CONSUMIR PESCADO EN EL EMBARAZO REDUCE EL RIESGO DE PARTOS PREMATUROS

Un nuevo estudio sugiere que las embarazadas con alto riesgo de tener un parto prematuro, pero que comen pescado varias veces por semana, reducirían esa posibilidad.

Se desconoce si es el pescado el responsable, pero los autores aseguran que el hallazgo refuerza la recomendación de que las embarazadas coman pescado dos veces por semana.

El estudio, publicado en la revista Obstetrics & Gynecology, incluyó 852 embarazadas con alto riesgo de dar a luz un bebé prematuro porque ya habían tenido un parto antes de término.

El 70 por ciento dijo que comía por lo menos media porción de pescado por semana en los primeros cuatro a cinco meses de embarazo. El 36 por ciento de ellas tuvo un parto prematuro, comparado con el 49 por ciento del grupo que comía pescado una vez por mes.

En general, las consumidoras de dos a tres porciones de pescado por semana eran un 40 por ciento menos propensas a tener un bebé prematuro que las que lo hacían menos de una vez por mes.

Pero no existen pruebas de que a mayor consumo de pescado haya menos riesgo de tener un parto prematuro, como lo confirmó el autor principal, doctor Mark A. Klebanoff, del Hospital Nacional de Niños de Columbus, en Ohio. De hecho, dijo que el beneficio no deriva del pescado.

"El pescado tiene beneficios para la salud, pero la reducción del riesgo de tener un parto prematuro no es necesariamente uno de sus efectos", indicó.

Aun así, destacó que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomiendan que las embarazadas consuman hasta dos porciones de pescado por semana.

Es porque suele considerarse una opción saludable como fuente de ácidos grasos omega 3. Pero también suele estar contaminado con rastros de mercurio, que puede dañar el sistema nervioso fetal en desarrollo.

Entonces, el consejo para las embarazadas es elegir los pescados con bajo contenido de mercurio, como el atún en lata, el salmón y los camarones, y no consumir más de un par de porciones por semana. Deben evitar pescados como tiburón, pez espada, caballa y blanquillo.

"Los resultados coinciden con las recomendaciones oficiales y del ACOG", dijo Klebanoff.

Las participantes habían formado parte de un ensayo clínico para conocer si los suplementos con omega 3 reducen el riesgo de tener un parto prematuro en mujeres de alto riesgo. Y el resultado fue que no había diferencia entre los ácidos grasos y el placebo.

Entonces, ¿por qué el pescado, pero no los suplementos, reducirían el riesgo? Una posibilidad, respondió Klebanoff, es que influirían otros nutrientes del pescado. Otra es que, en aquél ensayo, las embarazadas comenzaron a usar omega 3 demasiado tarde (entre las semanas 16 y 21 de gestación).

Lo importante, según Klebanoff, es que los resultados respaldan las guías que indican que las embarazadas consuman un par de porciones de pescado sin mercurio por semana. Se desconoce si los resultados se pueden extender a las mujeres con bajo riesgo de tener un parto prematuro.

Desde publico

SE APROBÓ PRIMERA VACUNA PARA BEBÉS CONTRA LA MENINGITIS FULMINANTE

La Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, en inglés) aprobó la primera vacuna que previene en bebés las infecciones sanguíneas por un tipo de meningococo que puede provocar amputaciones de miembros y la muerte del paciente.

En un comunicado, la FDA anuncio este viernes la aprobación del uso de Menactra para niños a partir de nueve meses, un medicamento que previene la infección masiva de la Neisseria meningitidis, el meningococo que provoca la enfermedad conocida como "meningococcemia", "púrpura fulminante" o "meningitis fulminante".

Esta enfermedad, más habitual entre la población de escasos recursos, se produce cuando la bacteria, que habita en la zona de la nariz y garganta, se extiende en el torrente sanguíneo y provoca una infección generalizada o sepsis.

En los casos más graves, los pacientes sufren gangrena en sus extremidades, que deben ser amputadas, o incluso mueren. En caso de que sean curadas, las infecciones pueden dejar profundas cicatrices.

La Neisseria meningitidis es la causa principal de meningitis que afecta a los niños más pequeños, y la FDA recuerda que incluso con el tratamiento apropiado con antibióticos, entre el 10 y el 15 por ciento de los enfermos muere.

La FDA ya autorizó en 2005 el uso de Menactra para personas entre los 11 y los 55 años, y en 2007 para los niños a partir de dos años. Menactra es fabricada por el laboratorio Sanofi Pasteur.

NACIMIENTO PREMATURO AUMENTARIA EL RIESGO DE TENER TDAH

Un estudio reciente sugiere que el riesgo de que los niños desarrollen trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) aumenta con cada semana que nacen antes del término del embarazo.

Estudios anteriores han mostrado la relación entre el nacimiento demasiado prematuro y el aumento en el riesgo de TDAH. Según los investigadores suecos, este estudio complementa los datos examinando el riesgo según la anticipación del parto.

"Nuestro estudio es el primero en informar que el riesgo de TDAH es entre 40 y 60 por ciento superior en los bebés nacidos moderadamente prematuros", señaló el Dr. Anders Hjern, investigador líder y profesor adjunto de epidemiología pediátrica del Centro de Estudios de Equidad en la Salud del Instituto Karolinska de Estocolmo.

"Incluso entre los bebés nacidos en el período prematuro, entre las semanas 37 y 38, el riesgo es 20 por ciento superior", añadió.

Esto recalca el hecho de que los nacimientos prematuros conllevan riesgos significativos y hace falta darles más atención en la atención neonoatal, así como seguimiento dentro de los sistemas de atención de la salud, aseguró Hjern.

"El hallazgo de que el parto prematuro conlleva un mayor riesgo de TDAH tiene implicaciones [especialmente] importantes para las cesáreas planificadas, que con frecuencia se realizan justamente durante estas semanas", agregó. "Para minimizar el riesgo el TDAH, estos nacimientos se deben planear lo más cerca posible de la fecha de término, es decir, en la semana cuarenta".

El informe aparece en la edición en línea del 18 de abril de Pediatrics.

Para el estudio, el equipo de Hjern recolectó información sobre cerca de 1.2 millones de niños suecos nacidos entre 1987 y 2000. Se les dio seguimiento para determinar si tomaban medicamentos para el TDAH cuando tenían entre 6 y 19 años de edad.

Los investigadores hallaron que cuanto más temprano fuera el nacimiento, mayores eran las probabilidades de que el niño desarrollara TDAH. El aumento en el riesgo iba entre 10 y 20 por ciento para los niños nacidos en las semanas 37 y 38, de 40 por ciento para los nacidos en las 33 y 34, y de 60 por ciento para los nacidos en las semanas 29 y 32 de gestación.

Los niños nacidos con demasiada anticipación, entre 23 y 28 semanas, presentaban el doble de probabilidades de desarrollar TDAH, frente a los niños nacidos a término.

Al comentar sobre el estudio, el Dr. Charles R. Bauer, profesor de pediatría de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, aseguró que "la lección que aprendemos aquí es que los bebés prematuros de las últimas semanas de embarazo están en riesgo".

Estos hallazgos "son bastante contundentes contra la cesárea electiva, que en este país se practica sin ton ni son", dijo. "Hay problemas neurológicos y de desarrollo, hay problemas cognitivos y ahora hay problemas conductuales".

Bauer cree que las mujeres no deberían hacerse la cesárea a menos que sea médicamente necesario. "Se supone que un bebé nacido a término debe nacer a término y no tenemos por qué interferir con eso a menos que sea necesario", sostuvo.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare


Via MedlinePlus

ALIMENTACION EN EL EMBARAZO ALTERARIA EL ADN DEL BEBÉ

La dieta de una madre durante el embarazo puede alterar el ADN de su hijo y aumentar el riesgo de obesidad infantil, según investigadores.

Un estudio, que se publicará en la revista especializada Diabetes, sugiere que la alimentación consistente en una gran cantidad de hidratos de carbono puede generar modificaciones en partes del ADN.

La Fundación Británica del Corazón estima que los resultados del estudio muestran la necesidad de controlar la nutrición y el estilo de vida de las embarazadas.

Se cree que durante el desarrollo fetal, el futuro bebé trata de predecir el medio ambiente en el que nacerá tomando las señales de la madre, con un consiguiente ajuste en el ADN.

Epigenética

Estudios en animales han demostrado que los cambios en la dieta pueden alterar la función de los genes, fenómeno conocido como cambio epigenético.

Este es un campo que trata de entender cómo el ambiente interactúa con los genes.

En el estudio, los investigadores tomaron muestras del cordón umbilical y buscaron los "marcadores epigenéticos".

Según los expertos, las madres con las dietas ricas en hidratos de carbono, tales como azúcares, tuvieron hijos con estos "marcadores".

Igualmente se detectó un fuerte vínculo entre los mismos marcadores y la obesidad infantil entre las edades de seis y nueve años.

Keith Godfrey, de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido, y quien dirigió la investigación, le dijo a la BBC: "Lo que es sorprendente es que el estudio explica una cuarta parte de la diferencia en la obesidad de los niños de los seis a nueve años después del nacimiento".

Según el informe, el efecto de los marcadores es "considerablemente mayor" que el de peso al nacer y no está en dependencia del peso de la madre.

A largo plazo

Los cambios se observaron en el gen RXRa receptor de la vitamina A, involucrado en la manera en que las células procesan grasas.

La nutrición de la embarazada "es clave" para reducir el riesgo de obesidad infantil, dice el estudio. En palabras de Godfrey: "Las embarazadas pueden obtener asesoramiento sobre su dieta". Sin embargo, "no siempre (este asesoramiento) figura entre las prioridades de los profesionales" de la salud.

"La investigación sugiere que las mujeres deben seguir el consejo profesional, ya que su alimentación puede influir a largo plazo sobre la salud del bebé", señaló.

Por otra parte, Mark Hanson, de la Fundación Británica del Corazón, expresó: "Este estudio proporciona evidencia convincente de que los cambios epigenéticos, al menos en parte, explican el riesgo de padecer enfermedad años más tarde".

Además, "refueza la idea de que las mujeres en edad reproductiva deben tener mayor acceso a la educación nutricional y más apoyo en el mantenimiento de un estilo de vida adecuado para mejorar la salud de la próxima generación".

Hanson remarcó que esa educación nutricional puede ser clave "para reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes y enfermedades del corazón que a menudo son consecuencia de la obesidad".

Via BBC MUNDO

¿Que pasa cuando un niño que nace ciego obtiene la vista?

Cuando los niños que habían nacido ciegos pudieron ver por primera vez, no pudieron realizar la conexión entre lo que veían y lo que sentían con sus manos de inmediato, según revela un estudio reciente.
Sin embargo, adquirieron esa capacidad en unos días.

Los hallazgos sugieren que el cerebro no tiene la capacidad natural de hacer la conexión entre tipos distintos de información sensorial, pero puede aprenderla rápidamente, según comentó en un comunicado de prensa del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) Pawan Sinha, profesor del departamento de ciencias del cerebro y cognitivas del instituto.

El estudio incluyó a cinco niños indios de entre ocho y 17 años de edad que habían nacido ciegos. Cuatro tenían cataratas congénitas y uno opacidad de la córnea. Se sometieron a cirugía para corregir sus problemas oculares.

La capacidad de los pacientes de hacer la conexión entre lo que veían y lo que sentían con sus manos se evaluó en un plazo de 48 horas de la cirugía, poco después de quitarles las vendas de los ojos.

El estudio aparece en la edición en línea del 10 de abril de la revista Nature Neuroscience.

El cerebro parece aprender a realizar conexiones entre distintos tipos de información sensorial al analizar el momento en que se da cada estímulo, dijeron los investigadores. Un ejemplo sería mirar el teléfono celular mientras se escucha su timbre.

"Esencialmente, el cerebro tiene que observar una secuencia temporal y averiguar la correspondencia", explicó Sinha.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: Massachusetts Institute of Technology, news release, April 10, 2011
HealthDay

EL TAMAÑO DE LA MUÑECA DE LOS NIÑOS OBESOS PODRIA PREDECIR ENFERMEDADES CARDIACAS

Un estudio reciente halla que el tamaño de la muñeca de los niños y adolescentes que tienen sobrepeso u obesidad puede revelar que están en mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.

Investigadores italianos midieron la circunferencia de la muñeca de 477 jóvenes con sobrepeso u obesidad, con una media de edad de 10 años. También utilizaron una técnica de imagen nuclear indolora en casi 50 de los niños para medir las zonas grasas y óseas de la muñeca con mayor precisión.

Luego se realizaron pruebas de sangre para medir los niveles de insulina y la cantidad de resistencia a la insulina de los niños.

Los autores del estudio concluyeron que la circunferencia de la muñeca representaba entre el 12 y 17 por ciento del total de variación de resistencia a la insulina.

La resistencia a la insulina, una afección en la que el cuerpo tiene dificultades para utilizar la insulina a fin de descomponer el azúcar en sangre, es un factor de riesgo conocido para la enfermedad cardiovascular. Estudios recientes mostraron una relación entre los altos niveles de insulina en sangre y una mayor masa ósea.

El estudio fue publicado el 11 de abril en la revista Circulation.

"Esta es la primera evidencia de que la circunferencia de la muñeca está muy relacionada con las pruebas de resistencia a la insulina", señaló la autora principal, Dra. Raffaella Buzzetti, de la Universidad La Sapienza de Roma, en un comunicado de prensa de la revista. "La circunferencia de la muñeca es fácil de medir y si otros estudios futuros confirman nuestro trabajo, la circunferencia de la muñeca podría utilizarse algún día para predecir la resistencia a la insulina y el riesgo de enfermedad cardiovascular".

Es el tejido óseo de la muñeca y no el tejido adiposo lo que explica la resistencia a la insulina, apuntaron los investigadores.


Robert Preidt
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
Fuente Consumer

CIGARRILLOS COSTOSOS, MENOS ADOLESCENTES QUE FUMAN

Australia parece haber hallado cómo reducir el tabaquismo adolescente: impuestos más altos al cigarrillo, leyes que prohíban fumar y programas con buen financiamiento que invitan a dejar el hábito.

Investigaciones australianos determinaron en un estudio que esos elementos ayudaron a frenar el consumo de cigarrillos en jóvenes.

"Lo que demuestra esto realmente es que sabemos cómo reducir el consumo de tabaco entre los jóvenes", dijo el doctor Michael Siegel, de la Escuela de Salud Pública de Boston University.

"Contamos con las herramientas; es sólo una cuestión de tener la voluntad política necesaria para implementar estas políticas", dijo Siegel, quien investiga el control del tabaquismo pero no participó en el estudio australiano.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés), fuma 1 de cada 6 estudiantes del nivel secundario en Estados Unidos.

Dado que la mayoría de los adultos fumadores empiezan a fumar antes de los 18 años, evitar que eso suceda en la adolescencia es clave para prevenir la mortalidad que causa el tabaquismo.

En el nuevo estudio, publicado en Addiction, el equipo de la doctora Melanie Wakefield, de The Cancer Council en Victoria, determinó el efecto de las políticas antitabáquicas y del aumento de los impuestos al cigarrillo en el consumo adolescente.

Cada 3 años, entre 1990 y el 2005, el equipo entrevistó a más de 20.000 estudiantes de educación secundaria de Australia para conocer si habían fumado un cigarrillo en el último mes.

Luego, el equipo comparó las tasas de tabaquismo adolescente con los cambios del precio de los cigarrillos en esos 15 años, ajustados por la inflación, y con el estado de las políticas antitabáquicas, como la prohibición de fumar en lugares cerrados.

El consumo adolescente descendió del 23 por ciento en 1990 al 13 por ciento en el 2005. En ese período, se duplicó el costo de los cigarrillos (de 20 a 40 centavos cada uno) por el aumento de los impuestos al tabaco.

Los autores observaron también que a medida que aumentaba el gasto del Gobierno en campañas antitabáquicas, disminuía el tabaquismo adolescente. Lo mismo ocurrió con la prohibición de fumar en lugares cerrados.

Otros programas, como los intentos para reducir la posibilidad de que los adolescentes pudieran comprar cigarrillos, no ayudaron a reducir el consumo de tabaco y los autores indicaron que es difícil conocer su fuerza de aplicación.

De hecho, los métodos que funcionaron estaban orientados a los adultos, dijeron los investigaciones en el reporte.

El estudio no prueba que todas las medidas adoptadas en Australia hayan hecho que se fumara menos.

Según Siegel, en Estados Unidos, las políticas como la prohibición de fumar en restaurantes también influyeron en la reducción del tabaquismo adolescente.

"Estas medidas funcionan no porque impacten directamente en los jóvenes, sino porque cambian el entorno social" del tabaquismo, explicó. "Hacen que pierda su atractivo", enfatizó.

Pero Siegel está preocupado de que esas políticas antitabáquicas dejen de ser una prioridad para las autoridades de Estados Unidos.

Existe "la percepción de que es un problema controlado, pero no es así. Necesitamos invertir más dinero en este tipo de programas que, sabemos, son efectivos", agregó.

FUENTE: Addiction, online 14 de marzo del 2011.


AUMENTAN LOS CASOS DE PLAGIOCEFALIA

Los casos de "cabeza plana" en bebés y niños pequeños parecen estar aumentando, según un nuevo estudio de bebés de Texas.

La incidencia de plagiocefalia, es decir el aplanamiento del cráneo ya sea en la parte frontal o posterior de la cabeza, ha aumentado desde que la Academia Estadounidense de Pediatría recomendó por primera vez en 1992 que los niños se acostaran boca arriba para reducir el riesgo de muerte súbita del lactante (SMSL), apuntaron los investigadores.

El nuevo estudio parece confirmarlo. Los investigadores revisaron los datos del Registro de Defectos de Nacimiento de Texas e identificaron los casos de plagiocefalia reportados entre 1999 y 2000. Durante este periodo, el número de casos aumentó de 3 a 28.8 por 10,000 nacimientos vivos, un aumento de más de nueve veces.

El número total de casos reportados durante el periodo de estudio fue de 6,295 y el número medio de casos aumentó en más de 21 por ciento al año. Una gran parte del incremento a nivel estatal tuvo lugar en la región de Dallas/Fort Worth, donde la prevalencia de la plagiocefalia aumentó 23.2 veces, al pasar de 2.6 a 60.5 casos por 10,000 nacimientos vivos.

El incremento en el número de casos en Texas se observó en todos los subgrupos, ya sea sobre la base de edad de la madre, la raza o etnia, nivel educativo o un factor del bebé, como el sexo o la edad gestacional.

"Una pequeña parte pudo haberse debido quizá al retraso en el cumplimiento de la recomendación de la Academia Estadounidense de Pediatría para acostar al bebé en posición supina y al ligero aumento de los nacimientos prematuros", escribió un equipo dirigido por Shane U. Sheu, del Departamento Estatal de Servicios de Salud .

Sin embargo, los expertos en pediatría se apresuraron a señalar que el hallazgo no debería disuadir en modo alguno a los padres de proteger a sus bebés del SMLS al acostarlos boca arriba.

"La recomendación de acostar a los bebés boca arriba en la primera infancia sigue en pie, pues la tragedia del síndrome de muerte súbita del lactante no se compara con el occipucio [parte posterior de la cabeza] aplanado", señaló el Dr. Peter Richel, jefe de pediatría del Hospital Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York. "Entonces, recomendamos acostar a los bebés boca arriba hasta que aprendan a voltearse por su cuenta [aproximadamente a los seis meses de edad]. También, la incidencia del SMSL es mayor en los primeros seis meses de vida, por lo que es una medida acertada".

A otro experto no le sorprendieron los hallazgos de Texas e hizo hincapié en que el aplanamiento del cráneo se corrige normalmente con facilidad.

Ahora que los bebés duermen boca arriba, no es de extrañar que un número pequeño aunque creciente presente asimetrías en la forma del cráneo", apuntó el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y del comportamiento en el Centro Médico Infantil Steven and Alexandra Cohen de New Hyde Park, NY.

"En muchos casos estas asimetrías mejorarán o desaparecerán con el tiempo tan pronto el niño empiece a pasar más tiempo sentado o de pie", agregó. "Los padres que están preocupados por la forma del cráneo de su hijo deben hablar con su pediatra, que les dará algunas sugerencias sencillas con respecto a la posición y colocación del bebé en la cuna. Incluso los niños que tienen las asimetrías más graves en el cráneo pueden ser tratados de manera eficaz a través de métodos como el 'casco moldeador'".

Según Richel, estos cascos se recomiendan por lo general para bebés con un aplanamiento "significativo" del cráneo y se usan por un promedio de cuatro meses. "Este casco vuelve a dar forma al cráneo a medida que el cerebro y el cráneo siguen desarrollándose", explicó. "Cuando se suspende el uso del casco, los bebés tienen más movilidad y pasan menos tiempo en posición supina. Esto no se hace por razones médicas sino estéticas. El uso del casco no es doloroso ni perjudicial".

El estudio aparece en línea y en la edición impresa de agosto de la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Robert Preidt
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FÓRMULAS INFANTILES CON TOXINAS ALTERARIAN LAS HORMONAS

Las fórmulas y los alimentos sólidos para los bebés suelen contener hormonas derivadas de los hongos que causan infertilidad en los mamíferos.

Un equipo de la Universidad de Pisa informó que el 28 por ciento de las muestras de fórmulas analizadas estaba contaminado con los llamados micoestrógenos.

Los autores probaron 185 muestras de fórmula y 44 muestras de alimentos derivados de la carne de 21 marcas comerciales de Italia. Las sustancias detectadas fueron zearalenona y sus derivados, que provienen del Fusarium, una familia de hongos comunes en las granjas.

Aunque esas sustancias químicas, similares al estrógeno humano, están asociadas con la infertilidad en mamíferos, se desconoce si los bebés expuestos a esos compuestos a través de la comida o la fórmula podrían desarrollar trastornos reproductivos en el futuro.

El equipo aclara que sus resultados deben confirmarse con más estudios, pero que deberían instar a mejorar el control de las fórmulas y los alimentos para bebés. "Nuestro estudio prueba que los alimentos infantiles contienen micoestrógenos", dijo el autor principal, Francesco Massart.

Los micoestrógenos son algo natural en la agricultura comercial. Se encuentran en cultivos como el maíz, el trigo y la soja para consumo humano y animal.

En los campos con ganado de Estados Unidos se usa una de esas sustancias, el alfa zeralanol, para estimular el crecimiento de los animales, aunque la Unión Europea lo prohibió a mediados de la década de 1980.

El equipo italiano analizó 185 muestras de 14 marcas de fórmula infantil con leche de vaca y 44 muestras de alimentos para bebés de siete marcas, que incluían carne vacuna, pollo, pavo, ternero, caballo, conejo, jamón y cordero.

El 9 por ciento (17) de las muestras de fórmula contenía zearalenona y un cuarto de las muestras se encontraron dos derivados de la molécula, alfa y beta zearalenol. En menos del 25 por ciento de las muestras de alimentos con carne se detectaron sólo los derivados alfa y beta zearalenol.

Las concentraciones de micoestrógenos variaron ampliamente, pero, en general, estuvieron por debajo del nivel máximo de consumo diario que recomienda la Organización Mundial de la Salud: 0,5 microgramos/kg. Las concentraciones promedio de beta zeralenol en las fórmulas fueron cuatro veces superiores al nivel máximo recomendado.

Aun así, Massart aclaró: "Los niños, en especial los prematuros, están potencialmente expuestos a dosis más altas de micotoxinas durante los primeros tiempos, pero nadie sabe cuáles son los efectos en el largo plazo".

Ensayos con animales y los pocos estudios sobre seres humanos que existen sugieren que la exposición temprana a las micotoxinas afectaría la salud.

"Deberían hacerse estudios para determinar los niveles seguros de metabolitos de la zearalenona en las materias primas y los compuestos utilizados para la producción de alimentos, en especial para los bebés y los niños, los más sensibles a las sustancias químicas ambientales", sostuvo Massart.

Gilbert Ross, director médico de American Council on Science and Health, una ONG de Nueva York, no estuvo de acuerdo. "Detectar algo en los alimentos no significa que sea dañino", señaló.

"Los métodos de detección identificaron niveles (de contaminantes) muy bajos como para lesionar la salud humana, incluida la de los bebés. Como destacan los autores, las concentraciones de esas sustancias en los productos 'son poco relevantes' porque el organismo las destruye y las elimina rápidamente", agregó.

Por Adam Marcus
FUENTE: The Journal of Pediatrics, online 11 de marzo del 2011.

BEBES NO DEBERIAN USAR REPELENTES

Los niños menores de seis meses no deben usar repelentes. Los que están en edad escolar lo deben usar preferentemente a la mañana y tardecita. La embarazadas deben utilizar estos productos todo el tiempo.

Los repelentes más recomendados para el uso en la prevención de la picadura del Aedes aegypti, transmisor del dengue son los que contienen permetrina o el dietil trinisol tolueno, más conocido por las siglas DEET, indica la doctora Patricia Luraschi, pediatra.

Los repelentes son productos muy demandados ante la contingencia que presenta la epidemia del dengue, porque los padres buscan formas efectivas de proteger la salud de la familia y en especial de los niños.

Por esta razón, la doctora Luraschi aclara que los repelentes a ser utilizados tienen que tener entre unos 30 y 35% de concentración de permetrina o DEET, ya que una concentración más baja podría ser ineficiente en el efecto de repeler a los mosquitos. Dijo que en caso de concentraciones mayores, el producto puede resultar tóxico.

"Lo que está recomendado es el DEET, del 30 al 35%, indicación que debe estar en el prospecto", recalca la pediatra.

Agrega que "hay algunas fábricas de productos para bebés que tienen un repelente con una concentración más baja, pero puede no cumplir con la misión de repeler", alerta.

USO EN NIÑOS.

La especialista en niños informa que no existen estudios sobre utilización de repelentes en bebés menores de un año.
Agrega que por esta razón en los niños de hasta seis meses no se recomienda usar el producto.
"En menores de seis meses no está recomendado el uso del repelente ni siquiera en la ropa, por el riesgo de que puedan inhalar y producir problemas de tipo respiratorio", afirma.

Agrega que la mejor prevención para este grupo etario es que permanezcan bajo mosquitero, de ser posible, todo el día. Y en todo caso colocar un poco de repelente en los extremos del mosquitero.
A partir de los 6 meses se puede aplicar en la ropa del niño y en la piel, luego de los 1 año, añade.

EMBARAZADAS.

En el caso de las mujeres embarazadas, la recomendación del uso de repelente es prácticamente una exigencia de prevención.

La doctora Luraschi explica que la embarazada es una persona con morbilidad de base altamente compleja, por lo que el embarazo es un factor de riesgo.

Añade que los alérgicos también deben usar repelentes a menos de que se generen reacciones adversas.

CONSEJOS ÚTILES

Los niños en edad escolar deben usar repelentes con mayor preferencia en las primeras horas de la mañana y al caer la tarde.

Se recomienda que las maestras tengan repelentes en el aula para aplicar a los alumnos a la hora de la entrada, en el turno mañana y a la salida en el turno tarde.

La aplicación de repelentes puede renovarse cada 3 o 4 horas, especialmente en días de calor.

Se sugiere la colocación en todo el cuerpo para ampliar la acción preventiva, especialmente en los niños, y evitar su aplicación en la cara.

El uso de repelentes que se vaporizan en los enchufes se recomienda en las piezas, y el espiral en otras dependencias de la casa.

En el interior se quema la bosta de vaca como una forma de ahuyentar los insectos.

No se recomiendan ciertos productos naturales, como del cedrón, porque no existen estudios sobre su efectividad.  Se pueden usar productos de limpieza que contengan citronella.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...