El beneficio de comer frutos secos en el embarazo

Las mujeres que comen frutos secos durante el embarazo, y que no son alérgicas a ellos, son menos propensas a tener hijos con alergias a los frutos secos, sugiere un estudio reciente.
El Dr. Michael Young, profesor clínico asociado de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, y sus colaboradores, recolectaron datos sobre más de 8,200 hijos de madres que participaron en el Estudio de salud de las enfermeras II. Las mujeres habían reportado que comían antes, durante y después del embarazo.
Alrededor de 300 de los niños tenían alergias a los alimentos. De ellos, 140 eran alérgicos a los cacahuates y a las nueces de árbol.
Los investigadores hallaron que las madres que comían la mayor cantidad de cacahuates o nueces de árbol (cinco veces o más por semana) tenían el riesgo más bajo de que sus hijos contrajeran una alergia a esos frutos secos.
Pero los hijos de madres que eran alérgicas a los cacahuates o a las nueces del árbol no tuvieron un riesgo significativamente más bajo, halló el estudio.
El estudio aparece en la edición en línea del 23 de diciembre de la revista JAMA Pediatrics.
La tasa de niños estadounidenses alérgicos al cacahuate se triplicó y más, pasando del 0.4 por ciento en 1997 al 1.4 por ciento en 2010, según la información de respaldo incluida en el estudio. Muchos de los alérgicos al cacahuate también son alérgicos a las nueces de árbol, como los anacardos, las almendras y las nueces, apuntaron los investigadores.
"Las alergias a los alimentos se han hecho epidémicas", lamentó la Dra. Ruchi Gupta, profesora asociada de pediatría de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern.
"Nuestros propios estudios muestran que el 8 por ciento de los niños de EE. UU. tienen una alergia a un alimento. Esto equivale a uno de cada 13, unos dos por cada aula", señaló Gupta, autora de un editorial acompañante en la revista.
Pero el motivo de esta epidemia sigue siendo un misterio, dijo Gupta. "No tenemos evidencia sobre qué está provocando este aumento en las alergias a los alimentos", lamentó. "Se trata de algún tipo de vínculo genético y ambiental".
Los nuevos hallazgos no demuestran una relación causal entre el hecho de que las mujeres coman frutos secos durante el embarazo y un menor riesgo de alergia en sus hijos, señaló Young.
"Los resultados de nuestro estudio no son suficientemente potentes como para hacer recomendaciones a las mujeres embarazadas sobre la dieta", comentó.
Sin embargo, Young dijo que los hallazgos amplían la creciente evidencia de que la introducción temprana a los alimentos aumenta el desarrollo de la tolerancia y reduce el riesgo de alergias.
"Nuestros datos deben asegurar a las mujeres embarazadas que pueden comer frutos secos sin hacer que sus hijos sean alérgicos a ellos", enfatizó.
Gupta se mostró de acuerdo. "Con el aumento reciente de las alergias a los alimentos, creo que las madres temen que comer ciertos alimentos podría hacer que sus hijos contraigan una alergia a un alimento", planteó. Pero los datos no respaldan esa idea, anotó.
"Las madres no deben temer comer ciertos alimentos, y deben satisfacer sus antojos y dietas regulares, y no evitar las cosas para intentar proteger a sus hijos de la alergias", comentó.
Este estudio sugiere que la exposición a los frutos secos muy temprano en la vida podría proteger a los niños de contraer alergias a ellos, una teoría que también se ha vinculado a otros alimentos a los que los niños son comúnmente alérgicos, dijo Gupta. "El problema es que no contamos con suficiente datos firmes para recomendarlo", dijo.
Los ocho alimentos a los que los niños son alérgicos más comúnmente son los cacahuates, la leche, los huevos, las nueces de árbol, los mariscos, el pescado, el trigo y la soya, enumeró Gupta. Con frecuencia, los niños superan esas alergias al crecer, comentó.
"Las que se superan más comúnmente al crecer son las alergias a los huevos y a la leche", señaló. "En cuanto a cosas como los frutos secos y el marisco, apenas entre el 10 y el 20 por ciento [de las personas] superan esas alergias".
El dramático aumento en las alergias a los alimentos no es un fenómeno exclusivamente estadounidense, sino que se observa en todo el mundo, comentó Gupta. "Definitivamente vemos unas tasas más altas en Canadá, Europa, Japón, China, India, en todo el mundo", aseguró.
Gupta dijo que espera que durante la próxima década se descubra el motivo de este aumento en las alergias a los alimentos, y qué se puede hacer al respecto.


HealthDay
Via
MedlinePlus

Beneficios del contacto piel a piel entre madre y bebé

El contacto precoz piel a piel de las madres con sus bebés es beneficioso para el desarrollo de los niños en cuestiones afectivas a corto y a mediano plazo, así como para favorecer una buena lactancia.
“Son hechos que tienen sólida comprobación científica”, aseguró el médico José Belizán, obstetra del Departamento de Investigación en Salud de la Madre y el Niño del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), con sede en Buenos Aires.
Un informe realizado por Belizán y otros colegas, que revisó la evidencia científica y analizó la evolución de más de 2500 bebés, muestra que el método Madre Canguro –que consiste en que los bebés estén alzados con una bolsa de tela gracias a la cual tienen un contacto piel a piel precoz con la madre– mantiene la temperatura del bebé en niveles apropiados y mejora la lactancia y la relación madre-niño. El trabajo fue publicado en “Cochrane Database Systematic Reviews”,
El método Madre Canguro fue ideado en 1978 por un pediatra colombiano, el doctor Edgar Rey, que para afrontar a la escasez de incubadoras en su hospital consideró que la madre podría suplantar lo que aportan estos equipos. Consiste en que las madres son utilizadas como incubadoras para mantener la temperatura corporal de los niños y ser la principal fuente de alimentación y estimulación hasta que los neonatos alcanzan suficiente madurez como para afrontar la vida extrauterina.

“Si bien no se sabe el mecanismo por el cual se produce, hay evidencia científica que da cuenta de que el contacto piel a piel está asociado con impactos positivos en la salud del bebé y en la relación con su madre”, subrayó el médico obstetra.
Sin embargo, que los recién nacidos sean separados de sus madres al nacer y llevados aparte para ser atendidos es un escenario que sigue siendo habitual. “Actualmente (al menos en algunas instituciones) se está tratando de poner a los niños desnudos sobre la piel descubierta de sus madres. Eso es lo correcto y lo que deberían pregonar todas las instituciones de salud”, subrayó Belizán.
En ese sentido, el especialista afirmó que “el contacto precoz de la madre y el bebé es recomendable inmediatamente después del parto, incluso antes de vestir al niño. Es importante que tengan su contacto piel a piel y que ese contacto continúe.”

Via

Padrastros: Cómo llevarse mejor con los hijastros

Aunque con frecuencia el rol del papá está claro, los padrastros tienen que equilibrarse en la delgada línea entre ser padre y ser amigo de los hijos de su esposa.

Ahora, una nueva investigación, que llegó justo a tiempo para el Día del Padre este domingo, sugiere que la comunicación abierta es la brújula que la familia necesita para sobrevivir al viaje.

"Hay mucha evidencia de que las mamás esperan que los papás asuman el rol de padre, pero los papás creen que su rol es ser un amigo de los hijastros", señaló el autor del estudio, Kevin Shafer, profesor asistente de trabajo social de la Universidad de Brigham Young en Provo, Utah.

Una vez se ha formado una familia reconstituida, hay que renegociar el rol de cada miembro, señalaron los investigadores, y las mamás pueden desempeñar un papel clave al ayudar a los hijos a ajustarse a la nueva dinámica familiar.

Una experta dijo que simplemente conlleva tiempo y hablar mucho.

"No se convertirán en 'La tribu de los Brady' de inmediato. Crear una familia reconstituida es una transición importante", aseguró Markie Blumer, profesora asistente de la Universidad de Nevada, en Las Vegas. "Es importante sentarse y decir que todos tendrán que ajustarse, y que para que la cosa funcione tienen que trabajar todos, no solo el padrastro o madrastra".

Blumer también recomienda que los padres sean lo más flexibles posible y que intenten ver las cosas desde el punto de vista de los hijos. "Pregúntele a los niños si desean que le acompañe al partido de béisbol, y dígales que no pasa nada si cambian de opinión", planteó. "Dejar la puerta abierta es realmente importante [dado que con el tiempo las cosas cambiarán]".

Shafer dijo que las parejas deben conversar de antemano sobre cómo criarán a los hijos juntos, y los niños también deben participar en la conversación sobre la forma de funcionar de la familia.

Aunque quizás estos hallazgos parezcan ser sentido común, apuntó Shafer, muchos adultos no hablan sobre sus expectativas con antelación.

Las parejas tienden a evitar no solo los temas de la crianza, dijo. El 60 por ciento de los hombres que no han pagado la manutención de los hijos y la pensión a sus ex cónyuges nunca se lo dicen a sus nuevas parejas. "Si no hablan sobre sus obligaciones financieras, ¿sobre qué más tampoco hablan?", planteó.

Blumer añadió que aunque hay mucha investigación sobre los efectos del divorcio en los niños, no hay muchos estudios que observen a los problemas asociados con un segundo matrimonio. Pero el impacto para los niños puede resultar significativo.

Todd Jensen era un adolescente cuando su padre se casó de nuevo, y recuerda que ajustarse resultó difícil. "Sentía que mis opiniones no se tomaban en cuenta, y mis padres estaban tan concentrados en su nuevo matrimonio que los niños resultábamos secundarios", comentó.

A partir de esa experiencia, Jensen, quien es ahora asociado de investigación de la Universidad de Brigham Young, se interesó en estudiar la forma en que los niños perciben las relaciones en las familias reconstituidas. Fue coautor de la nueva investigación, que aparece en una edición reciente de la revista Social Work.

Casi el 10 por ciento de los niños de EE. UU. viven con un padrastro o madrastra en un momento dado, y un tercio de ellos vivirá en una familia reconstituida antes de los 18 años de edad, apuntaron los investigadores.

El estudio utilizó datos de la Encuesta nacional longitudinal de los jóvenes, una encuesta de personas de 14 a 22 años de edad en 1979, y de sus hijos, que tenían entre 10 y 16 años de edad cuando fueron encuestados. A los participantes se les ha hecho un seguimiento anual, y se les planteó preguntas sobre el matrimonio, los hijos y las situaciones familiares con el tiempo.

El estudio incluyó a unos mil participantes: niños cuyas madres se habían divorciado y se habían vuelto a casar o vivían con otra persona que no era el padre biológico del niño. Entre los encuestados, la madre había estado casada de nuevo o había vivido con el padrastro durante un promedio de cinco años.

Blumer no está seguro de si los datos siguen siendo relevantes, al anotar que los encuestados eran sobre todo protestantes blancos, con padres que habían nacido a finales de los años 50. "Los resultados no se pueden generalizar respecto a los años recientes", comentó.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

Desde:
imagen:
bebes.net

¿Cuál es el mejor día para quedar embarazada?

Es el primer paso en las parejas que buscan un embarazo. De repente, las cenas sorpresa no lo son tanto, ni los viajes sin pareja se pueden improvisar como antes. Sigue habiendo romanticismo, sí, pero el coito se practica en unos días determinados, sobre todo si el reloj biológico empieza a apremiar. Es lo que se llama ventana de fertilidad, aquellos días más próximos a la ovulación en los que la posibilidades de concepción se multiplican.

Un estudio, publicado en la última edición de 'Human Reproduction', deja aún menos margen a la espontaneidad, estableciendo cuál de esas jornadas es la más idónea para concebir.

Según la investigación, liderada por Julien Stirnemann, obstetra del Hôpital Necker – Enfants Malades (París, Francia), ese día es (redoble de tambores) el número 12 tras la última regla. Este es el resultado medio, ya que las mujeres mayores de 35 años tienden a concebir algo antes y las menores de 25, algo después.

Según cuentan los autores, que han analizado de forma retrospectiva a más de 6.000 mujeres que asistían a una ecografía rutinaria durante su primer trimestre de embarazo, hasta ahora no se había estimado ese día en mujeres que ya habían logrado el embarazo.

La excepción: las féminas que se han sometido a tratamientos de reproducción asistida, como la fecundación in vitro (FIV) o la inseminación artificial, en la que sí se puede establecer la fecha exacta de la concepción.

Hasta ahora, los estudios para establecer ese "mejor día" para concebir eran trabajos prospectivos que analizaban la temperatura basal o los cambios hormonales pero, según los autores, ninguno ha podido fijarlo de manera "oficial". Además, los estudios establecían las posibilidades de ovulación más que las de concepción propiamente dicha.

Actualmente, la herramienta que se utiliza para determinar cuándo una mujer se ha quedado embarazada (y, por lo tanto, la fecha estimada de parto) es la biometría fetal básica pero, según los autores, "este método continúa siendo una observación indirecta de la concepción y, por lo tanto, puede dar error por variables biológicas en la dinámica del crecimiento fetal".

Así, los autores consideraron que hacía falta un estudio que proveyera de valores de referencia a las mujeres que intentarán ser madres, la "implicación clínica" más importante de su trabajo, según subrayan.

Pese a todo, los propios investigadores son conscientes de que este estudio no es auto–aplicable, aunque sí será útil para el ginecólogo que trabaje en planificación familiar. Solo él, utilizando la información complementaria del estudio, podrá definir el día idóneo teniendo en cuenta edad, raza y otras variables. "En lo que a planificación se refiere, considerar las probabilidades de concepción específicas de cada día puede ser más útil que calcular las probabilidades de ovulación", concluyen los autores.

Via elmundo.es

Cómo bajar los kilos de más que te deja el embarazo

Después del embarazo para algunas mujeres resulta difícil bajar esos kilos de más que quedaron tras el parto. SITIO ANDINO dialogó con la licenciada en Nutrición, Zoé Rosales, quien brindó algunos consejos para adelgazar luego de haber tenido un bebé.

Es importante para las mamás consumir algunos alimentos durante los primeros seis meses después del embarazo, especialmente si están dando de mamar. Para poder adelgazar es importante realizar una dieta balanceada sin descuidar los nutrientes claves para mantener las funciones vitales.

“La lactancia es un buen aliado en la hora de bajar de peso ya que permite movilizar reservas de grasa que sirven para sintetizar la leche. Un consejo muy importante es continuar con la lactancia materna al menos durante seis meses”, destacó la nutricionista.

Por otra parte es fundamental cuidar la cantidad de hidratos de carbono que se consumen diariamente. “Las harinas, cereales y sus derivados, sobre todo los productos de panadería son ricos en grasas, por lo que debe controlar su consumo ya que estos son los que mayor cantidad de carbohidratos y calorías aportan en nuestra dieta”, añadió la especialista.

Para suprimir los hidratos de carbono, especialmente en el almuerzo y la cena, se pueden comer verduras de hojas verdes o preparaciones que incluyan verduras en forma cruda o cocida. No hay que dejar de lado las proteínas y es necesario consumir al menos una porción de carne por día como también clara de huevo o queso.

“Para tener una adecuada producción de leche es importante tomar abundante cantidad de líquidos diariamente. Se puede elegir agua, jugos, preferiblemente dietéticos, infusiones claras, caldos de frutas o licuados. Evitar bebidas estimulantes como café o mate, porque además estas son diuréticas y estimulan la eliminación de líquido”, aconsejó Rosales.

Por último es recomendable realizar actividad física ya que ayuda a movilizar las reservas y permite el desarrollo muscular. En aquellas mujeres que nunca han realizado ejercicio se aconseja comenzar de forma paulatina para no producir lesiones.

Nutrientes claves a tener en cuenta:

PROTEINAS- HIERRRO: 1 porción diaria de carne (tamaño mano) puedes elegir carne magra/ pollo o pescado. Como sustituto también puedes elegir clara de huevo o queso.

CALCIO: 2 a 3 porciones de lácteos descremados. Leche /queso untable o tipo cuartirolo o yogurt. Puedes utilizarlo en preparaciones o consumirlo como colación.

AGUA: 2 a 3 litros diarios. En los días de calor o de ejercicio aumentar el consumo.

MODELO DE MENU

Desayuno y media tarde

1 porción de Lácteos+ infusión (1 taza=200cc)

1 porción de cereales (1 bollito de pan/ 6 galletas de agua/ 2tostadas/ ¼ de taza de cereal. En este momento puedes incluir la tortita o la factura (solo 1 por día!!)

2 cucharadas de Queso magro y/o dulce dietético


Colaciones (opciones)

Yogurt descremado con cereales o frutas

Un café cortado con leche (infusión + leche) + 4 galletas de agua o 2 tostadas

Carne de vaca, pollo o cerdo

Zanahoria, zapallo

Masa de empanada o tarta, arroz, cereales, fideos, pastas simples, pastas, pan rellenas.

Porotos, lentejas, soja.

Una barrita de cereales diet

1 a 2 frutas medianas

1 sándwich de paleta y queso magro


Almuerzo

1 porción de carne (150gr = tamaño mano)

1 plato grande de Verduras crudas (lechuga/ zanahoria/ remolacha/ tomate/berro/ pimiento/ rucula)

½ plato de verduras cocidas (zapallitos/ berenjenas/ zapallos)


Cena

½ plato de vegetales cocidos(papa/batata/choclo) o de cereales ( fideos/ arroz/ pastas rellenas/ ¼ de tarta)

1 plato de vegetales crudos

1 a 2 claras de huevo


Fuente:

Peligros de la preeclampsia en el embarazo

La ginecóloga del Hospital General de Zona 32, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) indicó que es importante tomar en cuenta factores de riesgo como embarazos en mayores de 40 años, primerizas, adolescentes y quienes tuvieron preeclampsia en un embarazo previo, para evitar complicaciones e incluso la muerte.

La preeclampsia, también llamada toxemia, es un problema que puede afectar a las mujeres durante el embarazo. Es el aumento de la presión y se presenta por lo general durante el segundo tercio del embarazo. Es más común en el primer embarazo de una mujer y en las mujeres con hermanas o madres que han tenido preeclampsia.

La doctora Rodríguez Román refirió que son factores de riesgo para la preeclampsia enfermedades agregadas de la madre como hipertensión crónica, obesidad, trombofilias así como embarazos gemelares y loa edad de las madres.

Destacó que en tales casos se debe informar a las pacientes la importancia de un control prenatal regular, para que ante la aparición de algún indicio de la enfermedad, se dé tratamiento oportuno y evitar complicaciones o inclusive la muerte materno fetal.

Por ello, insistió que las embarazadas deben estar alertas ante cualquier dato de alarma, sobre todo en su presión arterial que puede sufrir altas a pesar de estar controladas con algún medicamento anti hipertensivo, así como atender a los movimientos fetales.

La especialista subrayó que esta enfermedad se manifiesta con la presión elevada después de la semana 20 de gestación y en el puerperio (periodo que sigue al parto).

Refirió que el incremento de la presión arterial provoca que las pacientes tengan dolor de cabeza, zumbido de oídos, vean lucecitas y malestar en la boca del estómago, síntomas que deben alertar a la mujer sobre un cuadro de esta enfermedad.

Las complicaciones graves de la misma, añadió, pueden ser insuficiencia renal, síndrome de HELLP (trastorno obstétrico severo), desprendimiento de placenta e incluso la muerte materna y fetal.

Desde
La cronica de hoy

descubren más bacterias en la leche materna que beneficiaría al bebé

La leche materna contiene más de 700 especies de bacterias, más de lo que se creía antes, según un estudio reciente.

Sin embargo, la leche materna de las madres con sobrepeso o de las que aumentan más del peso recomendado durante el embarazo contenía menos especies de bacterias, según investigadores españoles.

También hallaron que las madres que se sometieron a una cesárea planificada tenían menos especies de bacterias en la leche que las que tuvieron un parto vaginal, mientras que las madres que se sometieron a una cesárea sin planificar tenían más o menos el mismo número de especies que las que tuvieron un parto vaginal.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...