Mostrando entradas con la etiqueta alimentacion en el embarazo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta alimentacion en el embarazo. Mostrar todas las entradas

El beneficio de comer frutos secos en el embarazo

Las mujeres que comen frutos secos durante el embarazo, y que no son alérgicas a ellos, son menos propensas a tener hijos con alergias a los frutos secos, sugiere un estudio reciente.
El Dr. Michael Young, profesor clínico asociado de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, y sus colaboradores, recolectaron datos sobre más de 8,200 hijos de madres que participaron en el Estudio de salud de las enfermeras II. Las mujeres habían reportado que comían antes, durante y después del embarazo.
Alrededor de 300 de los niños tenían alergias a los alimentos. De ellos, 140 eran alérgicos a los cacahuates y a las nueces de árbol.
Los investigadores hallaron que las madres que comían la mayor cantidad de cacahuates o nueces de árbol (cinco veces o más por semana) tenían el riesgo más bajo de que sus hijos contrajeran una alergia a esos frutos secos.
Pero los hijos de madres que eran alérgicas a los cacahuates o a las nueces del árbol no tuvieron un riesgo significativamente más bajo, halló el estudio.
El estudio aparece en la edición en línea del 23 de diciembre de la revista JAMA Pediatrics.
La tasa de niños estadounidenses alérgicos al cacahuate se triplicó y más, pasando del 0.4 por ciento en 1997 al 1.4 por ciento en 2010, según la información de respaldo incluida en el estudio. Muchos de los alérgicos al cacahuate también son alérgicos a las nueces de árbol, como los anacardos, las almendras y las nueces, apuntaron los investigadores.
"Las alergias a los alimentos se han hecho epidémicas", lamentó la Dra. Ruchi Gupta, profesora asociada de pediatría de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern.
"Nuestros propios estudios muestran que el 8 por ciento de los niños de EE. UU. tienen una alergia a un alimento. Esto equivale a uno de cada 13, unos dos por cada aula", señaló Gupta, autora de un editorial acompañante en la revista.
Pero el motivo de esta epidemia sigue siendo un misterio, dijo Gupta. "No tenemos evidencia sobre qué está provocando este aumento en las alergias a los alimentos", lamentó. "Se trata de algún tipo de vínculo genético y ambiental".
Los nuevos hallazgos no demuestran una relación causal entre el hecho de que las mujeres coman frutos secos durante el embarazo y un menor riesgo de alergia en sus hijos, señaló Young.
"Los resultados de nuestro estudio no son suficientemente potentes como para hacer recomendaciones a las mujeres embarazadas sobre la dieta", comentó.
Sin embargo, Young dijo que los hallazgos amplían la creciente evidencia de que la introducción temprana a los alimentos aumenta el desarrollo de la tolerancia y reduce el riesgo de alergias.
"Nuestros datos deben asegurar a las mujeres embarazadas que pueden comer frutos secos sin hacer que sus hijos sean alérgicos a ellos", enfatizó.
Gupta se mostró de acuerdo. "Con el aumento reciente de las alergias a los alimentos, creo que las madres temen que comer ciertos alimentos podría hacer que sus hijos contraigan una alergia a un alimento", planteó. Pero los datos no respaldan esa idea, anotó.
"Las madres no deben temer comer ciertos alimentos, y deben satisfacer sus antojos y dietas regulares, y no evitar las cosas para intentar proteger a sus hijos de la alergias", comentó.
Este estudio sugiere que la exposición a los frutos secos muy temprano en la vida podría proteger a los niños de contraer alergias a ellos, una teoría que también se ha vinculado a otros alimentos a los que los niños son comúnmente alérgicos, dijo Gupta. "El problema es que no contamos con suficiente datos firmes para recomendarlo", dijo.
Los ocho alimentos a los que los niños son alérgicos más comúnmente son los cacahuates, la leche, los huevos, las nueces de árbol, los mariscos, el pescado, el trigo y la soya, enumeró Gupta. Con frecuencia, los niños superan esas alergias al crecer, comentó.
"Las que se superan más comúnmente al crecer son las alergias a los huevos y a la leche", señaló. "En cuanto a cosas como los frutos secos y el marisco, apenas entre el 10 y el 20 por ciento [de las personas] superan esas alergias".
El dramático aumento en las alergias a los alimentos no es un fenómeno exclusivamente estadounidense, sino que se observa en todo el mundo, comentó Gupta. "Definitivamente vemos unas tasas más altas en Canadá, Europa, Japón, China, India, en todo el mundo", aseguró.
Gupta dijo que espera que durante la próxima década se descubra el motivo de este aumento en las alergias a los alimentos, y qué se puede hacer al respecto.


HealthDay
Via
MedlinePlus

Cómo bajar los kilos de más que te deja el embarazo

Después del embarazo para algunas mujeres resulta difícil bajar esos kilos de más que quedaron tras el parto. SITIO ANDINO dialogó con la licenciada en Nutrición, Zoé Rosales, quien brindó algunos consejos para adelgazar luego de haber tenido un bebé.

Es importante para las mamás consumir algunos alimentos durante los primeros seis meses después del embarazo, especialmente si están dando de mamar. Para poder adelgazar es importante realizar una dieta balanceada sin descuidar los nutrientes claves para mantener las funciones vitales.

“La lactancia es un buen aliado en la hora de bajar de peso ya que permite movilizar reservas de grasa que sirven para sintetizar la leche. Un consejo muy importante es continuar con la lactancia materna al menos durante seis meses”, destacó la nutricionista.

Por otra parte es fundamental cuidar la cantidad de hidratos de carbono que se consumen diariamente. “Las harinas, cereales y sus derivados, sobre todo los productos de panadería son ricos en grasas, por lo que debe controlar su consumo ya que estos son los que mayor cantidad de carbohidratos y calorías aportan en nuestra dieta”, añadió la especialista.

Para suprimir los hidratos de carbono, especialmente en el almuerzo y la cena, se pueden comer verduras de hojas verdes o preparaciones que incluyan verduras en forma cruda o cocida. No hay que dejar de lado las proteínas y es necesario consumir al menos una porción de carne por día como también clara de huevo o queso.

“Para tener una adecuada producción de leche es importante tomar abundante cantidad de líquidos diariamente. Se puede elegir agua, jugos, preferiblemente dietéticos, infusiones claras, caldos de frutas o licuados. Evitar bebidas estimulantes como café o mate, porque además estas son diuréticas y estimulan la eliminación de líquido”, aconsejó Rosales.

Por último es recomendable realizar actividad física ya que ayuda a movilizar las reservas y permite el desarrollo muscular. En aquellas mujeres que nunca han realizado ejercicio se aconseja comenzar de forma paulatina para no producir lesiones.

Nutrientes claves a tener en cuenta:

PROTEINAS- HIERRRO: 1 porción diaria de carne (tamaño mano) puedes elegir carne magra/ pollo o pescado. Como sustituto también puedes elegir clara de huevo o queso.

CALCIO: 2 a 3 porciones de lácteos descremados. Leche /queso untable o tipo cuartirolo o yogurt. Puedes utilizarlo en preparaciones o consumirlo como colación.

AGUA: 2 a 3 litros diarios. En los días de calor o de ejercicio aumentar el consumo.

MODELO DE MENU

Desayuno y media tarde

1 porción de Lácteos+ infusión (1 taza=200cc)

1 porción de cereales (1 bollito de pan/ 6 galletas de agua/ 2tostadas/ ¼ de taza de cereal. En este momento puedes incluir la tortita o la factura (solo 1 por día!!)

2 cucharadas de Queso magro y/o dulce dietético


Colaciones (opciones)

Yogurt descremado con cereales o frutas

Un café cortado con leche (infusión + leche) + 4 galletas de agua o 2 tostadas

Carne de vaca, pollo o cerdo

Zanahoria, zapallo

Masa de empanada o tarta, arroz, cereales, fideos, pastas simples, pastas, pan rellenas.

Porotos, lentejas, soja.

Una barrita de cereales diet

1 a 2 frutas medianas

1 sándwich de paleta y queso magro


Almuerzo

1 porción de carne (150gr = tamaño mano)

1 plato grande de Verduras crudas (lechuga/ zanahoria/ remolacha/ tomate/berro/ pimiento/ rucula)

½ plato de verduras cocidas (zapallitos/ berenjenas/ zapallos)


Cena

½ plato de vegetales cocidos(papa/batata/choclo) o de cereales ( fideos/ arroz/ pastas rellenas/ ¼ de tarta)

1 plato de vegetales crudos

1 a 2 claras de huevo


Fuente:

Embarazada: cuidado con lo que comes

Durante la gestación es importante evitar ciertos alimentos que se consumen de manera habitual ya que muchos de ellos podrían contener ciertas bacterias perjudiciales para la salud o estar contaminados por el medioambiente y afectar negativamente el embarazo.

Con la premisa de que un alimento es seguro cuando es inocuo y ofrece garantía de su salubridad para el consumidor, vale aclarar que muchas comidas elaboradas no poseen estándares de seguridad y de sanidad, lo que podría exponer a la embarazada a substancias nocivas y muy peligrosas.

Durante el embarazo es conveniente evitar los huevos crudos, pasados por agua o poché, jugos no pasteurizados,  carnes poco cocidas, cafeína en altas cantidades, entre otros. Además, es necesario conocer de qué forma hay que manipular los alimentos para prevenir la intoxicación alimentaria.
A continuación, lo que hay que evitar durante la gestación:

Otro beneficio más de la vitamina "D" en el embarazo

La deficiencia de vitamina D durante el embarazo podría entorpecer el desarrollo cerebral de los bebés, obstaculizando sus habilidades mentales y motoras, sugiere un estudio reciente. Mientras que una ingesta adecuada podría beneficiar la inteligencia del bebé.


Investigadores de España midieron el nivel de vitamina D en la sangre de casi 2,000 mujeres que estaban en el primer o segundo trimestre del embarazo, y evaluaron las capacidades mentales y motoras de sus bebés más o menos a los 14 meses de edad. Los investigadores hallaron que los hijos de las madres con deficiencia de vitamina D puntuaron más bajo que aquellos cuyas madres tenían niveles adecuados de la vitamina solar.

Peligros de consumir alcohol en el embarazo

Tomar alcohol durante el embarazo reduciría el intelecto de los niños.

 Las dosis altas de alcohol durante el embarazo conducen a menudo a violaciones de la inteligencia y comportamiento en los niños mientras que es menor el desarrollo de síndrome congénito de alcoholismo fetal que se refleja en la cara de los menores, según científicos del Instituto Nacional de Salud Infantil en los Estados Unidos.
De acuerdo con el estudio realizado en Chile y publicado en la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research, las afeccciones en el desarrollo de los niños expuestos a la influencia del alcohol en el útero incluyen dificultades con el habla, hiperactividad, trastorno por déficit de atención, retraso del crecimiento, daño cerebral y atraso intelectual.

Exceso de peso en el embarazo podria afectar la salud de los hijos


El exceso de peso durante el embarazo tiene consecuencias nefastas en la salud adulta de los hijos, según un estudio de la U. Hebrea de Jerusalén (Israel) y la U. de Washington (EE.UU.)
Hasta ahora, todas las investigaciones se habían centrado en la negativa relación que tenía este sobrepeso en la salud de los hijos cuando estos son niños y adolescentes. Sin embargo, este nuevo trabajo probó que las consecuencias pueden continuar presentes incluso en la adultez.

Embarazadas deben beber más agua


La ingesta de agua es vital para cualquier persona, pero se hace aun más relevante si cabe para las mujeres cuando están embarazadas o en periodo de lactancia. En estos casos, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (Senc) advierte de la necesidad de que se aumente su consumo hasta los tres litros diarios, uno más de lo que se recomienda a la población general.
Durante el embarazo, las mujeres sufren cambios fisiológicos que requieren de una mayor ingesta de líquido, porque “son más vulnerables a la deshidratación y a la falta de nutrientes”, ha manifestado Javier Aranceta, presidente de Senc. En este sentido, una correcta hidratación ayuda a mantener el líquido amniótico -donde se forma el bebé-, previene infecciones urinarias, el estreñimiento y la formación de cálculos renales.

Embarazadas obesas tienen doble riesgo de sufrir abortos


Las mujeres obesas son con mayor frecuencia estériles, el riesgo de sufrir abortos se multiplica por dos y durante el embarazo tienen un riesgo incrementado de padecer tromboembolismos, diabetes gestacional, hipertensión o preeclamsia, apneas del sueño y complicaciones infecciosas.
Así lo ha aseverado la ginecóloga Nieves González en la última sesión clínica hospitalaria que se celebra semanalmente en el Hospital Universitario de Canarias (HUC), adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, que ha versado sobre las complicaciones en el embarazo de una mujer obesa y las repercusiones que tiene para el feto y recién nacido.
La ginecóloga disertó sobre las consecuencias que tiene la obesidad, a la que definió como la "primera epidemia de origen no infeccioso que afecta a la especie humana", en la fisiopatología de la mujer durante el embarazo.

Como aliviar las molestias en el embarazo

La mejor noticia para una mujer es saber que se convertirá en madre; sin embargo, también debe saber que el embarazo trae consigo cambios hormonales en el organismo.

Las náuseas (generalmente se presentan en la mañana), los gases, el estreñimiento, la acidez y el crecimiento del bebé suelen ser los cambios más bruscos en el cuerpo de una mujer.

Deben comprender que esos cambios son naturales y provocan malestar. Para contrarrestar estas molestias, les ofreceremos unos consejos útiles a las futuras madres, para que puedan disfrutar de los mejores nueve meses de su vida.

EMBARAZADAS OBESAS TENDRIAN BEBES CON DEFICIENCIA DE HIERRO

La obesidad materna está asociada con un bajo nivel de hierro en los neonatos y podría afectar el desarrollo cerebral, según un estudio presentado durante la reunión anual de las Sociedades Académicas de Pediatría en Denver, Estados Unidos.

La mitad de las mujeres de Estados Unidos en edad reproductiva son obesas. Al final del embarazo, la necesidad de hierro se cuadruplica, precisó la autora principal, Pamela Kling, especialista en neonatología de la University of Wisconsin en Madison.

Los bebés que nacen con bajo nivel de hierro en el organismo, comentó la experta, a menudo terminan en las unidades de terapia intensiva neonatal. Pero la obesidad era un factor de riesgo que no estaba en su lista.

Por casualidad, mientras conversaba con un hematólogo, Kling se enteró de que hay una alta tasa de anemia por deficiencia de hierro en las adolescentes obesas.

El equipo de Kling midió en 281 pares de madre-bebé el índice de masa corporal (IMC) de las mamás antes del parto y analizó la sangre del cordón umbilical para determinar el nivel de hierro en sangre de los bebés.

Los hijos de madres obesas (con IMC de 30 o más) eran significativamente más propensos a tener bajos niveles de hierro que los de mujeres con peso normal.

"La obesidad podría ser uno de esos factores de riesgo de la deficiencia de hierro en los neonatos que aun no habíamos comunicado a la población general", dijo Kling a Reuters Health.

"Si es así, tendríamos que asegurarnos de que la población lo sepa porque la deficiencia de hierro en la infancia está asociada con una alteración del desarrollo cerebral", agregó.

"Hasta los obstetras con los que trabajo lo desconocen y, entonces, no controlan a las embarazadas varias veces durante el embarazo para tratarlas si desarrollan anemia", señaló la autora.

Según Kling, los pediatras deberían empezar a controlar a esos bebés antes y con mayor regularidad que la que recomienda la Academia Estadounidense de Pediatría, que establece controlar a los niños entre los 9 y los 12 meses de edad.

"Si se detecta esa deficiencia de hierro en los bebés, se los puede tratar antes, y hay evidencias de que si se detecta antes de los 6 meses de vida, mejora la capacidad neurocognitiva del bebé, que no sufriría trastornos del aprendizaje como cuando la detección se realiza al año de vida", finalizó la autora.

Reuters Health
Via medline

CONSUMIR PESCADO EN EL EMBARAZO REDUCE EL RIESGO DE PARTOS PREMATUROS

Un nuevo estudio sugiere que las embarazadas con alto riesgo de tener un parto prematuro, pero que comen pescado varias veces por semana, reducirían esa posibilidad.

Se desconoce si es el pescado el responsable, pero los autores aseguran que el hallazgo refuerza la recomendación de que las embarazadas coman pescado dos veces por semana.

El estudio, publicado en la revista Obstetrics & Gynecology, incluyó 852 embarazadas con alto riesgo de dar a luz un bebé prematuro porque ya habían tenido un parto antes de término.

El 70 por ciento dijo que comía por lo menos media porción de pescado por semana en los primeros cuatro a cinco meses de embarazo. El 36 por ciento de ellas tuvo un parto prematuro, comparado con el 49 por ciento del grupo que comía pescado una vez por mes.

En general, las consumidoras de dos a tres porciones de pescado por semana eran un 40 por ciento menos propensas a tener un bebé prematuro que las que lo hacían menos de una vez por mes.

Pero no existen pruebas de que a mayor consumo de pescado haya menos riesgo de tener un parto prematuro, como lo confirmó el autor principal, doctor Mark A. Klebanoff, del Hospital Nacional de Niños de Columbus, en Ohio. De hecho, dijo que el beneficio no deriva del pescado.

"El pescado tiene beneficios para la salud, pero la reducción del riesgo de tener un parto prematuro no es necesariamente uno de sus efectos", indicó.

Aun así, destacó que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomiendan que las embarazadas consuman hasta dos porciones de pescado por semana.

Es porque suele considerarse una opción saludable como fuente de ácidos grasos omega 3. Pero también suele estar contaminado con rastros de mercurio, que puede dañar el sistema nervioso fetal en desarrollo.

Entonces, el consejo para las embarazadas es elegir los pescados con bajo contenido de mercurio, como el atún en lata, el salmón y los camarones, y no consumir más de un par de porciones por semana. Deben evitar pescados como tiburón, pez espada, caballa y blanquillo.

"Los resultados coinciden con las recomendaciones oficiales y del ACOG", dijo Klebanoff.

Las participantes habían formado parte de un ensayo clínico para conocer si los suplementos con omega 3 reducen el riesgo de tener un parto prematuro en mujeres de alto riesgo. Y el resultado fue que no había diferencia entre los ácidos grasos y el placebo.

Entonces, ¿por qué el pescado, pero no los suplementos, reducirían el riesgo? Una posibilidad, respondió Klebanoff, es que influirían otros nutrientes del pescado. Otra es que, en aquél ensayo, las embarazadas comenzaron a usar omega 3 demasiado tarde (entre las semanas 16 y 21 de gestación).

Lo importante, según Klebanoff, es que los resultados respaldan las guías que indican que las embarazadas consuman un par de porciones de pescado sin mercurio por semana. Se desconoce si los resultados se pueden extender a las mujeres con bajo riesgo de tener un parto prematuro.

Desde publico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...