Mostrando entradas con la etiqueta TDAH. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta TDAH. Mostrar todas las entradas

Diagnóstico del TDAH desde el preescolar

Uno de cada once niños en edad escolar es diagnosticado con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), y hasta el 40 por ciento de esos niños podrían mostrar síntomas en preescolar, asegura un experto.
Reconocer y tratar el trastorno temprano es importante, porque el TDAH tiene un efecto profundo sobre el aprendizaje y el desarrollo académico, señala el Dr. Mark Mahone, director del departamento de neuropsicología del Instituto Kennedy Krieger, en Baltimore.

"Los niños cuyo síntomas comienzan en la primera niñez están en el mayor riesgo de fracaso académico y repetición de cursos en el futuro", anotó Mahone.

Uso de teléfonos móviles durante el embarazo sería peligroso


La lista de efectos adversos que provoca el uso de teléfonos móviles parece no tener fin. Ahora, según un estudio que se publica en Scientific Reports sugiere que el uso del teléfono durante el embarazo puede causar trastornos de la conducta en los niños.

En concreto, el trabajo de la Universidad de Yale (EE.UU.) dice que la exposición a la radiación de los teléfonos móviles durante el embarazo afecta el desarrollo cerebral de los bebés, y podría producir hiperactividad.

Uno de cada diez niños de EE.UU tiene TDAH

En la última década, un creciente número de niños estadounidenses han sido diagnosticados con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), revela una encuesta reciente del gobierno.

Investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. hallaron que entre 2007 y 2009, un promedio de nueve por ciento de los niños de 5 a 17 años fueron diagnosticados con el trastorno. Esto es en comparación con justo menos de 7 por ciento entre 1998 y 2000.

La encuesta también indicó que las diferencias raciales en las tasas de incidencia del TDAH, que antes eran notables, se han reducido considerablemente desde inicios del milenio, y ahora la prevalencia es comparable entre blancos, negros y algunos grupos de hispanos.

"No tenemos los datos para decir con certeza qué explica estos patrones, pero advertiría que no se debe concluir que tenemos un aumento real en la ocurrencia de esta afección", enfatizó la autora del estudio, la Dra. Lara J. Akinbami, funcionaria médica del Centro Nacional de Estadísticas de Salud. Los hallazgos aparecen en un informe de la agencia del 18 de agosto.

"De hecho, para mí sería difícil decir que lo que vemos es un cambio real en la prevalencia", añadió Akinbami. "En vez de ello, diría que muy probablemente lo que hallamos tiene mucho que ver con un mejor acceso a la atención de salud en un grupo más amplio de niños, y que los médicos se han familiarizado cada vez más con esta afección y ahora tienen mejores herramientas para evaluarla. Así que probablemente se trate de una mejor evaluación en lugar de un aumento real, y eso significa que podríamos continuar viendo cómo este patrón se desarrolla".

Según los Institutos Nacionales de Salud, el TDAH es el trastorno conductual más común en los niños.
Los niños con TDAH tienden a tener problemas para mantenerse concentrados, y con frecuencia sufren de problemas de aprendizaje y conductuales como resultado de una tendencia a las conductas hiperactivas y/o impulsivas.

La nueva encuesta fue llevada a cabo por entrevistadores de la Oficina del Censo de EE. UU. a través de entrevistas personales y telefónicas con un grupo nacionalmente representativo de padres. Se recolectó información familiar y demográfica básica, junto con el estatus de TDAH de los niños de cada hogar.

Aunque las tasas aumentaron en los niños de ambos sexos, en general un porcentaje mayor de chicos fueron diagnosticados con TDAH, aumentando de aproximadamente diez por ciento en 1998-2000 a más de doce por ciento entre 2007 y 2009. En el mismo periodo, la tasa de prevalencia en las chicas aumentó de justo por debajo del cuatro por ciento a entre el cinco y el seis por ciento.

Sin embargo, un grupo pareció desafiar la tendencia: los niños mexicanos. Ese grupo registró constantemente la tasa más baja de prevalencia del TDAH, tanto en 1998-2000 como una década más tarde en 2007-2009. Akinbami dijo que el motivo de esto no está claro, aunque sugirió que un menor acceso a la atención de salud y/o proclividades culturales específicas podrían contribuir a menos diagnósticos en general.

Además de los hallazgos principales, los autores también pudieron seguir las tendencias tanto financieras como geográficas.

Por ejemplo, la prevalencia del TDAH alcanzó niveles por encima del promedio en dos grupos: los hogares donde el ingreso familiar estaba por debajo de la línea de pobreza (diez por ciento), y los hogares donde los ingresos caían en algún lugar entre la línea de pobreza y el doble de esta línea (once por ciento).

El lugar también parecía tener mucho que ver, ya que la tasa actual de prevalencia entre los que vivían tanto en el oeste medio como en la parte sur del país compartían una tasa de prevalencia por encima del promedio, con diez por ciento. Esto fue un cambio respecto a diez años antes, cuando el sur tenía una mayor tasa de prevalencia que todas las demás regiones.

"Aunque no sepamos exactamente qué es responsable del aumento en el TDAH, a nivel poblacional el aumento en la afección realmente señala un desafío para el sistema de educación y el de atención de salud", dijo Akinbami.

Señaló que "los niños con TDAH usan mucho más dinero para la atención de salud que sus pares, porque la afección misma requiere mucha monitorización. También son mucho más propensos a tener otras afecciones crónicas de salud, como asma, discapacidades del aprendizaje o diagnósticos del comportamiento como un trastorno de la conducta, que hace que para las escuelas, médicos y padres sea mucho más difícil manejarlos. Así que claramente los expertos en políticas públicas deben estar preocupados al respecto".

La Dra. Tanya Froehlich, especialista pediátrica en desarrollo y conducta del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati, dijo que discernir qué impulsa las cifras más elevadas será difícil.

"Simplemente no hay forma de decirlo basándose en estos datos", apuntó. "Pero sabemos que ha habido un mayor énfasis en los diez años anteriores en aumentar la concienciación de los médicos sobre el TDAH y darles mejores herramientas para el diagnóstico".

Froehlich anotó que "por ejemplo, en 2001 la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) publicó unas directrices de práctica clínica para la evaluación y el tratamiento de los niños con TDAH. También se publicó una caja de herramientas que daba a los médicos medidas actuales para usar en la evaluación del TDAH. Todo esto realmente ha empoderado a médicos y padres. Dado esto, realmente no me sorprendería de que sea el motivo de que cada vez más niños hayan sido diagnosticados".

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

EMBARAZADAS ESTRESADAS EN RIESGO DE TENER BEBES CON TDAH

Las madres que están deprimidas o estresadas durante el embarazo corren mayor riesgo de tener hijos afectados por el trastorno conocido como hiperactividad y déficit de atención, según un nuevo estudio.

Aunque ese trastorno es en parte de carácter hereditario, los científicos creen que la ansiedad antenatal puede contribuir a un 15 por ciento de los casos de niños afectados por esa condición.

El estudio ha sido presentado en la Sociedad Psicológica Británcia por Alina Rodríguez, del Instituto de Psiquiatría del King's College londinense, informa hoy el diario The Times.

El estudio de miles de niños británicos desde antes de nacer hasta la escuela primaria permitió descubrir la existencia de una estrecha relación entre el estrés antenatal, el llamado ambidextrismo y determinados problemas de comportamiento infantil, de los que el más común es la hiperactividad con déficit de atención.

Según los investigadores, las hormonas del estrés en el útero perturban el paso normal de las neuronas entre los dos hemisferios del cerebro, lo que resulta en la imposibilidad de que una de las dos manos se convierta en dominante y otros problemas.

Aunque estudios anteriores han descubierto un vínculo entre el estrés materno y el peso de la criatura y un coeficiente intelectual más bajo, es la primera vez que se establece una relación entre el estrés antenatal y el trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA).

Este último es uno de los trastornos de comportamiento infantil más extendidos y afecta aproximadamente a un 5 por ciento de la población.

Pero la prevalencia de ese trastorno es motivo de polémica, y así algunos médicos y maestros creen que el THDA sirve simplemente de excusa para el mal comportamiento y que demasiados niños están siendo medicados cuando bastaría con imponerles mayor disciplina.

En el Reino Unido, el número de prescripciones médicas para tratar ese trastorno ha pasado de sólo 3.500 en 1993 a 610.000 en 2009, último año del que hay estadísticas fiables.

El Servicio Nacional de Salud gastó el año pasado más de 35 millones de libras (casi 40 millones de euros) en los fármacos que se recetan normalmente para tratar ese trastorno: Ritalin, Strattera y Dexedrin.

Según la doctora Alina Rodríguez, el ambidextrismo podría ser un signo precoz que apunta a un posible trastorno de hiperactividad.

EFE

Via abc


NACIMIENTO PREMATURO AUMENTARIA EL RIESGO DE TENER TDAH

Un estudio reciente sugiere que el riesgo de que los niños desarrollen trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) aumenta con cada semana que nacen antes del término del embarazo.

Estudios anteriores han mostrado la relación entre el nacimiento demasiado prematuro y el aumento en el riesgo de TDAH. Según los investigadores suecos, este estudio complementa los datos examinando el riesgo según la anticipación del parto.

"Nuestro estudio es el primero en informar que el riesgo de TDAH es entre 40 y 60 por ciento superior en los bebés nacidos moderadamente prematuros", señaló el Dr. Anders Hjern, investigador líder y profesor adjunto de epidemiología pediátrica del Centro de Estudios de Equidad en la Salud del Instituto Karolinska de Estocolmo.

"Incluso entre los bebés nacidos en el período prematuro, entre las semanas 37 y 38, el riesgo es 20 por ciento superior", añadió.

Esto recalca el hecho de que los nacimientos prematuros conllevan riesgos significativos y hace falta darles más atención en la atención neonoatal, así como seguimiento dentro de los sistemas de atención de la salud, aseguró Hjern.

"El hallazgo de que el parto prematuro conlleva un mayor riesgo de TDAH tiene implicaciones [especialmente] importantes para las cesáreas planificadas, que con frecuencia se realizan justamente durante estas semanas", agregó. "Para minimizar el riesgo el TDAH, estos nacimientos se deben planear lo más cerca posible de la fecha de término, es decir, en la semana cuarenta".

El informe aparece en la edición en línea del 18 de abril de Pediatrics.

Para el estudio, el equipo de Hjern recolectó información sobre cerca de 1.2 millones de niños suecos nacidos entre 1987 y 2000. Se les dio seguimiento para determinar si tomaban medicamentos para el TDAH cuando tenían entre 6 y 19 años de edad.

Los investigadores hallaron que cuanto más temprano fuera el nacimiento, mayores eran las probabilidades de que el niño desarrollara TDAH. El aumento en el riesgo iba entre 10 y 20 por ciento para los niños nacidos en las semanas 37 y 38, de 40 por ciento para los nacidos en las 33 y 34, y de 60 por ciento para los nacidos en las semanas 29 y 32 de gestación.

Los niños nacidos con demasiada anticipación, entre 23 y 28 semanas, presentaban el doble de probabilidades de desarrollar TDAH, frente a los niños nacidos a término.

Al comentar sobre el estudio, el Dr. Charles R. Bauer, profesor de pediatría de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, aseguró que "la lección que aprendemos aquí es que los bebés prematuros de las últimas semanas de embarazo están en riesgo".

Estos hallazgos "son bastante contundentes contra la cesárea electiva, que en este país se practica sin ton ni son", dijo. "Hay problemas neurológicos y de desarrollo, hay problemas cognitivos y ahora hay problemas conductuales".

Bauer cree que las mujeres no deberían hacerse la cesárea a menos que sea médicamente necesario. "Se supone que un bebé nacido a término debe nacer a término y no tenemos por qué interferir con eso a menos que sea necesario", sostuvo.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare


Via MedlinePlus

VER TV EN EXCESO AFECTA LA CAPACIDAD DE ATENCION EN NIÑOS

Pasar demasiado tiempo viendo televisión y jugando videojuegos puede duplicar el riesgo de problemas de atención en niños y adultos jóvenes, según halla una nueva investigación.

El estudio es el último de muchos que señalan los efectos nocivos de pasar demasiado tiempo frente a una pantalla, ya sea una computadora o la televisión.

El investigador Edward Swing, estudiante de posgrado de la Universidad Estatal de Iowa, comparó los participantes que veían televisión o jugaban videojuegos menos de dos horas al día, lo que recomienda la Academia Estadounidense de Pediatría para los niños de dos años en adelante, con los que veían más tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...