CONTAMINACION DEL AIRE DAÑA LOS PULMONES DE LOS NIÑOS

(Reuters Health) - La temporada de alergias es conocida por agravar los ataques de asma en los niños, pero otro tipo de contaminación con partículas presentes en el aire durante todo el año también afecta considerablemente la función pulmonar de los chicos, según expertos taiwaneses.

El día siguiente a un aumento en los contaminantes del aire, los niños en edad escolar presentaban en promedio una menor capacidad pulmonar, presumiblemente debido a inflamación, revelaron los investigadores.

En su estudio, Bing-Yu Chen de la Universidad Nacional de Taiwán y colegas siguieron a 100 niños en edad escolar, algunos con asma o rinitis alérgica y otros sin alergias.

Los autores evaluaron los pulmones de los pequeños una vez por mes durante un año escolar y recolectaron datos sobre contaminantes en el aire, como esporas de hongos, ozono y partículas finas de menos de 2,5 micrones, que suelen ser subproductos de la quema de combustibles fósiles.

La capacidad pulmonar de un niño de 10 años suele ubicarse entre 2 y 3 litros, pero incluso un pequeño aumento en las partículas finas del aire se relacionó en el estudio con una reducción de 0,16 litro en la cantidad de aire que los chicos podían inspirar.

Un efecto similar se observó en el caso de las esporas fúngicas, aun luego de tener en cuenta los niveles de otros contaminantes como el dióxido de sulfuro.

Aunque los expertos no hallaron ningún aumento en los ataques de asma, el ozono también mostró afectar las vías aéreas.

Más específicamente, informó el equipo en la revista Pediatrics, los niveles de materia particulada el día antes de las mediciones de la función pulmonar se relacionaron negativamente con la capacidad de los pulmones.

El nivel de esporas fúngicas se asoció negativamente tanto con la capacidad de exhalación como con el volumen exhalado en un segundo. El ozono también mostró esta vinculación negativa.

El equipo de investigadores concluyó que los resultados sugieren que aun sin producir cambios observables en los ataques de asma o el uso de medicación, la exposición a contaminantes y esporas podría dañar la función pulmonar infantil.

(Reuters Health)

COMO AYUDAR A MI HIJO A CONTROLAR SU PESO

Anime a toda la familia a desarrollar hábitos de alimentación saludable y actividad física. Beneficia a todos y no aísla al niño con sobrepeso.
No ponga a su hijo en una dieta para perder peso a menos que un profesional de la salud le diga que lo haga.

Apoye a su hijo

■Déjele saber que usted lo ama, que para usted es importante y especial. Con frecuencia lo que sienten o piensan los niños de sí mismos está basado en lo que se imaginan que los padres piensan de ellos.

■Acéptelo sin importar su peso. Es más probable que un niño se acepte y tenga autoestima cuando los padres lo aceptan tal como es.

■Escuche cualquier ansiedad o preocupación que tenga su niño con relación a su peso. Un niño con problemas de peso generalmente sabe mejor que nadie que tiene un problema. Necesita apoyo, comprensión y aliento de sus padres.

Fomente hábitos de alimentación saludable

■Compre y sirva más frutas y vegetales (frescos, congelados, enlatados o secos). Déjele a su hijo escoger cuáles quiere en el mercado. Escoja fruta sin azúcar añadida y vegetales sin sal o grasas añadidas.

■Para las meriendas, compre menos bebidas con mucha azúcar, como sodas, y menos bocaditos (“snacks”) altos en calorías y en grasas como papitas fritas, galletas y dulces o caramelos. Puede darles estos productos de vez en cuando, pero siempre mantenga bocaditos saludables a mano y ofrézcalos más a menudo.

■Asegúrese de que su hijo desayune todos los días. El desayuno le da la energía que necesita para aprender en la escuela. Si no desayuna, puede sentirse hambriento y cansado, y tal vez busque alimentos menos saludables durante el día.

■Evite las comidas rápidas. Cuando visite un restaurante de comida rápida, anime a su familia a que escoja las opciones más saludables, como las ensaladas con aderezo bajo en grasa o sándwiches pequeños sin mayonesa.

■Ofrézcale a su hijo agua o leche baja en grasa o sin grasa más a menudo en vez de jugo de fruta. La leche o los productos de leche bajos en grasa son importantes para el desarrollo de su hijo. El jugo de fruta totalmente natural sin azúcar u otros aditivos es saludable, pero tiene muchas calorías y se tiene que tomar en moderación.

■Limite la cantidad de grasa saturada o grasa trans en la dieta de su familia. Es mejor obtener la mayoría de las grasas de fuentes saludables como el pescado, los aceites vegetales, las nueces y las semillas.

■Planifique las comidas de forma saludable y procure comer juntos en familia. Comer juntos ayuda a los niños a aprender a disfrutar de una variedad de alimentos.

■No se desanime si su hijo no come una comida nueva la primera vez que la sirve. Algunos niños necesitan que se les sirva una comida nueva unas diez veces antes de que la coman.

■Intente no usar los alimentos que le gustan como premios cuando esté tratando de que su hijo coma algo saludable. Por ejemplo, si le promete a su hijo darle un postre rico si come sus vegetales, le está enviando un mensaje de que los vegetales son menos valiosos que el postre. Los niños aprenden a rechazar los alimentos que consideran menos valiosos.

■Comience con porciones pequeñas y deje que su hijo le pida más si aún tiene hambre. Es su responsabilidad darle a su hijo alimentos saludables a la hora de las comidas y la merienda, pero déjele a su niño escoger cuánto quiere comer.

■Esté consciente de que las propagandas para muchos alimentos con alto contenido de azúcar o de grasa están dirigidas a los niños. Generalmente estos productos están asociados con personajes de los dibujos animados, ofrecen juguetes gratis y vienen en envases coloridos. Converse con su hijo sobre la importancia de las frutas, vegetales, granos enteros y otros alimentos saludables, aun si no los ven anunciados en la televisión o en las tiendas.
 
Más información en:

NUEVO TRATAMIENTO PARA RETINOPATIA DE LA PREMATURIDAD

Un estudio reciente contiene noticias potencialmente buenas para los bebés prematuros que desarrollan una afección ocular que podría causar ceguera. Un medicamento poco costoso parece superar el tratamiento de la afección que la terapia existente.

Apenas cuatro por ciento de los bebés tratados con el medicamento para el cáncer Avastin sufrieron una recurrencia de retinopatía de la prematuridad, una enfermedad que daña la retina. Por el contrario, recurrió en el 22 por ciento de los que recibieron un tratamiento con láser para luchar contra la afección, que es la causa más común de ceguera entre los bebés.

El tratamiento, aplicado mediante una inyección en el ojo, cuesta $40 para ambos ojos y no precisa que haya un oftalmólogo disponible, haciéndolo adecuado para países pobres donde la enfermedad es más común, aseguró la autora del estudio, la Dra. Helen A. Mintz-Hittner, oftalmóloga pediátrica del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston.

"Se paga $40 para recibir un par de ojos por 80 años", comentó Mintz-Hittner, en referencia a la esperanza de vida de los pacientes que podrían evitar la ceguera. "Pocas cosas salen tan rentables. Realmente se trata de un gran avance".

La retinopatía de la prematuridad ocurre más comúnmente en bebés nacidos extremadamente prematuros que reciben tratamiento con oxígeno tras nacer. En algunos casos, los bebés reciben demasiado oxígeno y los pulmones no pueden llevarlo adecuadamente al organismo, privando a los tejidos de los ojos en desarrollo, explicó el Dr. James D. Reynolds, catedrático del departamento de oftalmología de la Universidad de Buffalo, que escribió un comentario acompañante al estudio.

"Intentamos duplicar las condiciones del útero lo mejor posible, pero obviamente no podemos", señaló. A medida que el bebé crece tras nacer, el ojo en desarrollo puede resultar dañado cuando los vasos sanguíneos crecen anormalmente. Las retinas se desprenden en algunos bebés a los meses después de nacer, lo que puede resultar en ceguera.

El tratamiento láser puede detener al avance a la ceguera, pero también puede hacer que los bebés pierdan la visión periférica y sufran de mala visión en general, comentó Mintz-Hittner. En la edad adulta, "no pueden ver lateralmente, tienen gafas muy gruesas y les es difícil conducir", lamentó.

El estudio aparece en la edición del 17 de febrero de la revista New England Journal of Medicine.

Avastin (bevacizumab), es mejor conocido como fármaco de quimioterapia, pero también se usa para tratar la enfermedad ocular. Los investigadores evaluaron el medicamento o la terapia láser en 143 bebés y encontraron que funcionó bien en los bebés con un tipo de la enfermedad.

El fármaco funciona al bloquear el crecimiento anómalo de los vasos sanguíneos, explicó Reynolds. "Salvaremos a bebés que quedarían ciegos con el tratamiento láser", aseguró Reynolds. "Cambiará los patrones de práctica de la noche a la mañana".

El momento de la inyección es crítico para el éxito del fármaco, señalaron los autores, y se necesita más investigación para determinar la dosis adecuada para las distintas formas de la enfermedad.

La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. anunció recientemente un plan para rescindir su aprobación condicional de Avastin para el tratamiento del cáncer de mama después de que se notaran efectos secundarios graves en algunas pacientes, y estudios recientes no han mostrado un beneficio en la supervivencia.

Al abordar sólo las preocupaciones por la seguridad, los autores de este estudio dijeron que no se observaron efectos negativos, y que la dosis usada en el ojo es apenas una fracción de la necesaria para el tratamiento del cáncer.

Sin embargo, debido al pequeño tamaño del estudio, recomendaron una monitorización continua de los niños inyectados con Avastin, para estar atentos a cualquier efecto sistémico.

El estudio fue financiado por Research to Prevent Blindness, el Instituto Nacional del Ojo de EE. UU. y otras fuentes ajenas al sector.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

EXPOSICION A INSECTICIDAS EN EL EMBARAZO PERJUDICARIA A BEBÉS

Los bebés de mujeres expuestas a una sustancia química de los insecticidas durante el embarazo tendrían un desarrollo cerebral más lento, según un estudio realizado en Estados Unidos.

Las mujeres que más cantidad de butóxido de piperonilo (BOP) habían respirado, tuvieron bebés que obtuvieron 3,9 puntos menos que el promedio en un test de desarrollo a los 3 años (el resultado normal es de 85 puntos o más).

Esos cambios fueron similares a los observados en niños con baja exposición al plomo, indicó Megan Horton, investigadora de la Columbia University y coautora del estudio. "Eso quiere decir que a estos bebés no les irá muy bien en la escuela", dijo Horton sobre el estudio publicado en Pediatrics.

El cerebro del bebé es extremadamente vulnerable a las sustancias químicas tóxicas porque está en formación. "Si se altera la huella dactilar, aparecen consecuencias de largo plazo", señaló Horton.

El equipo analizó muestras de aire del ambiente en el que vivían cientos de embarazadas para identificar los niveles de BOP y otra sustancia química llamada permetrina. Ambas sustancias son componentes de los insecticidas de uso doméstico.

La permetrina no estuvo asociada con las habilidades mentales de los bebés, pero entre las 42 mujeres que habían respirado los niveles más altos de BOP (unas 4 partes por trillón), casi la mitad tenía un bebé con un desarrollo mental por debajo del normal.

Eso a diferencia de apenas una de cada cinco mujeres expuestas a niveles bajos o indetectables de BOP. Aun así, los resultados no prueban que el BOP cause el retraso del desarrollo.

Según Horton, se desconoce la cantidad promedio de BOP en el aire y si los niveles bajos son seguros.
"Es probable que para estas sustancias tóxicas no exista algo así como un nivel seguro durante el embarazo", sostuvo el doctor Philip Landrigan, director del Centro de Salud Ambiental Infantil de la Escuela de Medicina de Mount Sinai, quien no participó del estudio.

FUENTE: Pediatrics, online 7 de febrero del 2011
Reuters Health

APRUEBAN PRIMER MEDICAMENTO PARA PREVENIR PARTOS PREMATUROS

(HealthDay News/Hola Doctor) -- La Administración de Drogas y Alimentos ha aprobado el primer medicamento para ayudar a prevenir el parto prematuro en las mujeres que ya han tenido otro.

Se espera que el medicamento, conocido como Maken (caproato de hidroxiprogesterona), reduzca el riesgo de parto prematuro que, según los expertos, incrementa el riesgo de problemas para el bebé en el momento del nacimiento, de discapacidades para toda la vida como parálisis cerebral e incluso de muerte.

El parto prematuro es un problema grave en los EE. UU., según Shelly Burgess, vocera de la FDA.

Según March of Dimes, el parto prematuro, es decir, antes de completar la semana 37 de embarazo, afecta a uno de cada ocho bebés nacidos en los EE. UU., anota.

Además, según Burgess, el índice de nacimientos prematuros ha aumentado en más de 35 por ciento en los últimos 25 años en los EE. UU., mientras que los partos prematuros tardíos, es decir, entre las semanas 34 y 36, corresponden a cerca de las tres cuartas partes de esos nacimientos.

Makena reducirá el riesgo de parto prematuro antes de la semana 37 de la gestación en mujeres embarazadas que tengan antecedentes de parto prematuro espontáneo, señaló Burgess.

Agregó que Makena está aprobado para un cierto subgrupo de mujeres estadounidenses que están en riesgo de parto prematuro: las que van a tener un solo bebé (embarazo simple) que anteriormente ya han dado a luz prematuramente.

Según la agencia, el fin del medicamento no es su uso en mujeres que van a tener gemelos ni que tengan otros factores de riesgo para parto prematuro.

March of Dimes celebró la decisión de la FDA.
"El factor de riesgo más común para el embarazo prematuro es la reincidencia", según el Dr. Alan Fleischman, vicepresidente principal y director médico de March of Dimes. "Este es el primer medicamento aprobado para prevenir la reincidencia en mujeres que han tenido un parto simple prematuro y ahora tienen un solo bebé", agregó. "Esto [reducirá] dramáticamente el índice para estas mujeres.

El caproato de hidroxiprogesterona no ha estado exento de controversias. En 2006, un comité asesor de la FDA que estaba considerando el fármaco para el tratamiento del parto prematuro encontró motivos para cuestionar su seguridad, como una posible relación con abortos espontáneos en el segundo trimestre.

Según la agencia, el caproato de hidroxiprogesterona es el mismo medicamento que antes se llamaba Delautin, que la FDA aprobó en 1956 y se usaba para tratar perturbaciones hormonales femeninas y cáncer, y fue retirado del mercado por razones comerciales en 2008.

"Makena es químicamente igual a Delautin", aseguró Burgess.
Según Fleischman, lo que tiene esto de nuevo es que el laboratorio fabricará el medicamento, no las farmacias. "Habrá constancia y alta calidad. Esto hace que sea revolucionario no solo por estar aprobado por la FDA y porque los médicos se sentirán cómodos recomendándolo, también será de alta calidad y el producto será siempre igual para las mujeres que lo tomen", dijo.

El Dr. Gene Burkett, profesor de ginecoobstetricia de la facultad de medicina de la Universidad de Miami aseguró que "se trata de algo que hemos estado usando con las mujeres propensas al parto prematuro. Ha sido casi el estándar de cuidado por los últimos cinco o seis años.

"Makena fue aprobado según las regulaciones de aprobación acelerada de la FDA, que permiten que medicamentos promisorios sean aprobados por mostrar beneficios por extremos sustitutos que probablemente predigan beneficios clínicos reales", aseguró Burgess. En este caso, se trata de reducir el riesgo de parto antes de 37 semanas.

Parte de los términos para la aprobación exigen que el fabricante realice estudios que demuestren que el fármaco ofrece beneficios clínicos, dijo.

Para tomar su decisión, la FDA revisó datos sobre la seguridad y la efectividad de Makena a partir de un ensayo clínico en el que participaron 463 mujeres embarazadas que tenían antecedentes de partos prematuros espontáneos.

De acuerdo con la agencia, entre las que recibieron Makena, el 37 por ciento dio a luz antes de 37 semanas, frente al 55 por ciento de las mujeres que no recibieron el medicamento.

Otro estudio evaluó el desarrollo de los niños cuyas madres participaron en el primer ensayo. En este, los niños de entre 2.5 y 5 años de edad alcanzaron las mismas metas de desarrollo, independientemente de que la madre hubiera recibido el medicamento o no.

"El estudio de confirmación que estamos haciendo irá seguido por otro similar de seguimiento con bebés que se completará en 2018. Se espera que en ese estudio participen entre 580 y 750 bebés, según la cantidad de centros y de mujeres que deseen participar", señala la FDA.

Makena se administra por inyección una vez a la semana entre las semanas 16 y 37 del embarazo. Los médicos conocen el fármaco como 17P. Se trata de una forma sintética de una hormona que se produce durante el embarazo.

Entre los efectos secundarios se encuentran dolor, inflamación o picazón en el lugar de la inyección, urticaria, náuseas y diarrea, según la FDA. Las reacciones adversas graves son poco comunes, aunque hubo un informe sobre un coágulo en los pulmones y otro de infección en el lugar de la inyección, según anotó la agencia.

KV Pharmaceutical, con sede en San Luis, comercializa el fármaco.

Via http://www.nlm.nih.gov/

ACUPUNTURA NO ALIVIARIA EL DOLOR DURANTE EL PARTO

(Reuters Health) - Mientras que muchas mujeres optarían por una forma no farmacológica de aliviar el dolor del parto, un nuevo estudio publicado en BJOG sugiere que la acupuntura no sería la respuesta.

Un equipo halló entre 105 embarazadas primerizas que aquellas tratadas con acupuntura antes del inicio de las contracciones no sintieron menos dolor.

Dos tercios de las mujeres terminaron pidiendo la administración de la anestesia epidural durante el trabajo de parto, comparado con el 56 por ciento de las mujeres tratadas con una versión placebo de la acupuntura y el 77 por ciento del grupo tratado sin acupuntura.

Estadísticamente, las diferencias entre los grupos no fueron significativas.
Los resultados se conocen luego de una revisión de 10 ensayos clínicos realizada por un equipo de Corea del Sur y el Reino Unido que no halló pruebas de la utilidad de la técnica.

"Las pruebas contundentes de estudios randomizados indican que la acupuntura ofrece pocos beneficios", dijo el doctor Ian Z. MacKenzie, autor principal del nuevo estudio. Ese tipo de estudios es el más importante de la investigación médica.

Y mientras que la acupuntura se usa desde hace siglos en China para aliviar el dolor del parto, los ensayos clínicos occidentales nunca hallaron un beneficio. "No creo que se necesiten más evidencias", dijo MacKenzie, de la Oxford University en el Reino Unido.

Las investigaciones modernas habían sugerido que la acupuntura aliviaría el dolor al alterar las señales entre las células nerviosas o la producción de ciertas sustancias químicas del sistema nervioso central.

Y los ensayos clínicos habían respaldado la efectividad de la acupuntura contra algunos tipos de dolor, como el de espalda baja y las cefaleas crónicas.

El equipo de MacKenzie reunió 105 embarazadas primerizas en inducción del parto para poder estudiar un grupo bastante homogéneo de mujeres que recibirían acupuntura (o no) en el mismo estadio del trabajo de parto.

Al azar, 52 mujeres recibieron acupuntura antes del inicio de las contracciones dolorosas. Se les administró acupuntura estandarizada o "electroacupuntura", que le agrega estimulación eléctrica a las agujas.

El resto de las mujeres no recibió acupuntura o recibió una versión placebo de la técnica, en la que las agujas se clavan con poca profundidad en la piel y no se usan en los puntos que se utilizan en la medicina tradicional para aliviar el dolor de parto.

Al final, ambos grupos tuvieron la misma necesidad de analgésicos durante el trabajo de parto. No obstante, no hubo prueba alguna de que la acupuntura dañara de alguna manera a las mujeres o sus bebés, indicó MacKenzie.

FUENTE: BJOG, online 18 de enero del 2011
Reuters Health

EL SEXO EN EL EMBARAZO

LUNES, 31 de enero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Un estudio reciente halla que tener sexo durante el embarazo por lo general es seguro.

"El sexo durante el embarazo es normal", escriben los autores del estudio. "Hay muy pocas contraindicaciones probadas así como riesgos relacionados con la relación sexual en embarazos de bajo riesgo, por lo que estas pacientes deben estar tranquilas".

El primero, basado en una revisión de evidencia actual, aparece en la edición del 31 de enero de Canadian Medical Association Journal.

Algunos riesgos potenciales, aunque poco comunes, de tener sexo durante el embarazo incluyen parto prematuro, enfermedad inflamatoria pélvica, hemorragia por placenta previa (cuando la placenta cubre parte del cuello uterino) y los coágulos, señaló la Dra. Clair Jones, del departamento de obstetricia del Hospital Mount Sinai y la Universidad de Toronto.

Aunque se recomienda a las mujeres en riesgo de parto prematuro limitar la frecuencia de las relaciones, la evidencia es contradictoria y limitada, escribieron los autores en un comunicado de prensa del editor de la revista.

En las mujeres de bajo riesgo, las relaciones sexuales frecuentes se relacionan con una mayor probabilidad de parto prematuro sólo en aquellas que tienen infecciones del tracto genital. Existen pruebas limitadas para guiar las recomendaciones en mujeres de alto riesgo, aquellas con incompetencia cervical, que llevan más de un bebé o tienen antecedentes de parto prematuro.

Los niveles de comodidad y la disposición para tener relaciones sexuales deben guiar las decisiones de las mujeres de tener relaciones sexuales durante el embarazo y poco después de dar a luz, concluyeron los autores.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Canadian Medical Association Journal, news release, Jan. 31, 2011

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...