Mostrando entradas con la etiqueta Salud infantil. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Salud infantil. Mostrar todas las entradas

descubren más bacterias en la leche materna que beneficiaría al bebé

La leche materna contiene más de 700 especies de bacterias, más de lo que se creía antes, según un estudio reciente.

Sin embargo, la leche materna de las madres con sobrepeso o de las que aumentan más del peso recomendado durante el embarazo contenía menos especies de bacterias, según investigadores españoles.

También hallaron que las madres que se sometieron a una cesárea planificada tenían menos especies de bacterias en la leche que las que tuvieron un parto vaginal, mientras que las madres que se sometieron a una cesárea sin planificar tenían más o menos el mismo número de especies que las que tuvieron un parto vaginal.

Probióticos serian beneficiosos para tratar dermatitis atópica en los niños

Los niños que toman suplementos de probióticos, que son las bacterias buenas" que viven en nuestros intestinos, son menos propensos a desarrollar eccema, según concluye una revisión de la literatura médica.
"Espero que los investigadores sigan estudiando estos suplementos para ver si sus resultados permiten desarrollar nuevas opciones terapéuticas para los bebés predispuestos" a desarrollar eccema, dijo Negar Foolad, autora principal del estudio y estudiante de grado de la University of California, en Davis.
El eccema infantil, o dermatitis atópica, es un trastorno cutáneo no contagioso que causa picazón intensa.
El estudio de Foolad, publicado en Archives of Dermatology, revela que uno de cada cinco niños sufre de eccema o dermatitis atópica.
La doctora Sonia Michail, profesora asistente de la University of Southern California y del Hospital de Niños de Los Ángeles, explicó que se desconoce la causa del trastorno, pero que algunas teorías lo han asociado con las alergias y la intolerancia a ciertas comidas.
Foolad y sus colegas, uno de los cuales es consultor de empresas que comercializan estos suplementos, reunieron los resultados de 21 estudios sobre un total de 11.000 participantes.
Algunos de los participantes de los estudios eran bebés y otros eran embarazadas y mujeres que estaban amamantando.
Diez estudios habían experimentado con el uso de probióticos versus placebo. Los probióticos son microbios, principalmente bacterias, que viven en los intestinos y facilitan la digestión. Se encuentran en algunas comidas, como el yogur.
Unos pocos estudios sobre niños con riesgo de desarrollar eccema que habían utilizado Lactobacillus rhapsodic GG o la cepa HN001 de Lactobacillus rhamnosus hallaron que aquel riesgo disminuía a la mitad comparado con placebo.
Además, varios otros estudios que les habían administrado a los niños combinaciones de probióticos también detectaron que el riesgo disminuía por lo menos a la mitad.
"Es fascinante saber que los probióticos, que sólo pueden subsistir dentro de los intestinos, pueden afectar remotamente la piel", dijo Michail.
Pero no todos los probióticos funcionaron. En especial cuando el equipo revisó estudios sobre otros tipos de suplementos.
Al revisar los estudios sobre prebióticos, sustancias alimentarias que promueven el crecimiento de las bacterias intestinales "buenas", el equipo observó que dos habían hallado que los suplementos reducían el eccema, mientras que uno no había detectado cambio alguno en la gravedad del trastorno en los niños que ya lo padecían.
Michail agregó que los beneficios de los probióticos son leves y que los efectos de su administración en el largo plazo aún no se han estudiado adecuadamente.
Reuters Health
Via MedlinePlus

Consumir pescado protegería a los bebés del Asma

A pesar de que la preocupación por el desarrollo de algunas alergias derivadas del consumo de marisco hace que muchos padres retrasen la introducción del pescado en la dieta del bebé, una investigación llevada a cabo por el Erasmus Medical Center de Rotterdam, en Holanda, ha revelado que consumir pescado entre los seis y los doce meses de vida puede evitar la aparición de síntomas similares al asma.

Al parecer, según los autores del estudio, una exposición temprana a ciertos ácidos grasos que se encuentran en el pescado protegen a los más pequeños contra el desarrollo de este tipo de enfermedades.

Asocian sueño de mala calidad en los adolescentes con futuros problemas cardiacos

Dormir mal en la adolescencia podría relacionarse con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca más adelante, sugiere un estudio reciente.

Investigadores canadienses observaron a más de 4,100 adolescentes y hallaron que dormían, en promedio, 7.9 horas por noche en las noches de semana, y 9.4 horas por noche en los fines de semana. Casi 20 por ciento reportó sueño de mala calidad durante la semana, y 10 por ciento sueño de mala calidad los fines de semana.

Alrededor del 6 por ciento de los niños dijeron que usaban fármacos para ayudarles a dormir, según el estudio, que aparece en la revista CMAJ (Canadian Medical Association Journal).

Ácido fólico reduciria el riesgo de algunos tipos de cancer pediátrico


Las tasas de dos cánceres pediátricos raros disminuyeron en Estados Unidos luego de la reglamentación que exige fortificar ciertos productos alimenticios con ácido fólico, según revela un nuevo estudio.
Si bien la investigación publicada en la revista Pediatrics no prueba que la vitamina B haya sido la responsable, los autores aseguran que los resultados por lo menos brindan la tranquilidad de que la fortificación con ácido fólico no aumentó los casos de cáncer infantil, una preocupación en la teoría.
"La buena noticia es que la medida no habría elevado el riesgo de que los niños desarrollaran cáncer", dijo la autora principal, Amy M. Linabery, de la University of Minnesota, en Minneapolis.

Exceso de peso en el embarazo podria afectar la salud de los hijos


El exceso de peso durante el embarazo tiene consecuencias nefastas en la salud adulta de los hijos, según un estudio de la U. Hebrea de Jerusalén (Israel) y la U. de Washington (EE.UU.)
Hasta ahora, todas las investigaciones se habían centrado en la negativa relación que tenía este sobrepeso en la salud de los hijos cuando estos son niños y adolescentes. Sin embargo, este nuevo trabajo probó que las consecuencias pueden continuar presentes incluso en la adultez.

Los ronquidos infantiles podrian afectar la conducta



Los niños pequeños que roncan mucho o sufren otros problemas respiratorios nocturnos tendrían alto riesgo de padecer trastornos conductuales y emocionales más adelante, señala un estudio.

La investigación, publicada en Pediatrics, no es la primera en asociar ambos desórdenes. "No inventamos esa relación",aseguró la autora principal, Karen Bonuck, de la Escuela deMedicina Albert Einstein, Nueva York. Pero aclaró que es el estudio más grande realizado hasta ahora, en el que se siguieron más de 13.000 niños hasta los siete años de edad.

¿Cómo bajar la fiebre en los bebés y niños?


Cuando el cuerpo activa sus defensas contra los gérmenes sube la temperatura corporal, por tanto, la fiebre no es enemiga, sino nuestro aliada, y lo importante no es reducirla, sino averiguar por qué se produce, según el sitio guiainfantil.com 

Para determinar cuál es la causa que produce la fiebre es imprescindible observar los síntomas que presenta el niño. Generalmente, la fiebre aparece en los niños por dolencias leves como infecciones de las vías respiratorias (resfriados, gripe, faringitis), del aparato digestivo (gastroenteritis, deshidratación). 

Teñirse el cabello en el embarazo aumenta el riesgo de tener bebés con leucemia

Teñirse el pelo durante el embarazo podría aumentar el riesgo de leucemia en el niño, así lo aseguró un estudio realizado por la Escuela Nacional de Salud Pública y el Instituto Nacional de Cáncer, en Brasil por el biólogo Arnaldo Couto.

El biólogo quien lleva años estudiando factores relacionados con la leucemia ha encontrado una relación entre el uso de productos para teñir el cabello y para alisarlo durante el embarazo y la aparición de leucemia aguda en niños menores de 2 años.

Según comenta, las mujeres que utilizan dichos productos hacen que el riesgo de leucemia sea entre dos y tres veces mayor si utilizaron dichos cosméticos en el primer y segundo trimestre de embarazo.

Para hacer el estudio se tomaron como muestra a niños menores de 2 años con diagnóstico de leucemia aguda y niños menores de 2 años hospitalizados por otras causas. A partir de los niños se realizaron entrevistas a las madres para conocer el perfil socioeconómico de cada familia, el trabajo de los padres, los hábitos de vida, los antecedentes familiares y, lógicamente, cuál era el uso que se hacía de los tintes y productos para alisar el cabello tanto antes del embarazo, como durante el mismo y la lactancia.

Demasiado hierro podria ser malo para bebés

En un nuevo estudio realizado en Chile, bebés con altos niveles de proteínas de hemoglobina en sangre alimentados con formula fortificada con hierro tuvieron menor rendimiento en test cognitivos y de memoria que aquellos alimentados con fórmula reducida en hierro.

En Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, los autores del estudio escriben que la mayoría de los bebés no mostró daño alguno del desarrollo debido al uso de la fórmula fortificada.

Y a los que comenzaron con bajos niveles de hemoglobina, una molécula rica en hierro de los glóbulos rojos, les fue mejor en el largo plazo si habían recibido el mineral extra.

Bebés expuestos a anestesia general podrian tener problemas de aprendizaje

Los bebés que reciben anestesia general más de una vez tendrían el doble de riesgo de desarrollar trastornos del aprendizaje más adelante en sus vidas que los niños que nunca estuvieron expuestos a sedación.

No obstante, los expertos aún aconsejan seguir efectuando las intervenciones pediátricas necesarias, ya que los riesgos de no asistir a los pequeños superarían a los de la exposición a la anestesia.

"Existe una relación sostenida entre las exposiciones múltiples a la anestesia durante los dos primeros años de vida y la aparición de problemas del aprendizaje", dijo el autor principal de un nuevo estudio, doctor Randall Flick, profesor de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Se desconoce si la anestesia es lo que realmente produce esas discapacidades y los expertos aconsejan que estos resultados no influyan en la decisión de médicos y padres sobre niños que necesitan intervenciones dolorosas.

"Esto no debería impedir que los niños reciban la atención quirúrgica adecuada", sostuvo el doctor Bob Rappaport, director de la División de Productos de Anestesia, Analgesia y Adicciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

El equipo de Flick comparó la capacidad de aprendizaje de 350 niños que habían recibido una o más dosis de anestesia antes de los 2 años con la de 700 chicos sin exposición a sedación (grupo de control).

Todos los participantes eran sanos; la anestesia la habían necesitado por procedimientos menores, como la cirugía de una hernia.

Ochenta y un niños expuestos a la anestesia tuvieron algún problema de aprendizaje antes de los 19 años, comparado con 138 chicos del grupo de control. Esto se traduce en tasas similares en ambas cohortes (23 y 21 de cada 100 niños en cada grupo, respectivamente).

Pero en los niños con dos o más procedimientos bajo anestesia general, la tasa creció: 36 de cada 100 tuvo algún problema de aprendizaje.

Rappaport dijo a Reuters Health que la FDA está trabajando para acelerar los estudios sobre el uso de anestesia en los niños. Flick integra un panel asesor de la FDA.

El estudio, que la FDA financió parcialmente, no demuestra de manera concluyente que la anestesia cause problemas de aprendizaje en los niños.

Y los autores destacan que la naturaleza observacional del estudio dificulta establecer la influencia de la cirugía y de la anestesia.

Por ahora, el panel de la FDA no recomienda modificar el uso pediátrico de la anestesia.

"No queremos que los padres se preocupen demasiado y retrasen cirugías necesarias. Los riesgos (de ese retraso) superarían el peligro que podría implicar la exposición a la anestesia", dijo Flick.


Desde Publico


Lactancia materna mejoraría la función pulmonar

Un estudio confirma que la lactancia materna exclusiva durante por lo menos cuatro meses mejora la función pulmonar en la niñez y la adolescencia.

"Nuestros resultados proporcionan información nueva y complementaria sobre la lactancia materna y la función pulmonar a los 10 y 18 años de edad", precisó el doctor Wilfried Karmaus, de la University of South Carolina en Columbia.

En un estudio previo, con su equipo había hallado que prolongar la lactancia materna favorece el funcionamiento pulmonar a los 10 años, aumenta la capacidad vital forzada (CVF) a los 11 y a los 16 años -según la encuesta Tucson Children Respiratory Survey-, y mejora el flujo espiratorio máximo a los 4 y 8 años, según un estudio poblacional sueco.

"Al utilizar los análisis de relaciones pudimos demostrar que el efecto de la lactancia materna se prolonga hasta la adolescencia tardía (18 años)", dijo Karmaus.

Los modelos analíticos de relaciones "consideran los efectos en distintas edades y los relacionan en el tiempo, entonces se pueden detectar vías causales directas e indirectas de la variable de interés (en este caso, la CVF)".

El análisis, publicado en European Respiratory Journal, incluyó a 1.456 pares de madre-hijo de la cohorte de la Isla de Wight, en el Reino Unido. A la mayoría de los niños se les realizaron test de función pulmonar cuando tenían 10 y 18 años de edad. El 49 por ciento de los 808 niños amamantados recibieron leche materna durante por lo menos cuatro meses.

"El resultado principal del estudio fue que el efecto de la lactancia prolongada en la capacidad pulmonar detectada a los 10 años se mantenía a los 18", precisa el equipo.
Sin embargo, la duración de la lactancia tuvo un efecto directo en la CVF a los 10, pero no a los 18 años.

Los resultados de los modelos lineales combinados demostraron que cada semana de lactancia aumentaba 1,48 ml la CVF, tras considerar el género, la edad, el peso al nacer, el peso, el IMC, el IMC materno y los antecedentes maternos de enfermedades atópicas.

La lactancia también estuvo asociada con un mayor volumen espiratorio forzado en 1 segundo (VEF1), pero esa relación desapareció tras considerar el volumen pulmonar.

"Eso sugiere que mientras que la lactancia aumenta la capacidad pulmonar infantil, no influiría en la obstrucción de las vías aéreas, ya que las relaciones VEF1/CVF se mantuvieron sin cambios", señala el equipo.

Como era de esperar, la altura a los 10 años estuvo asociada con la capacidad pulmonar a la misma edad. Por cada centímetro más de altura a los 10 años, se registró un aumento de la CVF a la misma edad.

"Así, los niños más altos tenían una capacidad pulmonar más alta a los 10 años", indica el equipo. La altura a los 18 también elevó la CVF a la misma edad.

"Los resultados sugieren que la lactancia materna favorece el desarrollo pulmonar en la niñez y la adolescencia. Mientras que es posible que el efecto de la lactancia materna en el volumen pulmonar desaparezca en los adultos jóvenes", escribe el equipo.

Los autores opinan que se necesitan más estudios para determinar el mecanismo exacto por el que la lactancia materna influye en la función pulmonar.

Fuente : MedlinePlus

Dibujos animados de ritmo rápido podrian afectar la concentración de los niños

Los programas de televisión de ritmo rápido como "Bob Esponja" parecen afectar negativamente los niveles de concentración de los niños al poco tiempo de verlos. Esto no sucede con los programas con un ritmo más lento, sugiere un estudio reciente.

"Hallamos que los niños que acababan de ver 'Bob Esponja' se veían afectados en lo que se podría llamar su presteza para el aprendizaje", apuntó la investigadora líder Angeline S. Lillard, psicóloga de la Universidad de Virginia.

"Esto incluía su capacidad de pensar y concentrarse", apuntó.

Lillard añadió que este efecto no se limitaba a "Bob Esponja", un personaje que vive debajo del mar. "Ya lo hemos replicado con otro programa de ritmo rápido", afirmó.

Lillard dijo que tuvo la idea sobre el estudio mientras veía "Bob Esponja" con el fin de usarlo para un estudio distinto. "Tras ver episodios durante una hora, tenía dificultades para concentrarme", dijo. "Eso me inspiró a hacer el estudio".

Para los niños, esa programación extraña a ritmo rápido podría resultar demasiado estresante para sus cerebros en desarrollo, dijo Lillard.

"Cuando los niños tienen que procesar mucha información muy rápido, hacerlo es difícil porque es inusual. En este caso, [en los episodios de Bob Esponja] suceden muchas cosas que no pueden suceder en la vida real", explicó. "Creo que los agota mentalmente, al menos por un periodo corto".

No se sabe cuánto podrían durar esos efectos, añadió Lillard. "No sabemos si estos efectos se acumulan con el tiempo y crean problemas de atención a largo plazo, pero sabemos que al menos inmediatamente después su capacidad de funcionar se ve afectada", enfatizó.

Otros estudios han mostrado una conexión entre ver televisión y problemas de atención más adelante en la vida, anotó Lillard.

Para el estudio, que aparece en la edición en línea del 12 de septiembre de la revista Pediatrics, Lillard y su colega Jennifer Peterson dividieron a 60 niños de cuatro años de edad en tres grupos. Un grupo vio nueve minutos de "Bob Esponja", otro grupo vio nueve minutos de un programa infantil de televisión pública llamado "Caillou", que tiene un ritmo más lento, y el último grupo pasó nueve minutos dibujando.

Entonces, los niños recibieron cuatro tareas diseñadas para medir lo que se conoce como la "función ejecutiva" del cerebro. Las tareas incluían recompensa aplazada, en que los niños tenían que esperar por una recompensa, y un problema matemático llamado Torre de Hanói, en que los niños tienen que mover discos de una columna a otra. Las pruebas miden la concentración, la memoria y el aprendizaje, comentó Lillard.

Se preguntó a los padres de los niños qué programas veían regularmente, y por cuánto tiempo.

A los niños que vieron "Bob Esponja" les fue significativamente peor en las tareas que a los niños que vieron el programa de la PBS o dibujaron. El hallazgo se sostuvo incluso tras tomar en cuenta la cantidad de televisión que cada niño veía normalmente, afirmaron los investigadores.

Lillard aconseja a los padres vigilar cuidadosamente la conducta de sus hijos tras ver dibujos animados de ritmo rápido. "Fíjese si el niño tiene problemas para funcionar a su nivel normal. Si es así, [los padres] deben tener cuidado cuando permiten a sus hijos ver esos programas", aseguró.

El Dr. Dimitri A. Christakis, profesor George Adkins y director del Centro de Salud, Conducta y Desarrollo Infantiles de la Universidad de Washington, y autor de un editorial acompañante, dijo que el estudio es una "contribución significativa a nuestro conocimiento sobre los efectos de los medios de comunicación en los niños".

"No toda la tele es mala, pero algunos programas de ese medio tienen efectos adversos potenciales para los niños", dijo. "Los padres deben enfocarse tanto en el contenido y la calidad del programa como en la cantidad".

Christakis señaló que la mente joven en desarrollo puede resultar estimulada en exceso. Los cerebros humanos no están diseñados para procesar las cosas a la velocidad en que a veces ocurren en la tele, advirtió.

"Todo lo que nuestros cerebros evolucionaron para afrontar sucede en tiempo real", dijo Christakis. "No es que no podamos procesar esos programas, porque sí podemos, pero podría conllevar un costo, a corto plazo, de no podernos concentrar inmediatamente después".

Y añadió que "potencialmente, un costo a largo plazo es que se condicione el cerebro a esperar ese alto nivel de entrada, lo que hace que el ritmo del mundo real parezca aburrido, y eso lleva a problemas de atención más adelante".

Fuente: MedlinePlus

Uno de cada diez niños de EE.UU tiene TDAH

En la última década, un creciente número de niños estadounidenses han sido diagnosticados con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), revela una encuesta reciente del gobierno.

Investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. hallaron que entre 2007 y 2009, un promedio de nueve por ciento de los niños de 5 a 17 años fueron diagnosticados con el trastorno. Esto es en comparación con justo menos de 7 por ciento entre 1998 y 2000.

La encuesta también indicó que las diferencias raciales en las tasas de incidencia del TDAH, que antes eran notables, se han reducido considerablemente desde inicios del milenio, y ahora la prevalencia es comparable entre blancos, negros y algunos grupos de hispanos.

"No tenemos los datos para decir con certeza qué explica estos patrones, pero advertiría que no se debe concluir que tenemos un aumento real en la ocurrencia de esta afección", enfatizó la autora del estudio, la Dra. Lara J. Akinbami, funcionaria médica del Centro Nacional de Estadísticas de Salud. Los hallazgos aparecen en un informe de la agencia del 18 de agosto.

"De hecho, para mí sería difícil decir que lo que vemos es un cambio real en la prevalencia", añadió Akinbami. "En vez de ello, diría que muy probablemente lo que hallamos tiene mucho que ver con un mejor acceso a la atención de salud en un grupo más amplio de niños, y que los médicos se han familiarizado cada vez más con esta afección y ahora tienen mejores herramientas para evaluarla. Así que probablemente se trate de una mejor evaluación en lugar de un aumento real, y eso significa que podríamos continuar viendo cómo este patrón se desarrolla".

Según los Institutos Nacionales de Salud, el TDAH es el trastorno conductual más común en los niños.
Los niños con TDAH tienden a tener problemas para mantenerse concentrados, y con frecuencia sufren de problemas de aprendizaje y conductuales como resultado de una tendencia a las conductas hiperactivas y/o impulsivas.

La nueva encuesta fue llevada a cabo por entrevistadores de la Oficina del Censo de EE. UU. a través de entrevistas personales y telefónicas con un grupo nacionalmente representativo de padres. Se recolectó información familiar y demográfica básica, junto con el estatus de TDAH de los niños de cada hogar.

Aunque las tasas aumentaron en los niños de ambos sexos, en general un porcentaje mayor de chicos fueron diagnosticados con TDAH, aumentando de aproximadamente diez por ciento en 1998-2000 a más de doce por ciento entre 2007 y 2009. En el mismo periodo, la tasa de prevalencia en las chicas aumentó de justo por debajo del cuatro por ciento a entre el cinco y el seis por ciento.

Sin embargo, un grupo pareció desafiar la tendencia: los niños mexicanos. Ese grupo registró constantemente la tasa más baja de prevalencia del TDAH, tanto en 1998-2000 como una década más tarde en 2007-2009. Akinbami dijo que el motivo de esto no está claro, aunque sugirió que un menor acceso a la atención de salud y/o proclividades culturales específicas podrían contribuir a menos diagnósticos en general.

Además de los hallazgos principales, los autores también pudieron seguir las tendencias tanto financieras como geográficas.

Por ejemplo, la prevalencia del TDAH alcanzó niveles por encima del promedio en dos grupos: los hogares donde el ingreso familiar estaba por debajo de la línea de pobreza (diez por ciento), y los hogares donde los ingresos caían en algún lugar entre la línea de pobreza y el doble de esta línea (once por ciento).

El lugar también parecía tener mucho que ver, ya que la tasa actual de prevalencia entre los que vivían tanto en el oeste medio como en la parte sur del país compartían una tasa de prevalencia por encima del promedio, con diez por ciento. Esto fue un cambio respecto a diez años antes, cuando el sur tenía una mayor tasa de prevalencia que todas las demás regiones.

"Aunque no sepamos exactamente qué es responsable del aumento en el TDAH, a nivel poblacional el aumento en la afección realmente señala un desafío para el sistema de educación y el de atención de salud", dijo Akinbami.

Señaló que "los niños con TDAH usan mucho más dinero para la atención de salud que sus pares, porque la afección misma requiere mucha monitorización. También son mucho más propensos a tener otras afecciones crónicas de salud, como asma, discapacidades del aprendizaje o diagnósticos del comportamiento como un trastorno de la conducta, que hace que para las escuelas, médicos y padres sea mucho más difícil manejarlos. Así que claramente los expertos en políticas públicas deben estar preocupados al respecto".

La Dra. Tanya Froehlich, especialista pediátrica en desarrollo y conducta del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati, dijo que discernir qué impulsa las cifras más elevadas será difícil.

"Simplemente no hay forma de decirlo basándose en estos datos", apuntó. "Pero sabemos que ha habido un mayor énfasis en los diez años anteriores en aumentar la concienciación de los médicos sobre el TDAH y darles mejores herramientas para el diagnóstico".

Froehlich anotó que "por ejemplo, en 2001 la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) publicó unas directrices de práctica clínica para la evaluación y el tratamiento de los niños con TDAH. También se publicó una caja de herramientas que daba a los médicos medidas actuales para usar en la evaluación del TDAH. Todo esto realmente ha empoderado a médicos y padres. Dado esto, realmente no me sorprendería de que sea el motivo de que cada vez más niños hayan sido diagnosticados".

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

Propranolol mejora los hemangiomas infantiles

Seis meses de tratamiento con propranolol redujo el tamaño, la elevación y el color de hemangiomas infantiles, según mostró un estudio realizado en Australia.

Varios estudios de casos habían demostrado una involución significativa de los hemangiomas infantiles con propranolol (ver noticias de Reuters Health del 5 de abril y del 17 de mayo del 2011, y del 10 de agosto del 2009).

De hecho, muchos médicos lo están indicando como terapia de primera elección, afirman los autores en la revista Pediatrics.

El equipo de la doctora Marcia Hogeling, del Sydney Children's Hospital, reunió a 40 niños de entre 11 semanas de edad y 4 años con hemangiomas en lugares que podrían causarles desfiguración. Al azar, recibieron una dosis oral diaria de 2 mg/kg de propranolol o placebo durante 24 semanas.

La respuesta a la terapia se midió según la estimación a ciego del volumen cada 4 semanas y la calificación a ciego del color y la elevación a través de fotografías al inicio del estudio y a las 12 y 24 semanas.

A la cuarta semana, el crecimiento de los hemangiomas "se frenó abruptamente en todos los pacientes tratados con propranolol", informa el equipo.

En adelante, el volumen promedio comenzó a disminuir de manera constante en el grupo tratado con propranolol, mientras que aumentó al principio y luego disminuyó en el grupo control.

A las 24 semanas, el volumen se había reducido un 60 por ciento en el grupo tratado con propranolol y un 14 por ciento en el grupo control.

El enrojecimiento y la elevación también disminuyeron significativamente más en el grupo tratado con el fármaco.

A las 24 semanas, el enrojecimiento había desaparecido en el 23,5 por ciento de los niños tratados con propranolol, contra ningún caso en el grupo control. El 11,8 y el 35,7 por ciento de ambos grupos, respectivamente, mantenía una coloración significativa.

Durante el estudio, a los participantes se les controló cuidadosamente la presión, la frecuencia cardíaca y la glucosa en sangre, sin que se registraran signos de hipotensión, bradicardia o hipoglucemia.

"Aun con un grupo pequeño y heterogéneo, los valores P demuestran una reducción significativa del volumen y una disminución suficiente del enrojecimiento/elevación como para justificar el uso de propranolol como opción de primera línea para tratar hemangiomas infantiles potencialmente desfigurantes o complicados", concluyó el equipo.

FUENTE: Pediatrics, 2011.

Via publico.es

Apendicectomía laparoscópica sería mejor para los niños

Los niños que necesitan una apendicectomía tendrán menos infecciones y drenajes de abscesos, y hospitalizaciones más cortas, si se los opera con laparoscopía y no con la cirugía convencional, revela un estudio multicéntrico efectuado en California, Estados Unidos.

"Observamos esos resultados principalmente en los mayores de 12 años", publica en Archives of Surgery el equipo del doctor Steven Lee, del Centro Médico de la Harbor-University of California en Los Angeles.

El equipo examinó datos de 7.650 pacientes de hasta 18 años con una apendicectomía realizada entre 1998 y el 2007. El grupo operado con laparoscopía tuvo una tasa de infección de las heridas del 2,4 por ciento, comparado con el 5,2 por ciento de los niños intervenidos de manera convencional.

Las tasas de reinternación fueron del 3,2 y del 4,5 por ciento, respectivamente.

Los niños con perforación del apéndice tendieron a necesitar la cirugía convencional. Ellos fueron el 34 por ciento de todas las cirugías abiertas, pero el 24 por ciento de las laparoscopías.

Además, entre los pacientes con apéndice no perforado, aquellos operados con laparoscopía tuvieron menos de la mitad de la tasa de infecciones que los intervenidos de manera convencional (un 1,3 frente a un 2,7 por ciento) y hospitalizaciones más cortas (de 1,7 versus 2,1 días).

Las perforaciones, como es habitual, causaron más infecciones y prolongaron la internación.

Los pacientes operados con laparoscopía tuvieron una tasa de infecciones del 5,7 por ciento, comparado con el 9,2 por ciento del grupo operado de manera convencional. Además, permanecieron internados cinco días, comparado con los 5,7 días del otro grupo.

Luego, al analizar la morbilidad, el equipo halló poca diferencia entre los procedimientos en los menores de 12 años.

Las diferencias fueron más pronunciadas en los mayores de 12 años. En aquellos con apendicitis sin perforación, la tasa de infecciones fue del 1,1 por ciento, comparado con el 3,5 por ciento del grupo operado de manera convencional.

Y los niños con perforación del apéndice necesitaron menos drenajes de abscesos si los habían operado con laparoscopía (un 8 por ciento) en lugar de cirugía convencional (un 17,5 por ciento), y tuvieron hospitalizaciones menos prolongadas (de 4,8 días versus 5,6 días).

Durante el estudio, se popularizó el uso de la laparoscopía: aumentó del 22 por ciento de los casos en 1998 al 70 por ciento en el 2007. Aunque en los niños más pequeños, la tasa de morbilidad entre los procedimientos no variaría demasiado, el equipo escribió que la laparoscopía sería más económica.

Los autores aseguraron que los cirujanos están entrenados como para realizar ambos tipos de cirugías en el mismo tiempo, e infirió que los costos serían más bajos.


FUENTE: Archives of Surgery, online 20 de junio del 2011
Reuters Health

Desde MedlinePlus

La neumonía infantil en América Latina

28 mil niños menores de cinco años mueren anualmente por neumonía en América Latina.

La neumonía no tiene preferencias, afecta a chicos y grandes de la misma forma, en cualquier época del año pero especialmente en tiempos de frío y bajas temperaturas. Si no es atacada a tiempo puede llevar a la muerte.

¿Qué es la neumonía?

Es una enfermedad muy común que afecta a los pulmones, causada por la bacteria Streptococcus pneumoniae y puede ser leve así como potencialmente mortal especialmente en niños menores de 5 años.

Reconoce los síntomas

Fiebre alta.

Tos persistente.

El bebé no puede lactar y/o beber líquidos.

Dormir más de lo normal, estar inactivo o débil.

Respirar rápido, hundimiento del pechito (niños) por debajo de las costillas.

Enfermedad neomocócica (EN)

Describe a un grupo de enfermedades causadas por la bacteria Streptococcus pneumoniae (S. pneumoniae), también llamada neumococo, y puede incluir infecciones invasivas como la meningitis y bacteriemia / sepsis, así como otras infecciones no invasivas como la neumonía y la otitis media aguda.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el neumococo es la principal causa de muerte prevenible por vacunación en niños menores de 5 años de edad en todo el mundo.

Esta enfermedad puede alojarse en el tracto respiratorio superior, causando varios tipo s de enfermedades, incluyendo la enfermedad neumocócica invasiva (ENI), en la que las bacterias ingresan en la sangre u otro sitio estéril.

La neumonía en América Latina:

28 mil niños menores de cinco años mueren anualmente por neumonía.

2 niños mueren cada hora. (OMS)

El 11 por ciento de las muertes son en niños entre 1 y 59 meses. (OMS)

Incidencia de neumonía en América Latina:

120 mil casos anuales se registran en Argentina

170 mil en Chile y 1 millón 920 mil casos en Brasil.

La neumonía en el Perú

En lo que va del año 114 niños menores de cinco años han muerto a consecuencia de la neumonía de acuerdo a los últimos informes del Ministerio de Salud (MINSA)

Las zonas donde se registraron más fallecimientos son en Loreto (16), Puno (13) y Lima (10).

Hasta el momento se han atendido más de 14 mil casos de neumonía en niños menores de cinco años.


Invitadas:
Doctora María Catalina Pirez – Pediatra infectóloga – profesora de la Clínica Pediátrica de la facultad de medicina de la Universidad de Uruguay (desde Montevideo)
Doctora Rissana bautista – Pediatra neonatóloga del Hospital Edgardo Rebagliatti


Via rpp



¿Que pasa cuando un niño que nace ciego obtiene la vista?

Cuando los niños que habían nacido ciegos pudieron ver por primera vez, no pudieron realizar la conexión entre lo que veían y lo que sentían con sus manos de inmediato, según revela un estudio reciente.
Sin embargo, adquirieron esa capacidad en unos días.

Los hallazgos sugieren que el cerebro no tiene la capacidad natural de hacer la conexión entre tipos distintos de información sensorial, pero puede aprenderla rápidamente, según comentó en un comunicado de prensa del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) Pawan Sinha, profesor del departamento de ciencias del cerebro y cognitivas del instituto.

El estudio incluyó a cinco niños indios de entre ocho y 17 años de edad que habían nacido ciegos. Cuatro tenían cataratas congénitas y uno opacidad de la córnea. Se sometieron a cirugía para corregir sus problemas oculares.

La capacidad de los pacientes de hacer la conexión entre lo que veían y lo que sentían con sus manos se evaluó en un plazo de 48 horas de la cirugía, poco después de quitarles las vendas de los ojos.

El estudio aparece en la edición en línea del 10 de abril de la revista Nature Neuroscience.

El cerebro parece aprender a realizar conexiones entre distintos tipos de información sensorial al analizar el momento en que se da cada estímulo, dijeron los investigadores. Un ejemplo sería mirar el teléfono celular mientras se escucha su timbre.

"Esencialmente, el cerebro tiene que observar una secuencia temporal y averiguar la correspondencia", explicó Sinha.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: Massachusetts Institute of Technology, news release, April 10, 2011
HealthDay

EL TAMAÑO DE LA MUÑECA DE LOS NIÑOS OBESOS PODRIA PREDECIR ENFERMEDADES CARDIACAS

Un estudio reciente halla que el tamaño de la muñeca de los niños y adolescentes que tienen sobrepeso u obesidad puede revelar que están en mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.

Investigadores italianos midieron la circunferencia de la muñeca de 477 jóvenes con sobrepeso u obesidad, con una media de edad de 10 años. También utilizaron una técnica de imagen nuclear indolora en casi 50 de los niños para medir las zonas grasas y óseas de la muñeca con mayor precisión.

Luego se realizaron pruebas de sangre para medir los niveles de insulina y la cantidad de resistencia a la insulina de los niños.

Los autores del estudio concluyeron que la circunferencia de la muñeca representaba entre el 12 y 17 por ciento del total de variación de resistencia a la insulina.

La resistencia a la insulina, una afección en la que el cuerpo tiene dificultades para utilizar la insulina a fin de descomponer el azúcar en sangre, es un factor de riesgo conocido para la enfermedad cardiovascular. Estudios recientes mostraron una relación entre los altos niveles de insulina en sangre y una mayor masa ósea.

El estudio fue publicado el 11 de abril en la revista Circulation.

"Esta es la primera evidencia de que la circunferencia de la muñeca está muy relacionada con las pruebas de resistencia a la insulina", señaló la autora principal, Dra. Raffaella Buzzetti, de la Universidad La Sapienza de Roma, en un comunicado de prensa de la revista. "La circunferencia de la muñeca es fácil de medir y si otros estudios futuros confirman nuestro trabajo, la circunferencia de la muñeca podría utilizarse algún día para predecir la resistencia a la insulina y el riesgo de enfermedad cardiovascular".

Es el tejido óseo de la muñeca y no el tejido adiposo lo que explica la resistencia a la insulina, apuntaron los investigadores.


Robert Preidt
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
Fuente Consumer

AUMENTAN LOS CASOS DE PLAGIOCEFALIA

Los casos de "cabeza plana" en bebés y niños pequeños parecen estar aumentando, según un nuevo estudio de bebés de Texas.

La incidencia de plagiocefalia, es decir el aplanamiento del cráneo ya sea en la parte frontal o posterior de la cabeza, ha aumentado desde que la Academia Estadounidense de Pediatría recomendó por primera vez en 1992 que los niños se acostaran boca arriba para reducir el riesgo de muerte súbita del lactante (SMSL), apuntaron los investigadores.

El nuevo estudio parece confirmarlo. Los investigadores revisaron los datos del Registro de Defectos de Nacimiento de Texas e identificaron los casos de plagiocefalia reportados entre 1999 y 2000. Durante este periodo, el número de casos aumentó de 3 a 28.8 por 10,000 nacimientos vivos, un aumento de más de nueve veces.

El número total de casos reportados durante el periodo de estudio fue de 6,295 y el número medio de casos aumentó en más de 21 por ciento al año. Una gran parte del incremento a nivel estatal tuvo lugar en la región de Dallas/Fort Worth, donde la prevalencia de la plagiocefalia aumentó 23.2 veces, al pasar de 2.6 a 60.5 casos por 10,000 nacimientos vivos.

El incremento en el número de casos en Texas se observó en todos los subgrupos, ya sea sobre la base de edad de la madre, la raza o etnia, nivel educativo o un factor del bebé, como el sexo o la edad gestacional.

"Una pequeña parte pudo haberse debido quizá al retraso en el cumplimiento de la recomendación de la Academia Estadounidense de Pediatría para acostar al bebé en posición supina y al ligero aumento de los nacimientos prematuros", escribió un equipo dirigido por Shane U. Sheu, del Departamento Estatal de Servicios de Salud .

Sin embargo, los expertos en pediatría se apresuraron a señalar que el hallazgo no debería disuadir en modo alguno a los padres de proteger a sus bebés del SMLS al acostarlos boca arriba.

"La recomendación de acostar a los bebés boca arriba en la primera infancia sigue en pie, pues la tragedia del síndrome de muerte súbita del lactante no se compara con el occipucio [parte posterior de la cabeza] aplanado", señaló el Dr. Peter Richel, jefe de pediatría del Hospital Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York. "Entonces, recomendamos acostar a los bebés boca arriba hasta que aprendan a voltearse por su cuenta [aproximadamente a los seis meses de edad]. También, la incidencia del SMSL es mayor en los primeros seis meses de vida, por lo que es una medida acertada".

A otro experto no le sorprendieron los hallazgos de Texas e hizo hincapié en que el aplanamiento del cráneo se corrige normalmente con facilidad.

Ahora que los bebés duermen boca arriba, no es de extrañar que un número pequeño aunque creciente presente asimetrías en la forma del cráneo", apuntó el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y del comportamiento en el Centro Médico Infantil Steven and Alexandra Cohen de New Hyde Park, NY.

"En muchos casos estas asimetrías mejorarán o desaparecerán con el tiempo tan pronto el niño empiece a pasar más tiempo sentado o de pie", agregó. "Los padres que están preocupados por la forma del cráneo de su hijo deben hablar con su pediatra, que les dará algunas sugerencias sencillas con respecto a la posición y colocación del bebé en la cuna. Incluso los niños que tienen las asimetrías más graves en el cráneo pueden ser tratados de manera eficaz a través de métodos como el 'casco moldeador'".

Según Richel, estos cascos se recomiendan por lo general para bebés con un aplanamiento "significativo" del cráneo y se usan por un promedio de cuatro meses. "Este casco vuelve a dar forma al cráneo a medida que el cerebro y el cráneo siguen desarrollándose", explicó. "Cuando se suspende el uso del casco, los bebés tienen más movilidad y pasan menos tiempo en posición supina. Esto no se hace por razones médicas sino estéticas. El uso del casco no es doloroso ni perjudicial".

El estudio aparece en línea y en la edición impresa de agosto de la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Robert Preidt
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...