madres les daban algo de autonomía.

Pero los niños que eran menos capaces de regular sus emociones y acciones se beneficiaban de más estructura y guía, hallaron los investigadores.

"Los padres deben estar disponibles para ayudar, pero no para hacerse con el control, en las situaciones difíciles, y ayudar a sus hijos a navegar los desafíos por sí mismos", añadió Lengua.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

El rol del papá

Un padre, cuya figura resulta ausente o borrosa para el hijo, retrasa la evolución del niño. Es la conclusión de diversos estudios, los cuales resaltan que la ausencia del papá en la formación del bebé le genera daños irreversibles a largo plazo, entre ellos falta de concentración, ansiedad, dificultad en la formación de lazos duraderos y tendencia a la depresión.

“La presencia de los dos padres es fundamental, pues así se desarrollan adecuadamente las dos funciones dentro de la familia: la materna y la paterna. La primera, no sólo la ejecuta la mamá sino también el papá, y le permite al niño aprender a cuidarse y a proveerse bienestar. La segunda también la realizan los dos, pero es más importante el rol del padre, ya que le permite al niño esforzarse para alcanzar metas, adaptarse bien y tener un comportamiento social adecuado”, afirma el doctor René Solano, sicólogo de familia.

Sin embargo, las consecuencias de un padre ausente en la crianza del niño dependen de múltiples factores: la edad del hijo en la que se inicia la privación de la presencia paterna y la duración de la misma, las causas que la originan y otros factores del entorno familiar, social y cultural.

“Los niños que no tienen una figura masculina bien establecida son más caprichosos y centrados en sí mismos, no se esfuerzan, les cuesta reconocer el derecho de los otros, rechazan las normas y muestran dificultad para obedecerlas. A aquellos que sostienen buenas relaciones con sus padres les es más fácil controlar sus emociones y regular su comportamiento socialmente”, agrega el doctor Solano.

LOS NUEVOS PADRES

En el siglo XX, la mujer lideró su propia revolución, fenómeno que la llevó a diferentes esferas culturales y políticas antes vetadas para ella. Pero también, y tal vez lo más importante, generó un cambio en la perspectiva que tenía sobre ella misma y su función en el hogar. Esto desencadenó un cuestionamiento del rol masculino tradicional, lo que ha llevado a la mayoría de los padres actuales a revaluar los modelos de educación basados en la fuerza y la agresión física.

“La sicología demuestra la importancia de la relación con nuestros padres en la constitución de una vida mental sana y lo crucial de la figura paterna en el crecimiento. La paternidad pasa a ser un elemento irreemplazable en la constitución de la masculinidad del niño varón, y en la capacidad de sentirse atraída por los hombres, en la niña mujer”, afirma un estudio liderado por el reconocido médico chileno Ricardo Capponi.

Al respecto, el doctor Solano opina que todos los padres poseen unos elementos culturales con los cuales ejecutan la crianza, pero cuando tienen la posibilidad de ser padres a su estilo, pueden renovar dichos elementos.

“Hoy día hay una apertura que les permite a los padres (si así lo quieren) ayudar en la crianza de sus hijos e interesarse por no generar ningún daño. La recomendación es que haya cercanía, porque actualmente existen retos y necesidades sociales diferentes a las de antes. El padre no es sólo el que provee el alimento a la casa, ni el que imparte la disciplina; actualmente hay un nuevo llamado a establecer vínculos emocionales con los hijos”, indica el doctor Solano.

EL PRIMER AÑO, UNO DE LOS MÁS IMPORTANTES

En esta etapa se establecen lazos estrechos entre el bebé y los padres, quienes ejercerán una gran influencia en el desarrollo social, emocional y cognoscitivo del niño.

Los bebés desarrollan vínculos con ambos padres casi al mismo tiempo. En un estudio clásico, los niños de un año en adelante protestaron de igual manera por la separación del padre y de la madre, mientras que los de nueve meses o menos sólo protestaron por la separación de la madre. Cuando ambos padres estaban presentes, un poco más de la mitad de los bebés buscaron a la madre, pero casi la mitad mostró tanta o mayor inclinación hacia su padre.

“Un padre cercano le permite al hombre instalar una reserva de ternura corporal con los de su mismo sexo que no estimula el deseo homosexual —como tantas veces se malentiende—. Eso le permite ejercer tranquilamente la amistad, la cooperación con otros hombres, la confianza y el cariño, disminuyendo la desgastante competencia agresiva”, concluye la investigación del doctor Capponi.

NO SE DIVORCIE DE SU HIJO

Una recomendación vital para los padres separados es que el papá no asuma un rol sólo recreativo. Mientras la mamá trata de formar orden y responsabilidad de lunes a viernes, el papá aprovecha el fin de semana sólo para el juego.

“Eso genera una disputa muy grande. El padre debe vincularse también con el desarrollo sicológico, orientar a su hijo e inspirarle modelos de desarrollo y metas. La idea es que esa relación supere la amistad y no se refiera únicamente al fin de semana. Debe haber otros momentos de acercamiento”, recomienda el experto.

¿Y usted, ¿qué papá es?

Son muchas las formas de ejercer la paternidad, aunque no todas sean recomendables. Una lista de algunos tipos de papás.

Ausente. No se entera de los asuntos íntimos de sus hijos, lo cual le impide ejercer una función paterna real.

‘Billetera’. Piensa que su función se limita a proveer. No participa en la formación real de su hijo.

Recreativo. Generalmente lo encarna el padre divorciado, que para compensar su ausencia en el hogar busca ganar popularidad ante su hijo. Sin embargo, no trasciende en los asuntos reales e importantes en la vida del niño.

‘Papa Mamá’. No sólo es el padre que ocupa el lugar de la madre cuando ella no está. También es el papá interesado en formar parte de la crianza de sus hijos y que además quiere reconocer sus necesidades emocionales.

EN LOS JUEGOS

La forma de relación padres-hijos es igualmente importante, pero absolutamente diferenciada. Mamá se ocupa del bebé de una forma más protectora, alimentándolo, jugando con caricias, mimos y arrumacos delicados, mientras que papá pone en práctica actividades un poco más rudas, como levantarlo por los aires o balancearlo. Se podría decir que sus juegos son más “físicos”.

Ambas formas de jugar con el pequeño promueven muchos estímulos y emociones. El niño aprenderá jugando a defenderse, a competir, a ser mimado y a brindar un cariño recíproco. Los juegos con el papá desde los primeros meses de vida son claves, ya que logran estimular específicos músculos y funciones cerebrales.

Por Natalia Echeverri Vargas

Tener hijos seguidos aumenta el riesgo de autismo

Algunos piensan que tener hijos seguidos es la solución ideal para padres e hijos, primero porque las mamás ya saben que dedicarán un tiempo determinado al cuidado y crianza de bebés, mientras que los niños disfrutarán del beneficio de tener un compañero de juegos en casa.

Sin embargo, un estudio realizado en Estados Unidos señala que tener bebés "seguidos", puede triplicar el riesgo de padecer autismo en niños que nacen en segundo lugar, teniendo mayor riesgo aquellos que son concebidos con un año de diferencia a su hermano mayor.

Los especialistas analizaron los datos de los registros de nacimiento de unos 660 mil niños que nacieron en segundo lugar en California, EU, entre 1992 y 2002 y se confirmaron los diagnósticos de autismo con los registros del Departamento de Servicios de Desarrollo.

El aporte de la investigación, señalan los científicos, es que se encontró una pista importante sobre lo que pueden ser factores de riesgo modificables para el autismo.

Keely Cheslack-Postava, un becario de investigación postdoctoral en la Universidad de Columbia en Nueva York y autor del estudio, explica que en este momento no pueden decir que el aumento de espacio entre embarazos es necesariamente el consejo que se debe dar a los padres de familia.

En el estudio, publicado en la revista Pediatrics, los investigadores observaron una tendencia similar entre los niños posteriores; el tercer hijo nacido también tiene mayor riesgo de autismo si los embarazos no son espaciados.

Tampoco se sabe porque se presenta este riesgo entre niños que fueron concebidos de manera seguida, sólo con el intervalo necesario para la recuperación de la madre, pero investigadores sugieren que se puede deber a que el cuerpo de la mujer notuvo suficiente tiempo para recuperarse por completo del embarazo anterior.

Los investigadores dijeron que el primer embarazo pueden agotar los nutrientes críticos, tales como el ácido fólico y hierro.

Los resultados son especialmente importantes debido a la tendencia en las mujeres que tienen bebés más cerca. Entre 1995 y 2002, la proporción de nacimientos ocurridos en los 24 meses de un nacimiento anterior aumentó del 11 por ciento a 18 por ciento.

Esto podría ser debido a que más mujeres retrasan el primer embarazo y el sentimiento se apresuró a tener su segundo hijo, por la preocupación por la disminución de la fertilidad, señalaron los investigadores.

En el estudio, los investigadores tuvieron en cuenta las edades materna y paterna, la educación de los padres y otros factores que podrían afectar el riesgo de autismo o la probabilidad de que un niño va a recibir un diagnóstico de autismo.

Desde SuMedico

OCHO CLAVES PARA QUE UN NIÑO SEA FELIZ

Cinco centros comerciales, pertenecientes a Sonae Sierra, de diferentes ciudades españolas se han unido en la iniciativa 'Proyecto Felicidad' para descubrir cuáles son las claves de la felicidad en la infancia.

La psicóloga infantil Silvia Álava ha asesorado a nuestro equipo, basándose en estudios de la Dra. Sonja Lyubomirsky y María Jesús Álava Reyes, y ha desarrollado una serie de pautas básicas que ayudan a potenciar la felicidad en los más pequeños.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...