Mostrando entradas con la etiqueta tabaco. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tabaco. Mostrar todas las entradas

Las secuelas en el bebe fumador pasivo

Entre las poblaciones con mayor riesgo de exposición pasiva al humo del tabaco destaca la pediátrica. De acuerdo con numerosos estudios publicados, el tabaquismo pasivo pre y postnatal constituye un factor de riesgo para padecer bronquiolitis, una infección respiratoria aguda que constituye un importante problema sanitario en los dos primeros años de vida, al suponer la primera causa de hospitalizaciones del lactante. Se estima que durante la estación epidémica (septiembre-abril) por virus respiratorio sincitial (VRS), pueden enfermar alrededor del 10% de los lactantes, de los que el 15% aproximadamente requerirán ingreso.
Las enfermedades respiratorias infantiles son extremadamente frecuentes y representan un alto porcentaje de morbilidad, visitas médicas e ingresos hospitalarios, así como un elevado coste económico para la sanidad pública. Con el objetivo de señalar los riesgos que supone el consumo de tabaco para la salud, en especial para la de los más pequeños, y fomentar políticas eficaces para reducir su consumo, cada 31 de mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra el Día Mundial sin Tabaco.

Hospitalización en la infancia

La patología respiratoria y los episodios de obstrucción bronquial constituyen una de las principales causas de consulta ambulatoria y de hospitalización en la infancia, constituyendo las infecciones virales la causa principal de esta patología, pero, dentro de los factores de riesgo, el humo del tabaco es determinante; así, la exposición a éste multiplica por cuatro el riesgo de sufrir una infección por el virus respiratorio sincitial .
Son numerosas las publicaciones que relacionan el tabaquismo materno durante la etapa prenatal con la bronquiolitis y con la gravedad de esta. Es más, según algunos autores, constituye un predictor de riesgo de hospitalización. Con el objetivo de determinar la influencia de laexposición prenatal y posnatal al tabaco en el posterior desarrollo de bronquiolitis, el estudio «Tabaquismo pasivo prenatal y posnatal y bronquiolitis», de J. Cano Fernández y colaboradores, revela que, con una muestra de 450 lactantes, de los cuales el 27,3% fueron diagnosticados de bronquiolitis, el 32,9% de los bebés ingresados por bronquiolitis tenía al menos un progenitor fumador.
Además, cabe destacar que el 27,8% de los bebés incluidos en el estudio fueron expuestos al tabaco durante la gestación, el 44% de ellos ingresaron por bronquiolitis. La incidencia de embarazadas fumadoras era elevada, llegando a ser 1 de cada 4 de ellas; lo que hace destacar la elevada incidencia de fumadores en hogares donde se convive con niños pequeños, así se habla de hasta un 41% en hogares con niños afectos de bronquiolitis y/o asma.
Este estudio pone de manifiesto que el hábito tabáquico durante el embarazo aumenta significativamente el riesgo de bronquiolitis en el lactante y revela que la exposición prenatal exclusiva al tabaco se relaciona con mayor riesgo de hospitalización por infección respiratoria, especialmente en el segundo año de vida, mientras que la exposición posnatal se asocia con la aparición de sibilancias tardías y aumenta la probabilidad del diagnóstico de asma a los 4 años.
El estudio concluye que la exposición al humo del tabaco tiene efectos nocivos para la salud del niño, especialmente para el aparato respiratorio, por lo que la interrupción del hábito tabáquico en mujeres en edad fértil tiene que ser una prioridad en medicina preventiva, ya que el consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.

Consecuencias de la bronquiolitis

Las infecciones respiratorias son la primera causa de morbimortalidad en los lactantes. El virus respiratorio sincitial (VRS) es el agente infeccioso que más frecuentemente causa infecciones en lactantes y niños menores de 2 años . El VRS es el causante de más del 90% de los casos de bronquiolitis , una infección respiratoria aguda del tracto respiratorio que afecta a los bronquiolos, en los que se hace el intercambio de oxígeno por dióxido de carbono.
Entre el 0,5% y el 2% de los afectados son hospitalizados. Sin embargo, esta tasa de hospitalización llega a ser del 13% en niños considerados de alto riesgo como los bebés prematuros, los niños con cardiopatías congénitas, los niños con síndrome de Down y aquellos con enfermedades pulmonares crónicas . Todos estos niños representan los principales grupos de riesgo ante la infección por VRS, ya que sus vías respiratorias presentan un déficit en su formación y por tanto son más vulnerables, pudiendo el virus cursar en ellos con un mayor impacto.

Consejos prácticos

Puesto que la bronquiolitis presenta elevados índices de morbilidad en los lactantes y niños menores de 2 años y constituye una de las primeras causas de ingreso hospitalario de éstos, es importante evitar factores de riesgo de infección por VRS como el tabaquismo e implantar una serie de sencillas medidas, tanto higiénicas como preventivas, para evitar el contagio de infecciones respiratorias en la población pediátrica, como el lavado de manos, evitar ambientes y entornos cerrados, utilizar pañuelos desechables y tirarlos inmediatamente después de su uso con el fin de evitar la permanencia y circulación de los virus, evitar el humo del tabaco cerca de los bebés y, en el caso de que se trate de un paciente en riesgo de padecer una infección por VRS y se indique la necesidad de prevención, utilizar un tratamiento profiláctico basado en anticuerpos monoclonales que combaten la infección.
Fuente:

CIGARRILLOS COSTOSOS, MENOS ADOLESCENTES QUE FUMAN

Australia parece haber hallado cómo reducir el tabaquismo adolescente: impuestos más altos al cigarrillo, leyes que prohíban fumar y programas con buen financiamiento que invitan a dejar el hábito.

Investigaciones australianos determinaron en un estudio que esos elementos ayudaron a frenar el consumo de cigarrillos en jóvenes.

"Lo que demuestra esto realmente es que sabemos cómo reducir el consumo de tabaco entre los jóvenes", dijo el doctor Michael Siegel, de la Escuela de Salud Pública de Boston University.

"Contamos con las herramientas; es sólo una cuestión de tener la voluntad política necesaria para implementar estas políticas", dijo Siegel, quien investiga el control del tabaquismo pero no participó en el estudio australiano.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés), fuma 1 de cada 6 estudiantes del nivel secundario en Estados Unidos.

Dado que la mayoría de los adultos fumadores empiezan a fumar antes de los 18 años, evitar que eso suceda en la adolescencia es clave para prevenir la mortalidad que causa el tabaquismo.

En el nuevo estudio, publicado en Addiction, el equipo de la doctora Melanie Wakefield, de The Cancer Council en Victoria, determinó el efecto de las políticas antitabáquicas y del aumento de los impuestos al cigarrillo en el consumo adolescente.

Cada 3 años, entre 1990 y el 2005, el equipo entrevistó a más de 20.000 estudiantes de educación secundaria de Australia para conocer si habían fumado un cigarrillo en el último mes.

Luego, el equipo comparó las tasas de tabaquismo adolescente con los cambios del precio de los cigarrillos en esos 15 años, ajustados por la inflación, y con el estado de las políticas antitabáquicas, como la prohibición de fumar en lugares cerrados.

El consumo adolescente descendió del 23 por ciento en 1990 al 13 por ciento en el 2005. En ese período, se duplicó el costo de los cigarrillos (de 20 a 40 centavos cada uno) por el aumento de los impuestos al tabaco.

Los autores observaron también que a medida que aumentaba el gasto del Gobierno en campañas antitabáquicas, disminuía el tabaquismo adolescente. Lo mismo ocurrió con la prohibición de fumar en lugares cerrados.

Otros programas, como los intentos para reducir la posibilidad de que los adolescentes pudieran comprar cigarrillos, no ayudaron a reducir el consumo de tabaco y los autores indicaron que es difícil conocer su fuerza de aplicación.

De hecho, los métodos que funcionaron estaban orientados a los adultos, dijeron los investigaciones en el reporte.

El estudio no prueba que todas las medidas adoptadas en Australia hayan hecho que se fumara menos.

Según Siegel, en Estados Unidos, las políticas como la prohibición de fumar en restaurantes también influyeron en la reducción del tabaquismo adolescente.

"Estas medidas funcionan no porque impacten directamente en los jóvenes, sino porque cambian el entorno social" del tabaquismo, explicó. "Hacen que pierda su atractivo", enfatizó.

Pero Siegel está preocupado de que esas políticas antitabáquicas dejen de ser una prioridad para las autoridades de Estados Unidos.

Existe "la percepción de que es un problema controlado, pero no es así. Necesitamos invertir más dinero en este tipo de programas que, sabemos, son efectivos", agregó.

FUENTE: Addiction, online 14 de marzo del 2011.


Peligros del humo del tabaco en los niños

El humo de tabaco ambiental fomenta el endurecimiento de las arterias en adolescentes, según un estudio del Centro de Investigación de Medicina Cardiovascular Aplicada y Preventiva de la Universidad de Turku en Finlandia que se publica en la revista 'Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes'.


El trabajo muestra que la exposición frecuente al humo de tabaco ambiental entre los niños de 13 años está asociado con un mayor riesgo de endurecimiento futuro de los vasos sanguíneos y mayores riesgos de otros factores de enfermedad cardiaca.

El estudio se realizó en 494 niños y mostró que aquellos con los niveles más elevados de exposición al humo de tabaco ambiental de edades entre los 8 y los 13 años, hacia los 13 tenían un mayor engrosamiento de la pared de los vasos sanguíneos y problemas de funcionamiento, ambos aspectos precursores de los cambios estructurales arteriales y el endurecimiento.

La mayor exposición al humo de tabaco también estaba asociada con mayores niveles de alipoproteína B (apoB), un componente de lipoproteínas de baja densidad (LDL) o colesterol 'malo' y otro indicador de riesgo de enfermedad cardiaca.

Los participantes del estudio eran bebés finlandeses del estudio STRIP que comenzó en 1990 y que estaba dirigido a disminuir los riesgos infantiles de enfermedad cardiaca al controlar su exposición a los peligros ambientales conocidos.

En comparación con los adolescentes con los menores niveles de exposición al humo de tabaco, el grosor de la pared arterial de la carótida era un 7 por ciento mayor y el de la aórtica un 8 por ciento mayor entre los chicos con los niveles más altos de exposición.

La dilatación de la arteria braquial mediada por flujo (DBMF), una medida del funcionamiento de los vasos sanguíneos en el brazo superior, disminuía a medida que aumentaban los niveles de exposición al humo de tabaco entre los participantes. La DBMF era un 15 por ciento menor en los adolescentes con mayores niveles de exposición en comparación con los sometidos a una menor exposición.

Los niveles de apoB y la tasa de apoB y apolipoproteína A1 (apoA1), un componente de las lipoproteínas de alta densidad (HDL) o colesterol 'bueno', aumentaron con la mayor exposición al humo de tabaco. Investigaciones previas sugieren que la tasa apoB/apoA1 podría ser un indicador más fuerte de riesgo de enfermedad cardiaca que la medida tradicional de colesterol LDL.
Según explica Katariina Kallio, directora del estudio, "estos descubrimientos sugieren que los niños no deberían estar expuestos al humo de tabaco en absoluto. Incluso una pequeña exposición podría ser perjudicial para los vasos sanguíneos. Necesitamos proporcionar a los niños un ambiente libre de humo

Fuente: http://www.europapress.es/salud/noticia-humo-tabaco-propicia-endurecimiento-arterias-adolescentes-20100303110111.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...