Mostrando entradas con la etiqueta madres. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta madres. Mostrar todas las entradas

SER MAMÁ DESPUES DE LOS 45 AÑOS SERIA RIESGOSO

Las mujeres que quedan embarazadas después de los 45 años corren alto riesgo de sufrir complicaciones, al igual que sus bebés, advirtió un equipo de investigadores de Israel.

Por ejemplo, son tres veces más propensas que las mujeres más jóvenes a desarrollar diabetes e hipertensión durante el embarazo, publicó el equipo en American Journal of Obstetrics & Gynecology.

En las mujeres mayores es más alta la tasa de parto prematuro y de placenta previa (que obstruye el canal de parto).

"A mayor edad, menos individuos (sanos). Y menos mujeres sanas tienen riesgo más altos en el embarazo", dijo a Reuters Health el doctor Maximilian Franz, de la Universidad Médica de Viena, que no particip del estudio.

Cada vez más mujeres retrasan la maternidad y los expertos se preguntan con qué consecuencias para la madre o el bebé. La mayoría de los estudios disponibles se concentraron en las mayores de 35, pero no de 40 años.

El equipo de Yariv Yogev, de la Universidad de Tel Aviv, analizó los resultados del embarazo en mujeres de distintas edades atendidas en un hospital local entre el 2000 y el 2008.

De las 80.000 mujeres que tuvieron un bebé en ese período, 177 (el 0,2 por ciento) tenían 45 años o más. La mayoría había concebido con óvulo de donante y el 80 por ciento tuvo el parto por cesárea, lo que equivale al doble de la tasa general.

Al comparar a las madres mayores con las menores de 44 años, el equipo halló que el 17 por ciento y el 6 por ciento, respectivamente, había desarrollado diabetes gestacional.

El 9 por ciento de las madres mayores había tenido hipertensión en el embarazo, lo que suele afectar al 3 por ciento de las embarazadas.

El 6 por ciento había tenido placenta previa, una cifra 6 veces mayor que la tasa general.

La edad avanzada también acortó los embarazos. Más de una de cada cinco madres mayores tuvo a su bebé antes de la semana 37 de gestación (un embarazo normal dura 40 semanas), a diferencia de una de cada 10 de todas las mujeres.

Además, las madres mayores fueron más propensas a tener fiebre y hemorragias graves posparto. Ellas y sus bebés necesitaron una hospitalizacin más prolongada y fue más común la internación de los bebés en terapia intensiva pediátrica.

El 4 por ciento de los recién nacidos de mamás mayores de 45 años desarrolló problemas metabólicos, como bajo nivel de azúcar en sangre, comparado con menos del 2 por ciento de los bebés de las mujeres de todas las edades.

El riesgo de sufrir complicaciones y de tener un parto prematuro aumentó aún más en las 27 mujeres que tuvieron un hijo a los 50 años o más.

Por Alison McCook

Fuente: Publico

ELIGIO MORIR PARA QUE SU HIJO NAZCA

Estados Unidos. Donna Blanks, de 32 años, tenía un sueño, y era traer al mundo a una criatura aunque tuviera que morir para hacerlo.

Blanks padecía de graves problemas renales y llevaba trece años intentado tener un hijo.

Cuando por fin logró quedar embarazada, los médicos le alertaron que su enfermedad era incompatible con el embarazo y tenía que elegir entre su propia vida o la de su hijo.

La futura madre optó por continuar con la gestación y cumplir su sueño de ser madre a pesar de que sabía que pagaría con su vida.

Luego de trece meses después de dar a luz, la mujer falleció y el bebé crece, sin su mamá, pero con el amor y el cariño de su padre.

Según: generaccion

El amor de una madre protege de los efectos nocivos de la mala salud en la pobreza

El amor de una madre puede aliviar una herida o dar consuelo. Ahora, una investigación muestra que una madre cálida y amorosa puede también proteger contra los efectos nocivos para la salud de la crianza en la pobreza, una protección que puede perdurar en la adultez.
Estudios han demostrado que ser pobre se relaciona con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y otras afecciones mentales y físicas en el transcurso de la vida.

Estrés en el embarazo propiciaria el Asma en los hijos

El estrés durante el embarazo podría hacer aparecer el riesgo de asma en los hijos, según un estudio realizado por investigadores estadounidenses.


Los investigadores del Hospital Brigham y las Mujeres y la Escuela de Medicina de Harvard en Boston reclutaron a mujeres embarazadas en varias ciudades, incluyendo Boston, Baltimore, Nueva York y Saint Louis.

Sus familias pertenecían a grandes minorías étnicas y el 20 por ciento de ellas vivían bajo el umbral de la pobreza. La madre o padre de cada niño tenía un antecedente de asma o alergia.


En total 557 familias respondieron a cuestiones detalladas sobre varios estresores en su hogar, como violencia doméstica, en su situación financiera y en su comunidad.

Según publica la revista "Journal of Respiratory and Critical Care Medicine", cuando nacieron los bebés se tomó muestra de la sangre de su cordón y se analizó la producción de citoquinas como indicadores de cómo el sistema inmune infantil respondía al ambiente.

Los investigadores descubrieron que los patrones de citoquinas relacionados con ciertos estimulantes diferían basándose en el nivel de estrés que tenían las madres.

Según señala el informe "Los descubrimientos actuales sugieren que el estrés psicológico participa en la programación de la respuesta del sistema inmune de los bebés y que esta influencia comienza durante el embarazo".

La investigación continuará durante el crecimiento de los bebés para determinar si los niveles de estrés maternal en efecto tienen un impacto sobre el desarrollo del asma.

Nota del Blog: Como madres debemos tener presente que aunque son estudios que aún no se han concluido todo pareceria indicar que el estrés en el embarazo puede perjudicar a los hijos, así que aunque existan razones para sentir agobio o estrés en esta etapa, el pensar en como le afectaria a nuestro hijo nos debe ayudar a buscar la calma y tranquilidad necesaria.

Fuente : http://www.blogger.com/goog_1269129178726

MADRE Y PADRE A LA VEZ

La mayoría de las madres solteras tuvieron su embarazo en la adolescencia, etapa en la que resulta difícil hacerse cargo de un niño porque no se tiene la preparación física ni emocional para proporcionarle los cuidados y educación adecuada. Actualmente, muchas mujeres con la ayuda de su familia forman un hogar sin la presencia del padre.


Los seres humanos tenemos capacidades que se van desarrollando y fortaleciendo a lo largo de la vida, una de ellas es hacerse cargo de los hijos junto con la pareja para proporcionarles óptima educación y apoyo, lo cual tiene alto grado de complejidad. ¿Qué sucede cuando esta obligación recae solamente en los hombros de las féminas, debido a que el compañero se desentendió de su paternidad?

Lo anterior es común en mujeres adolescentes, quienes tienen que suspender sus estudios y salir a trabajar para encargarse de la manutención de su vástago. Por ello, no es de extrañar que las mamás en estas condiciones vivan extenuadas, llenas de ansiedad y nerviosas y que, por eso mismo, gocen de muy poca disponibilidad física y emocional para atender a un hijo sediento de su compañía y atención. Este problema puede atenuarse cuando la joven cuenta con el apoyo de sus padres y hermanos, pues de alguna manera se constituye un núcleo familiar en torno al pequeño.

Cabe destacar que durante la infancia todos los niños se benefician del contacto con un modelo paterno respetable, racional y benévolo, aunque éste no sea necesariamente el padre biológico. En el caso del varón dicha imagen es especialmente importante en el momento de aprender a formar el concepto de autoridad, configurar la identidad masculina y forjar las cualidades que él mismo tendrá como futuro padre.

Lo anterior se construye en la mente de los infantes mediante los atributos de otros hombres importantes en su niñez y de cualidades paternales idealizadas, es decir, que aun y cuando las madres no tengan un compañero, para el chico siempre existirá un padre aunque éste sea tan solo una fantasía.

Ante los niños sin padre se alza un mundo colmado de retos y amenazas, aunque no por ello las mujeres que educan solas a sus hijos estén destinadas a tener niños con problemas. Muchas guían adecuadamente a sus pequeños, quienes llegan a convertirse en adultos sanos y competentes, sobre todo si disfrutaron de buena relación con ellas.

También son cada vez más frecuentes las mujeres que deciden engendrar y responsabilizarse de un hijo en solitario, en consecuencia, los niños de estas féminas tendrán pocas vivencias de un hogar formalmente constituido. En estos casos se añaden, a mediano y largo plazo, las dificultades para crear y desarrollar un vínculo madre-hijo suficientemente estable para asegurar la crianza, y las familias de origen, especialmente los abuelos, tienen un papel relevante a la hora de posibilitar la progresiva instauración del lazo afectivo.

Es muy importante que a los jóvenes se les proporcione orientación adecuada acerca de los riesgos de tener relaciones sexuales sin protección, pues además de tener la posibilidad de adquirir enfermedades pueden traer al mundo hijos no deseados; asimismo, debe destacarse la importancia del "rol" masculino y femenino en el desarrollo de un niño.

Por otra parte, también hay que considerar que las familias en las que la mamá es la cabeza no siempre tienen que calificarse como incompletas, pues hay que considerar que el papel de la mujer actual se caracteriza por ser más independiente y competente. Además, si las féminas poseen la madurez emocional suficiente no tienen porqué sufrir complicaciones; ellas pueden continuar la marcha aunque sobre sus hombros lleven el peso de ser madre y padre a la vez.

Gonzalo De Garay
Fuente: http://www.saludymedicinas.com.mx/Nota.asp?ID=337&IDC=

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...