Mostrando entradas con la etiqueta bebe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bebe. Mostrar todas las entradas

Las secuelas en el bebe fumador pasivo

Entre las poblaciones con mayor riesgo de exposición pasiva al humo del tabaco destaca la pediátrica. De acuerdo con numerosos estudios publicados, el tabaquismo pasivo pre y postnatal constituye un factor de riesgo para padecer bronquiolitis, una infección respiratoria aguda que constituye un importante problema sanitario en los dos primeros años de vida, al suponer la primera causa de hospitalizaciones del lactante. Se estima que durante la estación epidémica (septiembre-abril) por virus respiratorio sincitial (VRS), pueden enfermar alrededor del 10% de los lactantes, de los que el 15% aproximadamente requerirán ingreso.
Las enfermedades respiratorias infantiles son extremadamente frecuentes y representan un alto porcentaje de morbilidad, visitas médicas e ingresos hospitalarios, así como un elevado coste económico para la sanidad pública. Con el objetivo de señalar los riesgos que supone el consumo de tabaco para la salud, en especial para la de los más pequeños, y fomentar políticas eficaces para reducir su consumo, cada 31 de mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra el Día Mundial sin Tabaco.

Hospitalización en la infancia

La patología respiratoria y los episodios de obstrucción bronquial constituyen una de las principales causas de consulta ambulatoria y de hospitalización en la infancia, constituyendo las infecciones virales la causa principal de esta patología, pero, dentro de los factores de riesgo, el humo del tabaco es determinante; así, la exposición a éste multiplica por cuatro el riesgo de sufrir una infección por el virus respiratorio sincitial .
Son numerosas las publicaciones que relacionan el tabaquismo materno durante la etapa prenatal con la bronquiolitis y con la gravedad de esta. Es más, según algunos autores, constituye un predictor de riesgo de hospitalización. Con el objetivo de determinar la influencia de laexposición prenatal y posnatal al tabaco en el posterior desarrollo de bronquiolitis, el estudio «Tabaquismo pasivo prenatal y posnatal y bronquiolitis», de J. Cano Fernández y colaboradores, revela que, con una muestra de 450 lactantes, de los cuales el 27,3% fueron diagnosticados de bronquiolitis, el 32,9% de los bebés ingresados por bronquiolitis tenía al menos un progenitor fumador.
Además, cabe destacar que el 27,8% de los bebés incluidos en el estudio fueron expuestos al tabaco durante la gestación, el 44% de ellos ingresaron por bronquiolitis. La incidencia de embarazadas fumadoras era elevada, llegando a ser 1 de cada 4 de ellas; lo que hace destacar la elevada incidencia de fumadores en hogares donde se convive con niños pequeños, así se habla de hasta un 41% en hogares con niños afectos de bronquiolitis y/o asma.
Este estudio pone de manifiesto que el hábito tabáquico durante el embarazo aumenta significativamente el riesgo de bronquiolitis en el lactante y revela que la exposición prenatal exclusiva al tabaco se relaciona con mayor riesgo de hospitalización por infección respiratoria, especialmente en el segundo año de vida, mientras que la exposición posnatal se asocia con la aparición de sibilancias tardías y aumenta la probabilidad del diagnóstico de asma a los 4 años.
El estudio concluye que la exposición al humo del tabaco tiene efectos nocivos para la salud del niño, especialmente para el aparato respiratorio, por lo que la interrupción del hábito tabáquico en mujeres en edad fértil tiene que ser una prioridad en medicina preventiva, ya que el consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.

Consecuencias de la bronquiolitis

Las infecciones respiratorias son la primera causa de morbimortalidad en los lactantes. El virus respiratorio sincitial (VRS) es el agente infeccioso que más frecuentemente causa infecciones en lactantes y niños menores de 2 años . El VRS es el causante de más del 90% de los casos de bronquiolitis , una infección respiratoria aguda del tracto respiratorio que afecta a los bronquiolos, en los que se hace el intercambio de oxígeno por dióxido de carbono.
Entre el 0,5% y el 2% de los afectados son hospitalizados. Sin embargo, esta tasa de hospitalización llega a ser del 13% en niños considerados de alto riesgo como los bebés prematuros, los niños con cardiopatías congénitas, los niños con síndrome de Down y aquellos con enfermedades pulmonares crónicas . Todos estos niños representan los principales grupos de riesgo ante la infección por VRS, ya que sus vías respiratorias presentan un déficit en su formación y por tanto son más vulnerables, pudiendo el virus cursar en ellos con un mayor impacto.

Consejos prácticos

Puesto que la bronquiolitis presenta elevados índices de morbilidad en los lactantes y niños menores de 2 años y constituye una de las primeras causas de ingreso hospitalario de éstos, es importante evitar factores de riesgo de infección por VRS como el tabaquismo e implantar una serie de sencillas medidas, tanto higiénicas como preventivas, para evitar el contagio de infecciones respiratorias en la población pediátrica, como el lavado de manos, evitar ambientes y entornos cerrados, utilizar pañuelos desechables y tirarlos inmediatamente después de su uso con el fin de evitar la permanencia y circulación de los virus, evitar el humo del tabaco cerca de los bebés y, en el caso de que se trate de un paciente en riesgo de padecer una infección por VRS y se indique la necesidad de prevención, utilizar un tratamiento profiláctico basado en anticuerpos monoclonales que combaten la infección.
Fuente:

Otro beneficio más de la vitamina "D" en el embarazo

La deficiencia de vitamina D durante el embarazo podría entorpecer el desarrollo cerebral de los bebés, obstaculizando sus habilidades mentales y motoras, sugiere un estudio reciente. Mientras que una ingesta adecuada podría beneficiar la inteligencia del bebé.


Investigadores de España midieron el nivel de vitamina D en la sangre de casi 2,000 mujeres que estaban en el primer o segundo trimestre del embarazo, y evaluaron las capacidades mentales y motoras de sus bebés más o menos a los 14 meses de edad. Los investigadores hallaron que los hijos de las madres con deficiencia de vitamina D puntuaron más bajo que aquellos cuyas madres tenían niveles adecuados de la vitamina solar.

ALIMENTACION EN EL EMBARAZO ALTERARIA EL ADN DEL BEBÉ

La dieta de una madre durante el embarazo puede alterar el ADN de su hijo y aumentar el riesgo de obesidad infantil, según investigadores.

Un estudio, que se publicará en la revista especializada Diabetes, sugiere que la alimentación consistente en una gran cantidad de hidratos de carbono puede generar modificaciones en partes del ADN.

La Fundación Británica del Corazón estima que los resultados del estudio muestran la necesidad de controlar la nutrición y el estilo de vida de las embarazadas.

Se cree que durante el desarrollo fetal, el futuro bebé trata de predecir el medio ambiente en el que nacerá tomando las señales de la madre, con un consiguiente ajuste en el ADN.

Epigenética

Estudios en animales han demostrado que los cambios en la dieta pueden alterar la función de los genes, fenómeno conocido como cambio epigenético.

Este es un campo que trata de entender cómo el ambiente interactúa con los genes.

En el estudio, los investigadores tomaron muestras del cordón umbilical y buscaron los "marcadores epigenéticos".

Según los expertos, las madres con las dietas ricas en hidratos de carbono, tales como azúcares, tuvieron hijos con estos "marcadores".

Igualmente se detectó un fuerte vínculo entre los mismos marcadores y la obesidad infantil entre las edades de seis y nueve años.

Keith Godfrey, de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido, y quien dirigió la investigación, le dijo a la BBC: "Lo que es sorprendente es que el estudio explica una cuarta parte de la diferencia en la obesidad de los niños de los seis a nueve años después del nacimiento".

Según el informe, el efecto de los marcadores es "considerablemente mayor" que el de peso al nacer y no está en dependencia del peso de la madre.

A largo plazo

Los cambios se observaron en el gen RXRa receptor de la vitamina A, involucrado en la manera en que las células procesan grasas.

La nutrición de la embarazada "es clave" para reducir el riesgo de obesidad infantil, dice el estudio. En palabras de Godfrey: "Las embarazadas pueden obtener asesoramiento sobre su dieta". Sin embargo, "no siempre (este asesoramiento) figura entre las prioridades de los profesionales" de la salud.

"La investigación sugiere que las mujeres deben seguir el consejo profesional, ya que su alimentación puede influir a largo plazo sobre la salud del bebé", señaló.

Por otra parte, Mark Hanson, de la Fundación Británica del Corazón, expresó: "Este estudio proporciona evidencia convincente de que los cambios epigenéticos, al menos en parte, explican el riesgo de padecer enfermedad años más tarde".

Además, "refueza la idea de que las mujeres en edad reproductiva deben tener mayor acceso a la educación nutricional y más apoyo en el mantenimiento de un estilo de vida adecuado para mejorar la salud de la próxima generación".

Hanson remarcó que esa educación nutricional puede ser clave "para reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes y enfermedades del corazón que a menudo son consecuencia de la obesidad".

Via BBC MUNDO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...