Mostrando entradas con la etiqueta estudios cientificos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta estudios cientificos. Mostrar todas las entradas

descubren más bacterias en la leche materna que beneficiaría al bebé

La leche materna contiene más de 700 especies de bacterias, más de lo que se creía antes, según un estudio reciente.

Sin embargo, la leche materna de las madres con sobrepeso o de las que aumentan más del peso recomendado durante el embarazo contenía menos especies de bacterias, según investigadores españoles.

También hallaron que las madres que se sometieron a una cesárea planificada tenían menos especies de bacterias en la leche que las que tuvieron un parto vaginal, mientras que las madres que se sometieron a una cesárea sin planificar tenían más o menos el mismo número de especies que las que tuvieron un parto vaginal.

Probióticos serian beneficiosos para tratar dermatitis atópica en los niños

Los niños que toman suplementos de probióticos, que son las bacterias buenas" que viven en nuestros intestinos, son menos propensos a desarrollar eccema, según concluye una revisión de la literatura médica.
"Espero que los investigadores sigan estudiando estos suplementos para ver si sus resultados permiten desarrollar nuevas opciones terapéuticas para los bebés predispuestos" a desarrollar eccema, dijo Negar Foolad, autora principal del estudio y estudiante de grado de la University of California, en Davis.
El eccema infantil, o dermatitis atópica, es un trastorno cutáneo no contagioso que causa picazón intensa.
El estudio de Foolad, publicado en Archives of Dermatology, revela que uno de cada cinco niños sufre de eccema o dermatitis atópica.
La doctora Sonia Michail, profesora asistente de la University of Southern California y del Hospital de Niños de Los Ángeles, explicó que se desconoce la causa del trastorno, pero que algunas teorías lo han asociado con las alergias y la intolerancia a ciertas comidas.
Foolad y sus colegas, uno de los cuales es consultor de empresas que comercializan estos suplementos, reunieron los resultados de 21 estudios sobre un total de 11.000 participantes.
Algunos de los participantes de los estudios eran bebés y otros eran embarazadas y mujeres que estaban amamantando.
Diez estudios habían experimentado con el uso de probióticos versus placebo. Los probióticos son microbios, principalmente bacterias, que viven en los intestinos y facilitan la digestión. Se encuentran en algunas comidas, como el yogur.
Unos pocos estudios sobre niños con riesgo de desarrollar eccema que habían utilizado Lactobacillus rhapsodic GG o la cepa HN001 de Lactobacillus rhamnosus hallaron que aquel riesgo disminuía a la mitad comparado con placebo.
Además, varios otros estudios que les habían administrado a los niños combinaciones de probióticos también detectaron que el riesgo disminuía por lo menos a la mitad.
"Es fascinante saber que los probióticos, que sólo pueden subsistir dentro de los intestinos, pueden afectar remotamente la piel", dijo Michail.
Pero no todos los probióticos funcionaron. En especial cuando el equipo revisó estudios sobre otros tipos de suplementos.
Al revisar los estudios sobre prebióticos, sustancias alimentarias que promueven el crecimiento de las bacterias intestinales "buenas", el equipo observó que dos habían hallado que los suplementos reducían el eccema, mientras que uno no había detectado cambio alguno en la gravedad del trastorno en los niños que ya lo padecían.
Michail agregó que los beneficios de los probióticos son leves y que los efectos de su administración en el largo plazo aún no se han estudiado adecuadamente.
Reuters Health
Via MedlinePlus

Dos tazas de leche y no más para los niños

Beber dos tazas de leche al día da a los niños pequeños cantidades adecuadas de vitamina D sin reducir sus niveles de hierro, según una investigación reciente.

La vitamina D y el hierro son nutrientes esenciales, sobre todo para los cerebros y cuerpos en desarrollo de los niños. En este estudio, los investigadores confirmaron que hay una descompensación entre ambos cuando el consumo de leche de vaca excede las dos tazas al día.

"Hallamos que más o menos dos tazas al día es lo adecuado. Para el niño promedio, una mayor cantidad de leche parece reducir los niveles de hierro", explicó el autor del estudio, el Dr. Jonathan Maguire, pediatra y científico del Hospital de St. Michael, en Toronto.

Tener relaciones sexuales no adelantaria el trabajo de parto

A pesar de la creencia popular de que las relaciones sexuales al final del embarazo podrian adelantar el trabajo de parto, un estudio que se realizó en Malasia no pudo comprobarlo en un grupo mujeres que habían tenido sexo o no estando casi a término.

"No haber hallado una asociación nos desilusionó un poco", afirmó el doctor Tan Peng Chiong, profesor de obstetricia y ginecología de la Universidad de Malasia y coautor del estudio.

El Dr. dijo que "Habría sido bueno para las parejas contar con un método seguro, efectivo y hasta divertido de adelantar el trabajo de parto, si así lo querían".

Consumir pescado protegería a los bebés del Asma

A pesar de que la preocupación por el desarrollo de algunas alergias derivadas del consumo de marisco hace que muchos padres retrasen la introducción del pescado en la dieta del bebé, una investigación llevada a cabo por el Erasmus Medical Center de Rotterdam, en Holanda, ha revelado que consumir pescado entre los seis y los doce meses de vida puede evitar la aparición de síntomas similares al asma.

Al parecer, según los autores del estudio, una exposición temprana a ciertos ácidos grasos que se encuentran en el pescado protegen a los más pequeños contra el desarrollo de este tipo de enfermedades.

Síndrome de Down podría muy pronto tratarse desde el útero

El facultativo explicó que, a través de intervenciones no invasivas in utero -que están siendo investigadas por el Instituto de Epidemiología Molecular y del Centro Medicina Embrionaria y Salud Materna en Chile, ambos dirigidos por Koch-, se aportarán importantes mejoras en la calidad de vida de las personas con Síndrome de Down, como un incremento de la capacidad cognitiva, mayor aprendizaje y desarrollo del lenguaje y una disminución de los rasgos cráneo-faciales.

El Director del Instituto de Epidemiología Molecular y del Centro Medicina Embrionaria y Salud Materna en Chile, Elard Koch, presentó esta semana en España la investigación científica que dirige, pionera en el mundo, y cuyo objetivo es minimizar la expresión de las manifestaciones clínicas del Síndrome Down, de manera que se mejore la calidad de vida de las personas, traducida en un incremento de la capacidad cognitiva, mayor aprendizaje y desarrollo del lenguaje, una disminución de los rasgos cráneo-faciales, reducción de las anomalías cardíacas, y, aumento de la expectativa de vida, entre otras mejoras.

Asocian sueño de mala calidad en los adolescentes con futuros problemas cardiacos

Dormir mal en la adolescencia podría relacionarse con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca más adelante, sugiere un estudio reciente.

Investigadores canadienses observaron a más de 4,100 adolescentes y hallaron que dormían, en promedio, 7.9 horas por noche en las noches de semana, y 9.4 horas por noche en los fines de semana. Casi 20 por ciento reportó sueño de mala calidad durante la semana, y 10 por ciento sueño de mala calidad los fines de semana.

Alrededor del 6 por ciento de los niños dijeron que usaban fármacos para ayudarles a dormir, según el estudio, que aparece en la revista CMAJ (Canadian Medical Association Journal).

Diagnóstico del TDAH desde el preescolar

Uno de cada once niños en edad escolar es diagnosticado con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), y hasta el 40 por ciento de esos niños podrían mostrar síntomas en preescolar, asegura un experto.
Reconocer y tratar el trastorno temprano es importante, porque el TDAH tiene un efecto profundo sobre el aprendizaje y el desarrollo académico, señala el Dr. Mark Mahone, director del departamento de neuropsicología del Instituto Kennedy Krieger, en Baltimore.

"Los niños cuyo síntomas comienzan en la primera niñez están en el mayor riesgo de fracaso académico y repetición de cursos en el futuro", anotó Mahone.

Peligros de consumir alcohol en el embarazo

Tomar alcohol durante el embarazo reduciría el intelecto de los niños.

 Las dosis altas de alcohol durante el embarazo conducen a menudo a violaciones de la inteligencia y comportamiento en los niños mientras que es menor el desarrollo de síndrome congénito de alcoholismo fetal que se refleja en la cara de los menores, según científicos del Instituto Nacional de Salud Infantil en los Estados Unidos.
De acuerdo con el estudio realizado en Chile y publicado en la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research, las afeccciones en el desarrollo de los niños expuestos a la influencia del alcohol en el útero incluyen dificultades con el habla, hiperactividad, trastorno por déficit de atención, retraso del crecimiento, daño cerebral y atraso intelectual.

Fomentar actividades al aire libre haría adolescentes más felices


Los adolescentes que participan en más actividad de moderada a vigorosa al aire libre reportaron sentir una mejor salud y funcionamiento social que sus pares que pasan horas frente a las pantallas de televisión y de computadoras, halló un nuevo estudio de Australia.
Los adolescentes que tenían la mejor salud percibida en el estudio pasaban en promedio 2.5 horas más por día jugando deportes o haciendo otras actividades de alta intensidad que sus contrapartes menos activas, según los investigadores.
La investigación, llevada a cabo en la Universidad de Sídney, halló que los jóvenes del estudio pasaban en total un promedio de 3.3 horas al día jugando videojuegos, viendo televisión o realizando otras actividades sedentarias, frente a apenas 2.1 horas de actividad física.

Envolver al bebé le aliviaría el dolor


Un estudio demuestra que envolver a los bebés prematuros les aliviaría el dolor que producen los procedimientos médicos en terapia intensiva.
Los resultados confirman los hallazgos de estudios previos y se acaban de presentar en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense del Dolor, en Honolulu.
Reducir el dolor que producen los procedimientos médicos es "un objetivo noble y adecuado, en especial en los neonatos porque es muy difícil evaluar el dolor en ellos", dijo el doctor Randall Clark, director de la Sección de Anestesiología Pediátrica de la Facultad de Medicina de la University of Colorado.

El feto repararía el corazón dañado de la embarazada

La gestación supone para la embarazada una carga extra de trabajo que conlleva una gestación. Sin embargo, el feto puede también ayudar. Una investigación ha mostrado cómo las células madre fetales ayudan a reparar los corazones lesionados de las embarazadas.

Como informa Consumer, un estudio de la Mount Sinai School of Medicine de Nueva York (EE UU) muestra que el feto puede ayudar a las madres gestantes. La investigación demuestra que las células madre de la placenta se desplazan hasta los tejidos lesionados del corazón materno durante el embarazo. Una vez allí, estas células se reprograman y se convierten en células cardiacas capaces de suplir a las dañadas.

Uso de teléfonos móviles durante el embarazo sería peligroso


La lista de efectos adversos que provoca el uso de teléfonos móviles parece no tener fin. Ahora, según un estudio que se publica en Scientific Reports sugiere que el uso del teléfono durante el embarazo puede causar trastornos de la conducta en los niños.

En concreto, el trabajo de la Universidad de Yale (EE.UU.) dice que la exposición a la radiación de los teléfonos móviles durante el embarazo afecta el desarrollo cerebral de los bebés, y podría producir hiperactividad.

Teñirse el cabello en el embarazo aumenta el riesgo de tener bebés con leucemia

Teñirse el pelo durante el embarazo podría aumentar el riesgo de leucemia en el niño, así lo aseguró un estudio realizado por la Escuela Nacional de Salud Pública y el Instituto Nacional de Cáncer, en Brasil por el biólogo Arnaldo Couto.

El biólogo quien lleva años estudiando factores relacionados con la leucemia ha encontrado una relación entre el uso de productos para teñir el cabello y para alisarlo durante el embarazo y la aparición de leucemia aguda en niños menores de 2 años.

Según comenta, las mujeres que utilizan dichos productos hacen que el riesgo de leucemia sea entre dos y tres veces mayor si utilizaron dichos cosméticos en el primer y segundo trimestre de embarazo.

Para hacer el estudio se tomaron como muestra a niños menores de 2 años con diagnóstico de leucemia aguda y niños menores de 2 años hospitalizados por otras causas. A partir de los niños se realizaron entrevistas a las madres para conocer el perfil socioeconómico de cada familia, el trabajo de los padres, los hábitos de vida, los antecedentes familiares y, lógicamente, cuál era el uso que se hacía de los tintes y productos para alisar el cabello tanto antes del embarazo, como durante el mismo y la lactancia.

Demasiado hierro podria ser malo para bebés

En un nuevo estudio realizado en Chile, bebés con altos niveles de proteínas de hemoglobina en sangre alimentados con formula fortificada con hierro tuvieron menor rendimiento en test cognitivos y de memoria que aquellos alimentados con fórmula reducida en hierro.

En Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, los autores del estudio escriben que la mayoría de los bebés no mostró daño alguno del desarrollo debido al uso de la fórmula fortificada.

Y a los que comenzaron con bajos niveles de hemoglobina, una molécula rica en hierro de los glóbulos rojos, les fue mejor en el largo plazo si habían recibido el mineral extra.

Bebés prematuros tienen más riesgo de sufrir autismo

Un estudio publicado en el último número de la revista Pediatrics asocia por primera vez el autismo con la prematurez y el bajo peso al nacer. Los investigadores hicieron un seguimiento de más de dos décadas de chicos nacidos con bajo peso, y hallaron una prevalencia de autismo del 5%, mientras que en la población en general es del 1%.

Los desórdenes del espectro autista constituyen una serie de trastornos complejos del neurodesarrollo. Pueden manifestarse con escasa interacción social, silencios prolongados o ausencia de lenguaje verbal y comportamientos repetitivos, entre otros muchos síntomas. Afecta cuatro veces más a los varones que a las mujeres. Varios indicadores pueden ser detectados en los primeros meses de vida, y ya entre el primero y el segundo año se puede hacer un diagnóstico .

Bebés expuestos a anestesia general podrian tener problemas de aprendizaje

Los bebés que reciben anestesia general más de una vez tendrían el doble de riesgo de desarrollar trastornos del aprendizaje más adelante en sus vidas que los niños que nunca estuvieron expuestos a sedación.

No obstante, los expertos aún aconsejan seguir efectuando las intervenciones pediátricas necesarias, ya que los riesgos de no asistir a los pequeños superarían a los de la exposición a la anestesia.

"Existe una relación sostenida entre las exposiciones múltiples a la anestesia durante los dos primeros años de vida y la aparición de problemas del aprendizaje", dijo el autor principal de un nuevo estudio, doctor Randall Flick, profesor de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Se desconoce si la anestesia es lo que realmente produce esas discapacidades y los expertos aconsejan que estos resultados no influyan en la decisión de médicos y padres sobre niños que necesitan intervenciones dolorosas.

"Esto no debería impedir que los niños reciban la atención quirúrgica adecuada", sostuvo el doctor Bob Rappaport, director de la División de Productos de Anestesia, Analgesia y Adicciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

El equipo de Flick comparó la capacidad de aprendizaje de 350 niños que habían recibido una o más dosis de anestesia antes de los 2 años con la de 700 chicos sin exposición a sedación (grupo de control).

Todos los participantes eran sanos; la anestesia la habían necesitado por procedimientos menores, como la cirugía de una hernia.

Ochenta y un niños expuestos a la anestesia tuvieron algún problema de aprendizaje antes de los 19 años, comparado con 138 chicos del grupo de control. Esto se traduce en tasas similares en ambas cohortes (23 y 21 de cada 100 niños en cada grupo, respectivamente).

Pero en los niños con dos o más procedimientos bajo anestesia general, la tasa creció: 36 de cada 100 tuvo algún problema de aprendizaje.

Rappaport dijo a Reuters Health que la FDA está trabajando para acelerar los estudios sobre el uso de anestesia en los niños. Flick integra un panel asesor de la FDA.

El estudio, que la FDA financió parcialmente, no demuestra de manera concluyente que la anestesia cause problemas de aprendizaje en los niños.

Y los autores destacan que la naturaleza observacional del estudio dificulta establecer la influencia de la cirugía y de la anestesia.

Por ahora, el panel de la FDA no recomienda modificar el uso pediátrico de la anestesia.

"No queremos que los padres se preocupen demasiado y retrasen cirugías necesarias. Los riesgos (de ese retraso) superarían el peligro que podría implicar la exposición a la anestesia", dijo Flick.


Desde Publico


Lactancia materna mejoraría la función pulmonar

Un estudio confirma que la lactancia materna exclusiva durante por lo menos cuatro meses mejora la función pulmonar en la niñez y la adolescencia.

"Nuestros resultados proporcionan información nueva y complementaria sobre la lactancia materna y la función pulmonar a los 10 y 18 años de edad", precisó el doctor Wilfried Karmaus, de la University of South Carolina en Columbia.

En un estudio previo, con su equipo había hallado que prolongar la lactancia materna favorece el funcionamiento pulmonar a los 10 años, aumenta la capacidad vital forzada (CVF) a los 11 y a los 16 años -según la encuesta Tucson Children Respiratory Survey-, y mejora el flujo espiratorio máximo a los 4 y 8 años, según un estudio poblacional sueco.

"Al utilizar los análisis de relaciones pudimos demostrar que el efecto de la lactancia materna se prolonga hasta la adolescencia tardía (18 años)", dijo Karmaus.

Los modelos analíticos de relaciones "consideran los efectos en distintas edades y los relacionan en el tiempo, entonces se pueden detectar vías causales directas e indirectas de la variable de interés (en este caso, la CVF)".

El análisis, publicado en European Respiratory Journal, incluyó a 1.456 pares de madre-hijo de la cohorte de la Isla de Wight, en el Reino Unido. A la mayoría de los niños se les realizaron test de función pulmonar cuando tenían 10 y 18 años de edad. El 49 por ciento de los 808 niños amamantados recibieron leche materna durante por lo menos cuatro meses.

"El resultado principal del estudio fue que el efecto de la lactancia prolongada en la capacidad pulmonar detectada a los 10 años se mantenía a los 18", precisa el equipo.
Sin embargo, la duración de la lactancia tuvo un efecto directo en la CVF a los 10, pero no a los 18 años.

Los resultados de los modelos lineales combinados demostraron que cada semana de lactancia aumentaba 1,48 ml la CVF, tras considerar el género, la edad, el peso al nacer, el peso, el IMC, el IMC materno y los antecedentes maternos de enfermedades atópicas.

La lactancia también estuvo asociada con un mayor volumen espiratorio forzado en 1 segundo (VEF1), pero esa relación desapareció tras considerar el volumen pulmonar.

"Eso sugiere que mientras que la lactancia aumenta la capacidad pulmonar infantil, no influiría en la obstrucción de las vías aéreas, ya que las relaciones VEF1/CVF se mantuvieron sin cambios", señala el equipo.

Como era de esperar, la altura a los 10 años estuvo asociada con la capacidad pulmonar a la misma edad. Por cada centímetro más de altura a los 10 años, se registró un aumento de la CVF a la misma edad.

"Así, los niños más altos tenían una capacidad pulmonar más alta a los 10 años", indica el equipo. La altura a los 18 también elevó la CVF a la misma edad.

"Los resultados sugieren que la lactancia materna favorece el desarrollo pulmonar en la niñez y la adolescencia. Mientras que es posible que el efecto de la lactancia materna en el volumen pulmonar desaparezca en los adultos jóvenes", escribe el equipo.

Los autores opinan que se necesitan más estudios para determinar el mecanismo exacto por el que la lactancia materna influye en la función pulmonar.

Fuente : MedlinePlus

Dibujos animados de ritmo rápido podrian afectar la concentración de los niños

Los programas de televisión de ritmo rápido como "Bob Esponja" parecen afectar negativamente los niveles de concentración de los niños al poco tiempo de verlos. Esto no sucede con los programas con un ritmo más lento, sugiere un estudio reciente.

"Hallamos que los niños que acababan de ver 'Bob Esponja' se veían afectados en lo que se podría llamar su presteza para el aprendizaje", apuntó la investigadora líder Angeline S. Lillard, psicóloga de la Universidad de Virginia.

"Esto incluía su capacidad de pensar y concentrarse", apuntó.

Lillard añadió que este efecto no se limitaba a "Bob Esponja", un personaje que vive debajo del mar. "Ya lo hemos replicado con otro programa de ritmo rápido", afirmó.

Lillard dijo que tuvo la idea sobre el estudio mientras veía "Bob Esponja" con el fin de usarlo para un estudio distinto. "Tras ver episodios durante una hora, tenía dificultades para concentrarme", dijo. "Eso me inspiró a hacer el estudio".

Para los niños, esa programación extraña a ritmo rápido podría resultar demasiado estresante para sus cerebros en desarrollo, dijo Lillard.

"Cuando los niños tienen que procesar mucha información muy rápido, hacerlo es difícil porque es inusual. En este caso, [en los episodios de Bob Esponja] suceden muchas cosas que no pueden suceder en la vida real", explicó. "Creo que los agota mentalmente, al menos por un periodo corto".

No se sabe cuánto podrían durar esos efectos, añadió Lillard. "No sabemos si estos efectos se acumulan con el tiempo y crean problemas de atención a largo plazo, pero sabemos que al menos inmediatamente después su capacidad de funcionar se ve afectada", enfatizó.

Otros estudios han mostrado una conexión entre ver televisión y problemas de atención más adelante en la vida, anotó Lillard.

Para el estudio, que aparece en la edición en línea del 12 de septiembre de la revista Pediatrics, Lillard y su colega Jennifer Peterson dividieron a 60 niños de cuatro años de edad en tres grupos. Un grupo vio nueve minutos de "Bob Esponja", otro grupo vio nueve minutos de un programa infantil de televisión pública llamado "Caillou", que tiene un ritmo más lento, y el último grupo pasó nueve minutos dibujando.

Entonces, los niños recibieron cuatro tareas diseñadas para medir lo que se conoce como la "función ejecutiva" del cerebro. Las tareas incluían recompensa aplazada, en que los niños tenían que esperar por una recompensa, y un problema matemático llamado Torre de Hanói, en que los niños tienen que mover discos de una columna a otra. Las pruebas miden la concentración, la memoria y el aprendizaje, comentó Lillard.

Se preguntó a los padres de los niños qué programas veían regularmente, y por cuánto tiempo.

A los niños que vieron "Bob Esponja" les fue significativamente peor en las tareas que a los niños que vieron el programa de la PBS o dibujaron. El hallazgo se sostuvo incluso tras tomar en cuenta la cantidad de televisión que cada niño veía normalmente, afirmaron los investigadores.

Lillard aconseja a los padres vigilar cuidadosamente la conducta de sus hijos tras ver dibujos animados de ritmo rápido. "Fíjese si el niño tiene problemas para funcionar a su nivel normal. Si es así, [los padres] deben tener cuidado cuando permiten a sus hijos ver esos programas", aseguró.

El Dr. Dimitri A. Christakis, profesor George Adkins y director del Centro de Salud, Conducta y Desarrollo Infantiles de la Universidad de Washington, y autor de un editorial acompañante, dijo que el estudio es una "contribución significativa a nuestro conocimiento sobre los efectos de los medios de comunicación en los niños".

"No toda la tele es mala, pero algunos programas de ese medio tienen efectos adversos potenciales para los niños", dijo. "Los padres deben enfocarse tanto en el contenido y la calidad del programa como en la cantidad".

Christakis señaló que la mente joven en desarrollo puede resultar estimulada en exceso. Los cerebros humanos no están diseñados para procesar las cosas a la velocidad en que a veces ocurren en la tele, advirtió.

"Todo lo que nuestros cerebros evolucionaron para afrontar sucede en tiempo real", dijo Christakis. "No es que no podamos procesar esos programas, porque sí podemos, pero podría conllevar un costo, a corto plazo, de no podernos concentrar inmediatamente después".

Y añadió que "potencialmente, un costo a largo plazo es que se condicione el cerebro a esperar ese alto nivel de entrada, lo que hace que el ritmo del mundo real parezca aburrido, y eso lleva a problemas de atención más adelante".

Fuente: MedlinePlus

Premasticar la comida a los bebés podria transmitir el VIH

Un estudio de Sudáfrica revela que más de dos tercios de las madres y los cuidadores premastican la comida de los bebés, lo que los expondría al VIH si los adultos son portadores del virus.

Durante la investigación, muchos cuidadores que masticaban la comida tenían encías sangrantes y heridas en la boca. Algunos bebés recibían esa comida con sangre, lo que abre una vía de transmisión del virus si a los niños les están saliendo los dientes o tienen algún corte.

La premasticación también se utiliza en Estados Unidos y América latina.

El estudio es "otro ejemplo mundial de la existencia de esta práctica en la sociedad", dijo el doctor Aditya Gaur, de St. Jude Children's Research Hospital, Memphis.

"El próximo paso es qué nivel de transmisión de patógenos posee", indicó a Reuters Health.

Gaur, que no participó en este estudio, integró el equipo que asoció por primera vez la premasticación con la transmisión del VIH en Estados Unidos. Pero "son muy pocos los casos en los que se puede probar esa relación."

Ahora, el equipo de Elke Maritz, de Stellenbosch University y de Tygerberg Children's Hospital, Ciudad del Cabo, tampoco pudo probar la relación entre la premasticación de la comida y nuevas infecciones en bebés.

Pero sí demostró la necesidad que existe de informar de ese riesgo a los cuidadores, en especial en los sitios con gran cantidad de personas con VIH y hepatitis B, que se puede transmitir a los bebés por la comida premasticada, según escribe el equipo en Pediatrics.

El equipo de Maritz entrevistó a 154 cuidadores de bebés, principalmente madres, en las salas de espera de clínicas especializadas en VIH o pediatría y en los hogares. Dos tercios (106) dijeron que premasticaban la comida de sus bebés.

Cincuenta y cinco participantes tenían un problema bucal, como encías sangrantes o lesiones, mientras que 41 habían visto sangre en la comida premasticada que les daban a los bebés.

Era común también que a los bebés les estuvieran saliendo los dientes o que tuvieran cortes en la boca o encías sangrantes.

"La cantidad de participantes que vieron sangre en la comida es preocupante, en especial porque los bebés también tenían lesiones en la boca", dijo Maritz por e-mail.

Los cuidadores que premasticaban la comida explicaron que lo hacían para sentir el sabor de o la temperatura, o mejorar la consistencia antes de dársela al bebé. Muchos de ellos comentaron que sus madres les habían aconsejado hacerlo.

La premasticación no siempre es mala. Para los autores, la comida premasticada podría ser una buena fuente nutricional para los bebés de familias sin acceso a alimentos procesados infantiles y en sitios donde la malnutrición es un problema frecuente. Pero Gaur aclaró que hay que equilibrar los riesgos de la malnutrición con los de transmitir el VIH.

FUENTE: Pediatrics, online 29 de agosto del 2011.

Desde Publico.es

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...