Mostrando entradas con la etiqueta obesidad infantil. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta obesidad infantil. Mostrar todas las entradas

COMO AYUDAR A MI HIJO A CONTROLAR SU PESO

Anime a toda la familia a desarrollar hábitos de alimentación saludable y actividad física. Beneficia a todos y no aísla al niño con sobrepeso.
No ponga a su hijo en una dieta para perder peso a menos que un profesional de la salud le diga que lo haga.

Apoye a su hijo

■Déjele saber que usted lo ama, que para usted es importante y especial. Con frecuencia lo que sienten o piensan los niños de sí mismos está basado en lo que se imaginan que los padres piensan de ellos.

■Acéptelo sin importar su peso. Es más probable que un niño se acepte y tenga autoestima cuando los padres lo aceptan tal como es.

■Escuche cualquier ansiedad o preocupación que tenga su niño con relación a su peso. Un niño con problemas de peso generalmente sabe mejor que nadie que tiene un problema. Necesita apoyo, comprensión y aliento de sus padres.

Fomente hábitos de alimentación saludable

■Compre y sirva más frutas y vegetales (frescos, congelados, enlatados o secos). Déjele a su hijo escoger cuáles quiere en el mercado. Escoja fruta sin azúcar añadida y vegetales sin sal o grasas añadidas.

■Para las meriendas, compre menos bebidas con mucha azúcar, como sodas, y menos bocaditos (“snacks”) altos en calorías y en grasas como papitas fritas, galletas y dulces o caramelos. Puede darles estos productos de vez en cuando, pero siempre mantenga bocaditos saludables a mano y ofrézcalos más a menudo.

■Asegúrese de que su hijo desayune todos los días. El desayuno le da la energía que necesita para aprender en la escuela. Si no desayuna, puede sentirse hambriento y cansado, y tal vez busque alimentos menos saludables durante el día.

■Evite las comidas rápidas. Cuando visite un restaurante de comida rápida, anime a su familia a que escoja las opciones más saludables, como las ensaladas con aderezo bajo en grasa o sándwiches pequeños sin mayonesa.

■Ofrézcale a su hijo agua o leche baja en grasa o sin grasa más a menudo en vez de jugo de fruta. La leche o los productos de leche bajos en grasa son importantes para el desarrollo de su hijo. El jugo de fruta totalmente natural sin azúcar u otros aditivos es saludable, pero tiene muchas calorías y se tiene que tomar en moderación.

■Limite la cantidad de grasa saturada o grasa trans en la dieta de su familia. Es mejor obtener la mayoría de las grasas de fuentes saludables como el pescado, los aceites vegetales, las nueces y las semillas.

■Planifique las comidas de forma saludable y procure comer juntos en familia. Comer juntos ayuda a los niños a aprender a disfrutar de una variedad de alimentos.

■No se desanime si su hijo no come una comida nueva la primera vez que la sirve. Algunos niños necesitan que se les sirva una comida nueva unas diez veces antes de que la coman.

■Intente no usar los alimentos que le gustan como premios cuando esté tratando de que su hijo coma algo saludable. Por ejemplo, si le promete a su hijo darle un postre rico si come sus vegetales, le está enviando un mensaje de que los vegetales son menos valiosos que el postre. Los niños aprenden a rechazar los alimentos que consideran menos valiosos.

■Comience con porciones pequeñas y deje que su hijo le pida más si aún tiene hambre. Es su responsabilidad darle a su hijo alimentos saludables a la hora de las comidas y la merienda, pero déjele a su niño escoger cuánto quiere comer.

■Esté consciente de que las propagandas para muchos alimentos con alto contenido de azúcar o de grasa están dirigidas a los niños. Generalmente estos productos están asociados con personajes de los dibujos animados, ofrecen juguetes gratis y vienen en envases coloridos. Converse con su hijo sobre la importancia de las frutas, vegetales, granos enteros y otros alimentos saludables, aun si no los ven anunciados en la televisión o en las tiendas.
 
Más información en:

Los niños obesos y el Asma

Científicos del Grupo de Investigación RETIC Alergia Infantil del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Fe, de Valencia, han determinado la influencia de la obesidad y las alteraciones en el patrón de citoquinas en el desarrollo y mantenimiento del asma en la edad infantil., según exponen los resultados de su estudio 'Levels of interleukins in children with asthma and/or overweight', publicado en la revista 'Allergy'.

Sobrepeso adelanta la Menarquia

Hasta en cuatro años se puede adelantar la regla en las niñas obesas, según un estudio realizado por el Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Obesidad y Nutrición (Ciberobn) de España.

De acuerdo a los estudios que se han desarrollado hasta ahora, desde el punto de vista fisiológico, la pubertad se inicia con el aumento de la secreción de la hormona hipotalámica GnRH que, a su vez, origina una reacción en cadena de mensajes químicos que promueven el desarrollo de los testículos y ovarios, aumentando la producción de las hormonas sexuales responsables de los cambios físicos y síquicos. Sin embargo, se ha demostrado que a mayor masa corporal en el período infantil (mayor cantidad de grasa en el cuerpo), se acelera este proceso biológico. Un estudio, realizado por investigadores de este centro, señaló que en modelos animales (ratas y ratones) el mecanismo fisiopatológico por el que un aumento excesivo de peso precipitaría la primera regla.

En este contexto, y según explicó el profesor Manuel Tena, jefe del grupo que llevó adelante este estudio, las kisspeptinas, unas hormonas producidas por el hipotálamo y la placenta y que en un comienzo fueron identificadas como supresores de la metástasis tumoral, juegan un papel fundamental en la función y desarrollo del sistema reproductor. Ellas están directamente relacionadas con la regulación de factores clave en el control de la pubertad y la fertilidad, de hecho, en animales y humanos la ausencia de kisspeptinas los hace sexualmente inmaduros e infértiles. Así, si existe un menor nivel de estas hormonas, la pubertad en las niñas obesas se podría retrasar.

Hasta el momento, las investigaciones en esta línea están en modelos preclínicos, pero sugieren que la manipulación farmacológica de las kisspeptinas podrían incluso utilizarse en tratamientos contra la infertilidad.

IMPORTANCIA DE LA DIETA

Karen Cruz, nutricionista de la Universidad Andrés Bello (UNAB), explicó a La Nación que no hay un estudio determinante que digan que el aumento de grasa corporal tenga relación con la menarquia, pero en la práctica clínica, es habitual que las niñas con sobrepeso u obesas, lleguen antes a la pubertad que el resto de las menores. “Se sabe que los estrógenos están formados de grasas, por lo que si hay mayor grasa en el cuerpo hay más estrógenos y se adelanta la menarquia. En la consulta yo he visto casos de niñas de nueve años que ya tuvieron su menarquia”, indicó la profesional.

Esta misma relación con los estrógenos se da con las mujeres con sobrepeso que viven la menopausia, sin sufrir tanto con los bochornos y mareos. En las niñas deportistas o bailarinas, la menarquia se retrasa considerablemente, porque en ellas el porcentaje de grasa es mínimo, ejemplificó.

En término de consumo de calorías diarias, la nutricionista recalcó que la ingesta dependerá del grado de actividad física que el menor desarrolle. Así, la dieta diaria puede variar entre las 1.200 (si es sedentario) y las 1.800 calorías (si es deportista).

“Las normas del Ministerio de Salud recomiendan de dos a tres porciones de lácteos semidescremados al día, tres porciones de frutas, dos de verduras y una de carnes magras. Harta agua y evitar los snacks, bebidas y alimentos envasados”, recordó Cruz.

En la etapa de la pubertad, ocurre el último gran crecimiento de las niñas. Si antes llega la menarquia se acorta el tiempo de crecimiento, “quedan con una baja estatura, están propensas a tener diabetes gestacional cuando se embaracen, un parto prematuro en el futuro, de ahí la importancia de prevenir la obesidad en ellas”, enfatizó la profesional.

1.200 calorías como promedio debe consumir al día una niña si tiene hábitos sedentarios y 1.800 calorías si es deportista.

OBESIDAD INFANTIL


¡Todo un logro!, es asi como muchos abuelos y algunos padres consideran cuando uno de sus descendientes es gordito, mofletudo, rolludo y cachetón. Cuantas veces tu como padre o madre has escuchado "consejos bienintencionados" de los abuelos diciendote "Tienes que darle vitaminas a tu hijo,está muy flaco"; cuando segun la curva de crecimiento y desarrollo tu hijo está en la media o un poco arriba. Este es uno de los principales errores que cometen algunos padres o abuelos al creer que si su hijo está gordito, esto es sinónimo de salud y buen desarrollo, y como consecuencia el problema de la obesidad infantil.


Estadisticas

"La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI", así inicia uno de los titulares de La Organización mundial de la salud.
En la última Jornada Nacional sobre Obesidad y Factores de Riesgo Cardiovascular, realizada en Madrid, España, se diagnosticó la obesidad infantil como una enfermedad emergente. Tanto en Europa como en Estados Unidos, desde los años noventa hasta hoy, la incidencia de la obesidad infantil se ha duplicado. En la actualidad, más del 75% de los niños obesos o con sobrepeso viven en países de ingresos bajos y medianos. Sin duda es un problema preocupante.
¿Por que no un niño obeso?
Si tu hijo es obeso, tiene mayor probabilidad de que como adulto continúe siendo obeso y un adulto obeso es mas propenso a padecer enfermedades como por ejemplo:
  • Las enfermedades cardiovasculares (principalmente las cardiopatías y los accidentes vasculares cerebrales).
  • La diabetes
  • Los trastornos del aparato locomotor, en particular la artrosis, y
  • Ciertos tipos de cáncer (de endometrio, mama y colon).
En el aspecto psicológico tambien los niños/as se ven afectados debido a los constantes chistes mal intencionados de sus compañeros de colegio; el no poder realizar todos los deportes que la mayoría de sus compañeros realiza puede provocar secuelas psicógicas graves ya sea a corto o a largo plazo, como por ejemplo una marcada baja autoestima.

¡Cuando se considera que una persona es obesa?















La clave, una buena dieta


Variada
Acostumbra a tu hijo o hija cuanto antes a que coma de todo y a degustar los sabores de distintos alimentos. La clave para educarle en hábitos alimentarios saludables está en ofrecerle una alimentación variada desde sus primeros años de vida. Es difícil que el niño aprenda a comer bien si no le has dado la posibilidad de tomar contacto con una gran variedad de alimentos.
La comida deberia ser:

Sana
Escoge los alimentos con menos grasa, con poca sal, abundantes vegetales (verduras, frutas, legumbres y cereales integrales), y en cantidades acordes a su apetito y a sus necesidades.
Equilibrada

Es imprescindible que conozcas el menú del colegio, para complementarlo con el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena, y hacer así una alimentación equilibrada. Los alimentos deben distribuirse a lo largo del día para que el cuerpo obtenga de ellos los nutrientes que necesita, según sus exigencias.
Nutritiva

Ofrécele alimentos de todos los grupos (frutas, verduras, carnes, pescados, cereales, legumbres…) para que pueda elegir los que más le gusten. Y está en tus manos evitar que tu hijo consuma habitualmente alimentos superfluos, llenos de calorías vacías, como dulces, refrescos, chucherías, patatas fritas de bolsa y similares o precocinados como hamburguesas y pizzas.
Apetecible

Si cocinas los alimentos (verduras, pescados, legumbres) de diferentes maneras, combinas los alimentos que sabes que le gustan menos a tu hijo con otros que le agradan más y presentas los platos en la mesa de forma atractiva, tienes muchas garantías de que la comida le resulte más apetecible.
Divertida

Hazles partícipes de la compra, la elaboración de comidas, la preparación de la mesa, etc. Esto puede ser una oportunidad para que aprendan buenos hábitos y disfruten de la comida.
Sorprendente

Enséñales todo lo que sabes sobre los alimentos: para qué sirven, qué funciones desarrollan en el cuerpo, cuánto necesita el cuerpo de cada alimento.
Ordenada

Disfrutad en familia del momento de la comida o de la cena, en un ambiente relajado y tranquilo; siguiendo un orden a la hora de comer: primer plato, segundo plato y postre.
Consistente

Asegúrate de que el niño hace al menos 3 comidas consistentes al día: desayuno, comida y cena. Y si pasan más de 4 horas entre una y otra, anímale a que tome un tentempié.


Tu hijo/a corre, grita, salta, juega y ademas está no menos de la media de la curva de desarrollo y creciemiento tu hijo está sano, recuerda, el que tu hijo sea regordete no significa buen desarrollo y salud. Cuidemos entonces la salud de nuestros hijos, así demostraremos que son personitas valiosas para nosotros y que los amamos mucho.


Fuentes:
www.who.int/es/ (Organización Mundial Para la Salud)



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...