Mostrando entradas con la etiqueta lactancia artificial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta lactancia artificial. Mostrar todas las entradas

FÓRMULAS INFANTILES CON TOXINAS ALTERARIAN LAS HORMONAS

Las fórmulas y los alimentos sólidos para los bebés suelen contener hormonas derivadas de los hongos que causan infertilidad en los mamíferos.

Un equipo de la Universidad de Pisa informó que el 28 por ciento de las muestras de fórmulas analizadas estaba contaminado con los llamados micoestrógenos.

Los autores probaron 185 muestras de fórmula y 44 muestras de alimentos derivados de la carne de 21 marcas comerciales de Italia. Las sustancias detectadas fueron zearalenona y sus derivados, que provienen del Fusarium, una familia de hongos comunes en las granjas.

Aunque esas sustancias químicas, similares al estrógeno humano, están asociadas con la infertilidad en mamíferos, se desconoce si los bebés expuestos a esos compuestos a través de la comida o la fórmula podrían desarrollar trastornos reproductivos en el futuro.

El equipo aclara que sus resultados deben confirmarse con más estudios, pero que deberían instar a mejorar el control de las fórmulas y los alimentos para bebés. "Nuestro estudio prueba que los alimentos infantiles contienen micoestrógenos", dijo el autor principal, Francesco Massart.

Los micoestrógenos son algo natural en la agricultura comercial. Se encuentran en cultivos como el maíz, el trigo y la soja para consumo humano y animal.

En los campos con ganado de Estados Unidos se usa una de esas sustancias, el alfa zeralanol, para estimular el crecimiento de los animales, aunque la Unión Europea lo prohibió a mediados de la década de 1980.

El equipo italiano analizó 185 muestras de 14 marcas de fórmula infantil con leche de vaca y 44 muestras de alimentos para bebés de siete marcas, que incluían carne vacuna, pollo, pavo, ternero, caballo, conejo, jamón y cordero.

El 9 por ciento (17) de las muestras de fórmula contenía zearalenona y un cuarto de las muestras se encontraron dos derivados de la molécula, alfa y beta zearalenol. En menos del 25 por ciento de las muestras de alimentos con carne se detectaron sólo los derivados alfa y beta zearalenol.

Las concentraciones de micoestrógenos variaron ampliamente, pero, en general, estuvieron por debajo del nivel máximo de consumo diario que recomienda la Organización Mundial de la Salud: 0,5 microgramos/kg. Las concentraciones promedio de beta zeralenol en las fórmulas fueron cuatro veces superiores al nivel máximo recomendado.

Aun así, Massart aclaró: "Los niños, en especial los prematuros, están potencialmente expuestos a dosis más altas de micotoxinas durante los primeros tiempos, pero nadie sabe cuáles son los efectos en el largo plazo".

Ensayos con animales y los pocos estudios sobre seres humanos que existen sugieren que la exposición temprana a las micotoxinas afectaría la salud.

"Deberían hacerse estudios para determinar los niveles seguros de metabolitos de la zearalenona en las materias primas y los compuestos utilizados para la producción de alimentos, en especial para los bebés y los niños, los más sensibles a las sustancias químicas ambientales", sostuvo Massart.

Gilbert Ross, director médico de American Council on Science and Health, una ONG de Nueva York, no estuvo de acuerdo. "Detectar algo en los alimentos no significa que sea dañino", señaló.

"Los métodos de detección identificaron niveles (de contaminantes) muy bajos como para lesionar la salud humana, incluida la de los bebés. Como destacan los autores, las concentraciones de esas sustancias en los productos 'son poco relevantes' porque el organismo las destruye y las elimina rápidamente", agregó.

Por Adam Marcus
FUENTE: The Journal of Pediatrics, online 11 de marzo del 2011.

EL TIPO DE LECHE ARTIFICIAL INFLUIRIA EN EL PESO DEL BEBÉ

(EuropaPress) La ganancia de peso de los bebés que se alimentan con leche artificial está influida por el tipo de leche que toman, según un estudio del Centro de los Sentidos Químicos Monell en Filadelfia (Estados Unidos) que se publica en la edición digital de la revista Pediatrics. Los descubrimientos tienen implicaciones asociadas con el riesgo infantil del desarrollo de obesidad, diabetes y otras enfermedades.

Según explica Julie Mennella, responsable del estudio, "los episodios iniciales de la vida tienen consecuencias a largo plazo sobre la salud y una de las influencias más significativas es la tasa de crecimiento temprano. Sabemos que los bebés alimentados con leche artificial ganan más peso que los que toman leche materna. Pero no sabíamos si esto era así en el caso de todos los tipos de leche artificial".

Aunque la mayoría de leches infantiles se basan en la leche de la vaca, existen otras opciones que incluyen la soja o las proteínas hidrolizadas. Las fórmulas con proteínas hidrolizadas contienen proteínas predigeridas y se suelen proporcionar a los bebés que no toleran las proteínas intactas de otras fórmulas.

En los adultos, se cree que las proteínas predigeridas actúan en el intestino para iniciar el final de una comida, conduciendo así a comidas más reducidas y un consumo de menos calorías.

Basándose en esto, los autores plantearon que los bebés que se alimentaban con fórmulas hidrolizadas comerían menos y tendrían un patrón de crecimiento alterado en relación con los bebés alimentados con leches basadas en las proteínas de la vaca.

En el estudio, los bebés de padres que alimentaban a sus hijos con leche artificial fueron asignados de forma aleatoria a las dos semanas de edad a una alimentación con una fórmula basada en la leche de la vaca o a una fórmula basada en proteínas hidrolizadas durante siete meses.

Los dos tipos de leche contenían la misma cantidad de calorías, pero la fórmula hidrolizada tenía más proteína, incluyendo mayores cantidades de péptidos pequeños y aminoácidos libres. Los bebés fueron pesados una vez al mes y se les grabó en vídeo tomando la fórmula asignada.

A lo largo de los siete meses del estudio, los bebés que tomaban la leche hidrolizada ganaron peso a una tasa más baja que los alimentados con la leche basada en la leche de vaca. El crecimiento lineal no fue distinto en los dos grupos, lo que demuestra que las diferencias en el crecimiento eran atribuibles al peso.

"Todas las fórmulas no son iguales, estas dos fórmulas tienen la misma cantidad de calorías pero difieren considerablemente en los términos de cómo influyen en el crecimiento infantil", señala Mennella.

Cuando los datos se compararon con las normas nacionales estadounidenses para los bebés alimentados con leches artificiales, la tasa de ganancia de peso de los bebés que tomaban proteínas hidrolizadas era comparable con los estándares de leche materna; en contraste los niños alimentados con fórmulas basadas en leche de vaca ganaron peso a una tasa superior que los alimentados con leche materna.

Los análisis de las grabaciones de laboratorio revelaron que los bebés alimentados con proteínas hidrolizadas consumían menos cantidad durante la comida.

"Una de las razones por las que los bebés que tomaban proteínas hidrolizadas tenían patrones de crecimiento similares a los alimentados con leche materna es que consumían menos cantidad durante una toma en comparación con los que tomaban la fórmula basada en leche de vaca", explica Mennella.

Los autores señalan que estos descubrimientos subrayan la necesidad de comprender las influencias a largo plazo de la composición de la leche artificial infantil sobre la conducta de alimentación, crecimiento y salud metabólica.

Fuente: EuropaPress

Retiran del mercado Leche Similac por ser riesgosa para bebés

Hace unas semanas SUMEDICO abordó el tema la leche materna, y destacó en voz del presidente de la Asociación Pro Lactancia Materna, Horacio Reyes Vázquez, que no sólo protege a los niños de infecciones y enfermedades graves, sino que además les proporciona mayor nivel de inteligencia y equilibrio emocional, por contar con Omega 3 y 6, así como con los ácidos docohexanoico y araquidonoico.

Y es que, según el experto, existen sustancias en la leche materna que no pueden “copiar” en ninguna fórmula, por lo que se hace fundamental amantar al bebé por lo menos durante los dos primeros años de vida.

Pero ahora, referente a sustitutos de leche, Abbott Laboratories Inc, informó que está retirando voluntariamente millones de envases de sus alimentos infantiles en polvo Similac, porque encontró escarabajos en los productos y en una planta de Michigan donde se fabrica.

Abbott dijo el miércoles que el retiro voluntario, que le costaría 100 millones de dólares en ingresos, sigue a reportes de dos consumidores sobre contaminación y una inspección de un área de la planta de Sturgis, en Michigan, donde se encontraron escarabajos y larvas.

Abbott dijo que "menos de 5 millones de unidades" de Similac están siendo retiradas en Estados Unidos, Guam, Puerto Rico y otros mercados del Caribe.

"Cuando identificamos esto, hicimos pruebas exhaustivas a cada producto de la línea (de producción) y más del 99,8 por ciento de los productos dio negativos" de contaminación con escarabajos, dijo la portavoz de la empresa Melissa Brotz.

Todos los productos en polvo fabricados en la línea de Michigan están siendo retirados por la posibilidad remota de contaminación, dijo Brotz.

El ejecutivo describió la peste como la del escarabajo común que habita el hogar, los edificios de oficinas y las tiendas de alimentos.

"La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos determinó que aunque la fórmula que contenía los escarabajos no presentaba un riesgo inmediato para la salud. Existe la posibilidad de que los niños que consuman el alimento que contiene escarabajos o sus larvas experimenten síntomas de malestar gastrointestinal y rechazo a la comida", dijo Abbott.

Abbott, que dijo que no había tenido grandes retiros de productos en los últimos años, estimó que los ingresos del tercer trimestre de la empresa se reducirán en cerca de 100 millones de dólares debido a las devoluciones de ventas.

Abbott, que tiene ventas anuales de cerca de 35 mil millones de dólares, confirmó sus previsiones de ganancias para el trimestre y todo el año. (Con información de Medline Plus)

Por estar contaminados, Abbott Laboratories Inc dijo que está retirando voluntariamente millones de envases de sus alimentos infantiles en polvo Similac.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...