Mostrando entradas con la etiqueta bebés prematuros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bebés prematuros. Mostrar todas las entradas

Beneficios del contacto piel a piel entre madre y bebé

El contacto precoz piel a piel de las madres con sus bebés es beneficioso para el desarrollo de los niños en cuestiones afectivas a corto y a mediano plazo, así como para favorecer una buena lactancia.
“Son hechos que tienen sólida comprobación científica”, aseguró el médico José Belizán, obstetra del Departamento de Investigación en Salud de la Madre y el Niño del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), con sede en Buenos Aires.
Un informe realizado por Belizán y otros colegas, que revisó la evidencia científica y analizó la evolución de más de 2500 bebés, muestra que el método Madre Canguro –que consiste en que los bebés estén alzados con una bolsa de tela gracias a la cual tienen un contacto piel a piel precoz con la madre– mantiene la temperatura del bebé en niveles apropiados y mejora la lactancia y la relación madre-niño. El trabajo fue publicado en “Cochrane Database Systematic Reviews”,
El método Madre Canguro fue ideado en 1978 por un pediatra colombiano, el doctor Edgar Rey, que para afrontar a la escasez de incubadoras en su hospital consideró que la madre podría suplantar lo que aportan estos equipos. Consiste en que las madres son utilizadas como incubadoras para mantener la temperatura corporal de los niños y ser la principal fuente de alimentación y estimulación hasta que los neonatos alcanzan suficiente madurez como para afrontar la vida extrauterina.

“Si bien no se sabe el mecanismo por el cual se produce, hay evidencia científica que da cuenta de que el contacto piel a piel está asociado con impactos positivos en la salud del bebé y en la relación con su madre”, subrayó el médico obstetra.
Sin embargo, que los recién nacidos sean separados de sus madres al nacer y llevados aparte para ser atendidos es un escenario que sigue siendo habitual. “Actualmente (al menos en algunas instituciones) se está tratando de poner a los niños desnudos sobre la piel descubierta de sus madres. Eso es lo correcto y lo que deberían pregonar todas las instituciones de salud”, subrayó Belizán.
En ese sentido, el especialista afirmó que “el contacto precoz de la madre y el bebé es recomendable inmediatamente después del parto, incluso antes de vestir al niño. Es importante que tengan su contacto piel a piel y que ese contacto continúe.”

Via

Bebés prematuros tienen más riesgo de sufrir autismo

Un estudio publicado en el último número de la revista Pediatrics asocia por primera vez el autismo con la prematurez y el bajo peso al nacer. Los investigadores hicieron un seguimiento de más de dos décadas de chicos nacidos con bajo peso, y hallaron una prevalencia de autismo del 5%, mientras que en la población en general es del 1%.

Los desórdenes del espectro autista constituyen una serie de trastornos complejos del neurodesarrollo. Pueden manifestarse con escasa interacción social, silencios prolongados o ausencia de lenguaje verbal y comportamientos repetitivos, entre otros muchos síntomas. Afecta cuatro veces más a los varones que a las mujeres. Varios indicadores pueden ser detectados en los primeros meses de vida, y ya entre el primero y el segundo año se puede hacer un diagnóstico .

CONSUMIR PESCADO EN EL EMBARAZO REDUCE EL RIESGO DE PARTOS PREMATUROS

Un nuevo estudio sugiere que las embarazadas con alto riesgo de tener un parto prematuro, pero que comen pescado varias veces por semana, reducirían esa posibilidad.

Se desconoce si es el pescado el responsable, pero los autores aseguran que el hallazgo refuerza la recomendación de que las embarazadas coman pescado dos veces por semana.

El estudio, publicado en la revista Obstetrics & Gynecology, incluyó 852 embarazadas con alto riesgo de dar a luz un bebé prematuro porque ya habían tenido un parto antes de término.

El 70 por ciento dijo que comía por lo menos media porción de pescado por semana en los primeros cuatro a cinco meses de embarazo. El 36 por ciento de ellas tuvo un parto prematuro, comparado con el 49 por ciento del grupo que comía pescado una vez por mes.

En general, las consumidoras de dos a tres porciones de pescado por semana eran un 40 por ciento menos propensas a tener un bebé prematuro que las que lo hacían menos de una vez por mes.

Pero no existen pruebas de que a mayor consumo de pescado haya menos riesgo de tener un parto prematuro, como lo confirmó el autor principal, doctor Mark A. Klebanoff, del Hospital Nacional de Niños de Columbus, en Ohio. De hecho, dijo que el beneficio no deriva del pescado.

"El pescado tiene beneficios para la salud, pero la reducción del riesgo de tener un parto prematuro no es necesariamente uno de sus efectos", indicó.

Aun así, destacó que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomiendan que las embarazadas consuman hasta dos porciones de pescado por semana.

Es porque suele considerarse una opción saludable como fuente de ácidos grasos omega 3. Pero también suele estar contaminado con rastros de mercurio, que puede dañar el sistema nervioso fetal en desarrollo.

Entonces, el consejo para las embarazadas es elegir los pescados con bajo contenido de mercurio, como el atún en lata, el salmón y los camarones, y no consumir más de un par de porciones por semana. Deben evitar pescados como tiburón, pez espada, caballa y blanquillo.

"Los resultados coinciden con las recomendaciones oficiales y del ACOG", dijo Klebanoff.

Las participantes habían formado parte de un ensayo clínico para conocer si los suplementos con omega 3 reducen el riesgo de tener un parto prematuro en mujeres de alto riesgo. Y el resultado fue que no había diferencia entre los ácidos grasos y el placebo.

Entonces, ¿por qué el pescado, pero no los suplementos, reducirían el riesgo? Una posibilidad, respondió Klebanoff, es que influirían otros nutrientes del pescado. Otra es que, en aquél ensayo, las embarazadas comenzaron a usar omega 3 demasiado tarde (entre las semanas 16 y 21 de gestación).

Lo importante, según Klebanoff, es que los resultados respaldan las guías que indican que las embarazadas consuman un par de porciones de pescado sin mercurio por semana. Se desconoce si los resultados se pueden extender a las mujeres con bajo riesgo de tener un parto prematuro.

Desde publico

NACIMIENTO PREMATURO AUMENTARIA EL RIESGO DE TENER TDAH

Un estudio reciente sugiere que el riesgo de que los niños desarrollen trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) aumenta con cada semana que nacen antes del término del embarazo.

Estudios anteriores han mostrado la relación entre el nacimiento demasiado prematuro y el aumento en el riesgo de TDAH. Según los investigadores suecos, este estudio complementa los datos examinando el riesgo según la anticipación del parto.

"Nuestro estudio es el primero en informar que el riesgo de TDAH es entre 40 y 60 por ciento superior en los bebés nacidos moderadamente prematuros", señaló el Dr. Anders Hjern, investigador líder y profesor adjunto de epidemiología pediátrica del Centro de Estudios de Equidad en la Salud del Instituto Karolinska de Estocolmo.

"Incluso entre los bebés nacidos en el período prematuro, entre las semanas 37 y 38, el riesgo es 20 por ciento superior", añadió.

Esto recalca el hecho de que los nacimientos prematuros conllevan riesgos significativos y hace falta darles más atención en la atención neonoatal, así como seguimiento dentro de los sistemas de atención de la salud, aseguró Hjern.

"El hallazgo de que el parto prematuro conlleva un mayor riesgo de TDAH tiene implicaciones [especialmente] importantes para las cesáreas planificadas, que con frecuencia se realizan justamente durante estas semanas", agregó. "Para minimizar el riesgo el TDAH, estos nacimientos se deben planear lo más cerca posible de la fecha de término, es decir, en la semana cuarenta".

El informe aparece en la edición en línea del 18 de abril de Pediatrics.

Para el estudio, el equipo de Hjern recolectó información sobre cerca de 1.2 millones de niños suecos nacidos entre 1987 y 2000. Se les dio seguimiento para determinar si tomaban medicamentos para el TDAH cuando tenían entre 6 y 19 años de edad.

Los investigadores hallaron que cuanto más temprano fuera el nacimiento, mayores eran las probabilidades de que el niño desarrollara TDAH. El aumento en el riesgo iba entre 10 y 20 por ciento para los niños nacidos en las semanas 37 y 38, de 40 por ciento para los nacidos en las 33 y 34, y de 60 por ciento para los nacidos en las semanas 29 y 32 de gestación.

Los niños nacidos con demasiada anticipación, entre 23 y 28 semanas, presentaban el doble de probabilidades de desarrollar TDAH, frente a los niños nacidos a término.

Al comentar sobre el estudio, el Dr. Charles R. Bauer, profesor de pediatría de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, aseguró que "la lección que aprendemos aquí es que los bebés prematuros de las últimas semanas de embarazo están en riesgo".

Estos hallazgos "son bastante contundentes contra la cesárea electiva, que en este país se practica sin ton ni son", dijo. "Hay problemas neurológicos y de desarrollo, hay problemas cognitivos y ahora hay problemas conductuales".

Bauer cree que las mujeres no deberían hacerse la cesárea a menos que sea médicamente necesario. "Se supone que un bebé nacido a término debe nacer a término y no tenemos por qué interferir con eso a menos que sea necesario", sostuvo.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare


Via MedlinePlus

PARALISIS CEREBRAL DISMINUYE EN PREMATUROS

La tasa de parálisis cerebral en bebés muy prematuros sería mucho más baja que hace 20 años, sugirió un estudio realizado en un hospital grande.

La parálisis cerebral se refiere a un grupo de condiciones, generalmente desde el nacimiento, que daña el movimiento, el equilibrio y la postura. El deterioro, que incluye el retraso mental y la imposibilidad de caminar, puede ser de leve a grave. Se desconoce su causa exacta.

Un equipo del Centro Médico Universitario Utrecht, en Holanda, halló que entre 1990 y el 2005 las tasas de parálisis cerebral bajaron en los bebés prematuros atendidos en la unidad de terapia intensiva neonatal (UTIN).

Entre 1990 y 1993, se diagnosticó el trastorno al 6,5 por ciento de 755 bebés, comparado con el 2,2 por ciento de los 913 recién nacidos atendidos en la UTIN entre el 2002 y el 2005, publicó The Journal of Pediatrics.

La mayor parte de esa reducción estaría asociada con un 93 por ciento menos de nacimientos prematuros con daños graves en la materia blanca del cerebro o leucomalacia periventricular quística. Esto suele suceder por infecciones maternas.

Uno de los factores protectores contra la parálisis cerebral fue la administración de antibióticos a la madre en el trabajo de parto prematuro, indicó la doctora Linda de Vries.

En general, los investigadores atribuyen la reducción de la tasa de parálisis cerebral a los avances recientes en la atención prenatal, como la administración de corticoesteroides a las embarazadas en riesgo de tener un parto prematuro para acelerar el desarrollo pulmonar fetal.

"Con los años vimos una reducción de la cantidad de bebés que necesitan asistencia respiratoria después del parto", dijo de Vries. Dado que menos niños prematuros necesitaron usar respiradores, menos han sufrido el daño cerebral que provoca una parálisis. Los resultados, de acuerdo a Vries, son "una muy buena noticia".

Y si bien corresponden a un solo centro, la autora opinó que existen cifras similares en otros países.

Un estudio reciente de Canadá identificó una reducción de la prevalencia del trastorno en los últimos 30 años, mientras que otro de la University of California, en San Francisco, halló un descenso de la tasa de leucomalacia periventricular quística desde la década de 1990.

Se desconoce por qué otros estudios no han podido identificar esta tendencia en la parálisis cerebral. Para de Vries, un motivo podría ser que algunos han tenido en cuenta a los prematuros más extremos, es decir, los niños nacidos entre las semanas 23 a 24 de gestación.
En cambio, los bebés considerados en el nuevo estudio nacieron a partir de la semana 25.

Un estudio de Estados Unidos publicado hace un mes destacó la importancia de la prematuridad, y quizás de la atención prenatal, en el riesgo fetal de desarrollar la parálisis.

Según el estudio, sobre 6,2 millones de partos en California entre 1991 y el 2001, los bebés negros eran un 30 por ciento más propensos que los blancos a nacer con parálisis cerebral.

Nacer con bajo peso habría explicado ese aumento del riesgo. La prevalencia de la parálisis cerebral fue de 1,4 casos por cada 1.000 niños nacidos vivos.

Por Amy Norton
FUENTE: The Journal of Pediatrics, online 3 de marzo del 2011.

NUEVO TRATAMIENTO PARA RETINOPATIA DE LA PREMATURIDAD

Un estudio reciente contiene noticias potencialmente buenas para los bebés prematuros que desarrollan una afección ocular que podría causar ceguera. Un medicamento poco costoso parece superar el tratamiento de la afección que la terapia existente.

Apenas cuatro por ciento de los bebés tratados con el medicamento para el cáncer Avastin sufrieron una recurrencia de retinopatía de la prematuridad, una enfermedad que daña la retina. Por el contrario, recurrió en el 22 por ciento de los que recibieron un tratamiento con láser para luchar contra la afección, que es la causa más común de ceguera entre los bebés.

El tratamiento, aplicado mediante una inyección en el ojo, cuesta $40 para ambos ojos y no precisa que haya un oftalmólogo disponible, haciéndolo adecuado para países pobres donde la enfermedad es más común, aseguró la autora del estudio, la Dra. Helen A. Mintz-Hittner, oftalmóloga pediátrica del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston.

"Se paga $40 para recibir un par de ojos por 80 años", comentó Mintz-Hittner, en referencia a la esperanza de vida de los pacientes que podrían evitar la ceguera. "Pocas cosas salen tan rentables. Realmente se trata de un gran avance".

La retinopatía de la prematuridad ocurre más comúnmente en bebés nacidos extremadamente prematuros que reciben tratamiento con oxígeno tras nacer. En algunos casos, los bebés reciben demasiado oxígeno y los pulmones no pueden llevarlo adecuadamente al organismo, privando a los tejidos de los ojos en desarrollo, explicó el Dr. James D. Reynolds, catedrático del departamento de oftalmología de la Universidad de Buffalo, que escribió un comentario acompañante al estudio.

"Intentamos duplicar las condiciones del útero lo mejor posible, pero obviamente no podemos", señaló. A medida que el bebé crece tras nacer, el ojo en desarrollo puede resultar dañado cuando los vasos sanguíneos crecen anormalmente. Las retinas se desprenden en algunos bebés a los meses después de nacer, lo que puede resultar en ceguera.

El tratamiento láser puede detener al avance a la ceguera, pero también puede hacer que los bebés pierdan la visión periférica y sufran de mala visión en general, comentó Mintz-Hittner. En la edad adulta, "no pueden ver lateralmente, tienen gafas muy gruesas y les es difícil conducir", lamentó.

El estudio aparece en la edición del 17 de febrero de la revista New England Journal of Medicine.

Avastin (bevacizumab), es mejor conocido como fármaco de quimioterapia, pero también se usa para tratar la enfermedad ocular. Los investigadores evaluaron el medicamento o la terapia láser en 143 bebés y encontraron que funcionó bien en los bebés con un tipo de la enfermedad.

El fármaco funciona al bloquear el crecimiento anómalo de los vasos sanguíneos, explicó Reynolds. "Salvaremos a bebés que quedarían ciegos con el tratamiento láser", aseguró Reynolds. "Cambiará los patrones de práctica de la noche a la mañana".

El momento de la inyección es crítico para el éxito del fármaco, señalaron los autores, y se necesita más investigación para determinar la dosis adecuada para las distintas formas de la enfermedad.

La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. anunció recientemente un plan para rescindir su aprobación condicional de Avastin para el tratamiento del cáncer de mama después de que se notaran efectos secundarios graves en algunas pacientes, y estudios recientes no han mostrado un beneficio en la supervivencia.

Al abordar sólo las preocupaciones por la seguridad, los autores de este estudio dijeron que no se observaron efectos negativos, y que la dosis usada en el ojo es apenas una fracción de la necesaria para el tratamiento del cáncer.

Sin embargo, debido al pequeño tamaño del estudio, recomendaron una monitorización continua de los niños inyectados con Avastin, para estar atentos a cualquier efecto sistémico.

El estudio fue financiado por Research to Prevent Blindness, el Instituto Nacional del Ojo de EE. UU. y otras fuentes ajenas al sector.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

APRUEBAN PRIMER MEDICAMENTO PARA PREVENIR PARTOS PREMATUROS

(HealthDay News/Hola Doctor) -- La Administración de Drogas y Alimentos ha aprobado el primer medicamento para ayudar a prevenir el parto prematuro en las mujeres que ya han tenido otro.

Se espera que el medicamento, conocido como Maken (caproato de hidroxiprogesterona), reduzca el riesgo de parto prematuro que, según los expertos, incrementa el riesgo de problemas para el bebé en el momento del nacimiento, de discapacidades para toda la vida como parálisis cerebral e incluso de muerte.

El parto prematuro es un problema grave en los EE. UU., según Shelly Burgess, vocera de la FDA.

Según March of Dimes, el parto prematuro, es decir, antes de completar la semana 37 de embarazo, afecta a uno de cada ocho bebés nacidos en los EE. UU., anota.

Además, según Burgess, el índice de nacimientos prematuros ha aumentado en más de 35 por ciento en los últimos 25 años en los EE. UU., mientras que los partos prematuros tardíos, es decir, entre las semanas 34 y 36, corresponden a cerca de las tres cuartas partes de esos nacimientos.

Makena reducirá el riesgo de parto prematuro antes de la semana 37 de la gestación en mujeres embarazadas que tengan antecedentes de parto prematuro espontáneo, señaló Burgess.

Agregó que Makena está aprobado para un cierto subgrupo de mujeres estadounidenses que están en riesgo de parto prematuro: las que van a tener un solo bebé (embarazo simple) que anteriormente ya han dado a luz prematuramente.

Según la agencia, el fin del medicamento no es su uso en mujeres que van a tener gemelos ni que tengan otros factores de riesgo para parto prematuro.

March of Dimes celebró la decisión de la FDA.
"El factor de riesgo más común para el embarazo prematuro es la reincidencia", según el Dr. Alan Fleischman, vicepresidente principal y director médico de March of Dimes. "Este es el primer medicamento aprobado para prevenir la reincidencia en mujeres que han tenido un parto simple prematuro y ahora tienen un solo bebé", agregó. "Esto [reducirá] dramáticamente el índice para estas mujeres.

El caproato de hidroxiprogesterona no ha estado exento de controversias. En 2006, un comité asesor de la FDA que estaba considerando el fármaco para el tratamiento del parto prematuro encontró motivos para cuestionar su seguridad, como una posible relación con abortos espontáneos en el segundo trimestre.

Según la agencia, el caproato de hidroxiprogesterona es el mismo medicamento que antes se llamaba Delautin, que la FDA aprobó en 1956 y se usaba para tratar perturbaciones hormonales femeninas y cáncer, y fue retirado del mercado por razones comerciales en 2008.

"Makena es químicamente igual a Delautin", aseguró Burgess.
Según Fleischman, lo que tiene esto de nuevo es que el laboratorio fabricará el medicamento, no las farmacias. "Habrá constancia y alta calidad. Esto hace que sea revolucionario no solo por estar aprobado por la FDA y porque los médicos se sentirán cómodos recomendándolo, también será de alta calidad y el producto será siempre igual para las mujeres que lo tomen", dijo.

El Dr. Gene Burkett, profesor de ginecoobstetricia de la facultad de medicina de la Universidad de Miami aseguró que "se trata de algo que hemos estado usando con las mujeres propensas al parto prematuro. Ha sido casi el estándar de cuidado por los últimos cinco o seis años.

"Makena fue aprobado según las regulaciones de aprobación acelerada de la FDA, que permiten que medicamentos promisorios sean aprobados por mostrar beneficios por extremos sustitutos que probablemente predigan beneficios clínicos reales", aseguró Burgess. En este caso, se trata de reducir el riesgo de parto antes de 37 semanas.

Parte de los términos para la aprobación exigen que el fabricante realice estudios que demuestren que el fármaco ofrece beneficios clínicos, dijo.

Para tomar su decisión, la FDA revisó datos sobre la seguridad y la efectividad de Makena a partir de un ensayo clínico en el que participaron 463 mujeres embarazadas que tenían antecedentes de partos prematuros espontáneos.

De acuerdo con la agencia, entre las que recibieron Makena, el 37 por ciento dio a luz antes de 37 semanas, frente al 55 por ciento de las mujeres que no recibieron el medicamento.

Otro estudio evaluó el desarrollo de los niños cuyas madres participaron en el primer ensayo. En este, los niños de entre 2.5 y 5 años de edad alcanzaron las mismas metas de desarrollo, independientemente de que la madre hubiera recibido el medicamento o no.

"El estudio de confirmación que estamos haciendo irá seguido por otro similar de seguimiento con bebés que se completará en 2018. Se espera que en ese estudio participen entre 580 y 750 bebés, según la cantidad de centros y de mujeres que deseen participar", señala la FDA.

Makena se administra por inyección una vez a la semana entre las semanas 16 y 37 del embarazo. Los médicos conocen el fármaco como 17P. Se trata de una forma sintética de una hormona que se produce durante el embarazo.

Entre los efectos secundarios se encuentran dolor, inflamación o picazón en el lugar de la inyección, urticaria, náuseas y diarrea, según la FDA. Las reacciones adversas graves son poco comunes, aunque hubo un informe sobre un coágulo en los pulmones y otro de infección en el lugar de la inyección, según anotó la agencia.

KV Pharmaceutical, con sede en San Luis, comercializa el fármaco.

Via http://www.nlm.nih.gov/

PODRIAN DETECTAR TRANSTORNOS DE SALUD EN BEBES PREMATUROS

Este avance, publicado en la revista Science Translational Medicine, podría orientar mejor la intervención médica especializada y reducir los costos de atención de salud.

Al tener en cuenta la edad gestacional y el peso al nacer con un flujo de datos en tiempo real recogidos de forma rutinaria en las unidades de cuidados intensivos, los investigadores desarrollaron un sistema de puntuación de probabilidad para predecir la salud de los bebés prematuros; esta técnica supera a los sistemas que requieren medidas invasivas de laboratorio, señala Ana Penn, coautora del estudio.

Los investigadores comparan este método con una versión más fiable del test de Apgar, el método estándar desde hace más de medio siglo para evaluar el bienestar físico del bebé y predecir si podría necesitar tratamiento médico en el futuro.

Los investigadores se basaron en los datos registrados durante las tres primeras horas después del nacimiento de 138 bebés, desde marzo de 2008 a marzo de 2009, como parte de un algoritmo informático que predijo el riesgo del bebé de desarrollar enfermedades graves con una precisión de entre 91 y 98 por ciento. En comparación, el éxito de las predicciones de Apgar en las mismas condiciones varió desde 69 hasta 74 por ciento.

El sistema PhysiScore todavía debe pasar por pruebas adicionales antes de que pueda ser considerado su uso comercial. Los investigadores esperan validar la nueva herramienta para un grupo más grande de bebés prematuros y estudiar el modo en el que influye en la toma de decisiones médicas.

El PhysiScore fue particularmente preciso en la predicción del riesgo global de acontecimientos que amenazan la vida en los subgrupos de niños que sufrían infecciones intestinales y complicaciones cardiopulmonares, aún cuando éstas no se diagnostican hasta días o semanas después. Los investigadores subrayan que la adición de pruebas de laboratorio, necesarias para otros métodos de puntuación, no es necesaria.

Mamás de niños prematuros con mas riesgo a sufrir de estrés

El psiquiatra infantil Fernando González ha defendido en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) una tesis doctoral en la que expone que las madres de niños prematuros muestran mayor estrés en forma de síntomas depresivos y de ansiedad, lo cual puede perturbar el desarrollo de su hijo en sus primeros años.

La tesis consistía en un estudio comparativo donde han participado 90 recién nacidos prematuros de muy bajo peso (menos de 1.500 gramos), sin secuelas medias o severas, y sus madres. Sus resultados han sido comparados con los de 96 niños sanos al nacer. La tesis concluye que el grado de estrés de la madre parece ser un factor clave.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...